martes , noviembre 24 2020
Home / Humanismo y legalidad / Uniforme inclusivo. Una pequeña medida para un gran cambio.

Uniforme inclusivo. Una pequeña medida para un gran cambio.

Humanismo & Legalidad

El 3 de junio del 2019 la jefa de gobierno de la Ciudad de México Claudia Sheinbaum anunció que los estudiantes de educación preescolar, primaria y secundaria de escuelas  tanto públicas como privadas podrán elegir el uniforme que deseen utilizar para asistir a clases.  La Autoridad Educativa Federal de la Ciudad de México emitió un comunicado en el que indica que “el uso de la falda o pantalón será de libre elección”.

Es una medida que en el papel parece muy sencilla, pero tiene un alcance trascendental. Permitir que los estudiantes elijan su atuendo puede ayudar a combatir los estereotipos de género. Entre quienes probablemente se beneficiarán más con la nueva política de la Ciudad de México se encuentran los estudiantes que aún no tienen definida su sexualidad o aquellos de la comunidad LGBTTTI, cuya expresión muchas veces está reprimida por la falta de educación en la sociedad y sobre todo por una vulneración grave a derechos humanos.

Human Rights Watch ha documentado este tipo de dificultades para jóvenes LGBTTTI en Japón y Filipinas. En 2015, el Ministerio de Educación japonés emitió una directiva que sugería que los docentes permitieran a los estudiantes usar el uniforme de su elección, una política que las escuelas finalmente han comenzado a implementar.

El anuncio no estuvo exento de controversia. El presidente Andrés Manuel López Obrador se negó a hacer comentarios al respecto, y el titular de la Secretaría de Educación Pública que asistió al evento en el que se anunció esta nueva disposición, manifestó que la decisión solo se aplicaba a niñas. Sin embargo, la medida es clara en cuanto a que no se permiten restricciones. Una parte que no estaba de acuerdo fue la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), un colectivo que declaró su inconformidad al «uniforme neutro», al considerar que «la igualdad no se resuelve permitiendo que las niñas utilicen pantalón y los niños y jóvenes, faldas».

La realidad es que suelen incomodar este tipo de temas en varios sectores de la sociedad, e incluso a nivel política. Debe haber un cambio de mentalidad y una apertura a lo que son los derechos humanos y la constante evolución de los derechos sociales. La iniciativa de la Ciudad de México ayudará a todos los estudiantes a sentirse aceptados, y es sencilla de implementar. Otros estados y países deben seguir el ejemplo.

Este es el tipo de políticas que debe aplicar a nivel federal un gobierno que llega con aires de “cambio”, demostrando que con cambios que parecieran simples, se pueden lograr grandes cosas, y sobre todo cambiar la mentalidad de una sociedad llena de tabúes.

Es de vital importancia que estas medidas vayan acompañadas de una programa de educación bien estructurado por la Secretaria de Educación Pública, con la finalidad de formar niños que tengan la capacidad de formar un criterio propio sobre su vestimenta y sexualidad, y que a la vez haya un respeto a a las decisiones y la libertad de terceras personas.

About Humanismo y Legalidad

Check Also

Recibe la presidenta del Concejo Municipal de Pachuca agenda de derechos de comunidad LGBTTTI

 Comunicado

Deja un comentario