lunes , noviembre 18 2019
Home / Diversidad somos todos / Lani Ka’ahumanu: pionera bisexual

Lani Ka’ahumanu: pionera bisexual

Artículo originalmente publicado en: https://medium.com escrito por Jeffry J. Iovannone

Aunque las organizaciones bisexuales comenzaron a aparecer en los Estados Unidos durante la década de 1970 como parte de la expansión de las organizaciones LGBTQ en el período posterior a Stonewall, los derechos bisexuales y el papel de los activistas bisexuales se minimizan en la historia del Movimiento por los Derechos Gay. Los pioneros bisexuales a menudo se borran asumiendo que son simplemente gays o lesbianas. Nuestra comprensión moderna del término «bisexual» se origina en el trabajo del sexólogo alemán Richard von Krafft-Ebing del siglo XIX. En una traducción de 1892 del tratado de Krafft-Ebing sobre los tipos sexuales «desviados», Psychopathia Sexualis (originalmente publicado en 1886), Charles Gilbert Chaddock acuñó la palabra inglesa «bisexualidad» para referirse a la «atracción hacia ambos sexos». Solía referirse a personas que poseían las características anatómicas de ambos sexos, a quienes hoy llamamos intersexuales.

Henry Gerber, el fundador de la Society for Human Rights, la primera organización homófila de los Estados Unidos, establecida en Chicago en 1924, era un hombre bisexual. La Liga de Estudiantes Homófilos de la Universidad de Columbia, el primer grupo universitario para estudiantes gays, fue fundada en 1963 por Stephen Donaldson, quien se identificó como bisexual. Brenda Howard, una mujer abiertamente bisexual, fue una de las principales organizadoras de las manifestaciones del Día de la Liberación de Christopher Street en 1970 y 1971, precursora de las modernas celebraciones del Orgullo. Fue Howard quien sugirió que los disturbios de Stonewall Inn de 1969 se conmemoraran no en un solo día, sino en una serie de eventos de una semana de duración. Como tal, le dieron el título de «Madre del orgullo». Howard también fundó la Red Bisexual del Área de Nueva York (NYABN).

Sin embargo, los bisexuales eran vistos con sospecha dentro del Movimiento por los Derechos de los Gays, ya sea porque la bisexualidad no era vista como una orientación legítima sino como una etapa en el camino para ser gay o lesbiana debido a la homofobia interiorizada, o porque los bisexuales eran traidores al movimiento que lo harían entrar en sociedades heterosexuales con el fin de «pasar» como heterosexuales y protegerse con privilegios heterosexuales. Las necesidades y experiencias de los hombres bisexuales fueron ignoradas durante la crisis del VIH / SIDA de los años ochenta. Los hombres bisexuales se enfrentaron a un estigma mayor durante la epidemia, ya que fueron acusados de propagar el virus a parejas masculinas y femeninas. No fue hasta principios de la década de 1990 que los bisexuales, y el movimiento bisexual, obtuvieron una amplia visibilidad y fueron aceptados como parte de la comunidad LGBTQ. De hecho, el inicialismo LGBT (y a veces LGBTQ) comenzó a ganar fuerza en este momento para representar la ampliación de las identidades y preocupaciones representadas por el movimiento.

Cuando se dio cuenta de que era bisexual, Lani Ka’ahumanu se negó a ser expulsada del movimiento. Ka’ahumanu nació en Edmonton, Canadá, el 5 de octubre de 1943. Su madre era de ascendencia japonesa y nativa de Hawai, y su padre era de ascendencia irlandesa y judía. La familia se mudó a los Estados Unidos donde Ka’ahumanu experimentó discriminación debido a su identidad de raza mixta. Como alumna de primer grado en la escuela católica de St. Bruno en 1949, le dijeron que «Lani» era un nombre pagano y que, en cambio, debía usar su segundo nombre, Marjorie.

Sólo siete años antes, en 1942, el presidente Franklin Delano Roosevelt emitió la Orden Ejecutiva 9066 que dio lugar a la creación de campos de internamiento para detener a los estadounidenses de origen japonés que vivían en la costa oeste tras el bombardeo de Pearl Harbor y la entrada de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Aunque el internamiento de los estadounidenses de origen japonés se describió como una «necesidad militar», más tarde se descubrió que el internamiento estaba motivado principalmente por la presión y el temor del público, y no evidencia de una amenaza eminente de los descendientes de japoneses. Los prejuicios anti-asiáticos se mantuvieron altos en el período de posguerra, y Ka’ahumanu fue tratada con sospecha debido a su origen étnico, o su herencia multirracial fue borrada porque podía «pasar» por el blanco.

En 1963, Ka’ahumanu siguió el camino esperado para las mujeres en ese momento y se casó con su novio de la preparatoria, el capitán del equipo de fútbol. Tuvieron dos hijos y se mudaron a los suburbios. Ka’ahumanu, sin embargo, se negó a ser confinada al papel de ama de casa suburbana. Se convirtió en activista por la paz, se unió a la organización Otra madre por la paz, protestó por la guerra de Vietnam, organizó campañas de comida para el programa de desayuno del Partido de las Panteras Negras, apoyó al activista sindical César Chávez y comenzó a leer sobre la Liberación de la Mujer.

Después de darse cuenta de que ella y su esposo crecieron para ser personas diferentes, se divorciaron amistosamente en 1974, y se mudó a San Francisco, donde en 1976 salió como lesbiana. Se inscribió en la Universidad Estatal de San Francisco y ayudó a establecer el Departamento de Estudios de la Mujer. Como activista de los derechos de los homosexuales y feminista, marchó con Harvey Milk y habló públicamente sobre sus experiencias como madre lesbiana. “2–4–6–8 ¿estás segura de que tu madre está en lo cierto?”, Proclamó una señal que llevaba en uno de los desfiles anuales del Día de la Libertad Gay en San Francisco para desafiar la suposición de que las madres son naturalmente heterosexuales.

Ka’ahumanu todavía se sentía atraída por hombres, o como ella dijo, era una lesbiana con «asuntos pendientes». Sin embargo, dudaba en salir de lo que ella llamaba el «armario de gays y lesbianas». En ese tiempo, no había modelos de conducta bisexuales en la cultura general ni en los derechos de los homosexuales ni en los movimientos de mujeres. La única alternativa para las mujeres que no eran heterosexuales era la sexualidad lesbiana. Como decía el eslogan feminista lesbiana de la segunda ola: «El feminismo es la teoría, el lesbianismo es la práctica».

Pero en 1980, se enamoró de un hombre, que también era bisexual, y, sintiendo que estaba mal negar sus atracciones, salió por segunda vez como bi. Ka’ahumanu fue predeciblemente rechazado por la comunidad feminista lesbiana y considerado como un traidor. En el café de una mujer local, una Ka’ahumanu lesbiana sabía que se había levantado, le dirigió una mirada sucia y se dirigió a una mesa al otro lado de la habitación como si estuviera manchada. Se describió a sí misma como «una lesbiana que cayó en desgracia». «Lo personal era político y fundamentalmente correcto a menos que te acostaras con hombres», explicó más tarde. La propia Ka’ahumanu se dio cuenta de que albergaba tanta bifobia interiorizada que le costaba simplemente identificarse como bisexual, en lugar de llamarse a sí misma una «bisexual identificada como lesbiana».

Pero a Ka’ahumanu no se la echaría de un movimiento en el que sentía que tenía un lugar legítimo. En 1982, comenzó a escribir sobre la bisexualidad y la bifobia en los derechos de los homosexuales y los movimientos de mujeres. Su influyente artículo «Bifóbico: Algunos de mis mejores amigos son» apareció en un periódico lésbico de San Francisco. Pronto conoció a otras feministas bisexuales y, en 1983, fue cofundadora de BiPol, la primera organización de acción política bisexual en los Estados Unidos, que buscaba «educar, abogar y agitar» por la visibilidad bisexual.

Ka’ahumanu marchó con BiPol en el Desfile del Día de la Libertad de las Lesbianas y los Gays de San Francisco de 1984 con un cartel que decía «BI Y GRANDE», como una expresión de la positividad bi y corporal y un «Escudo bifobia» para alejar a aquellos que Los bisexuales pensaban que no pertenecían al desfile o al movimiento. Para aumentar la visibilidad bisexual, Ka’ahumanu también se registró en el Comité Nacional Demócrata (DNC) y celebró una conferencia de prensa fuera de la Convención Nacional Demócrata de 1984 para anunciar que se postulaba para la Vicepresidencia de los Estados Unidos. Walter Mondale, la candidata presidencial democrática de ese año, eligió a Geraldine Ferraro, la primera candidata a la vicepresidencia femenina de un partido político importante, como su compañera de carrera.

En 1987, Ka’ahumanu cofundó la Red Bisexual del Área de la Bahía (BABN) y participó en la Segunda Marcha Nacional en Washington por los Derechos de las Lesbianas y los Gays. Ella escribió el ensayo «El movimiento bisexual: ¿Somos visibles todavía?» Para el Manual oficial de desobediencia civil para la marcha. El ensayo fue la primera pieza sobre la bisexualidad y el movimiento bisexual que se publicará en una publicación nacional de gays o lesbianas. De la organización para la marcha surgió la primera red nacional bisexual, BiNet USA. BiPol también convocó a una conferencia nacional bisexual. BiNet USA apoyó la idea, y la primera Conferencia Nacional Bisexual se celebró en San Francisco en 1990 con más de 450 asistentes de veinte estados y cinco países.

Junto con la activista y académica bisexual Loraine Hutchins, Ka’ahumanu coeditó la antología seminal Bi. Cualquier otro nombre: Bisexual People Speak Out en 1991. Conocido como la «Bi Biblia», el libro ayudó a catapultar a las personas y los problemas bisexuales al a la vanguardia del movimiento LGBT (Q) Rights en expansión en un momento en el que muchos activistas cuestionaban las estrategias de asimilación y criticaban los estrictos binarios de género y orientación sexual. Otras organizaciones, como Queer Nation, una afiliada de AIDS Coalition to Unleash Power (ACT UP), transmitieron el término «queer» como una identidad para aquellos cuya política no se alineó con la corriente principal gay y cuyo sentido de género y sexualidad sí lo hicieron. no encaja perfectamente en las categorías gay / heterosexual, hombre / mujer. La bisexualidad, una orientación estigmatizada e invisible cuando Ka’ahumanu salió hace poco más de una década, apareció de repente en todas partes.

Ka’ahumanu fue elegido como uno de los primeros coordinadores nacionales de BiNet USA y lanzó una exitosa campaña de apoyo a doce ciudades para incluir la bisexualidad en la Marcha de 1993 en Washington. El nombre oficial de la marcha, celebrada el 25 de abril de 1993, fue la Marcha en Washington para Lesbianas, Gays y Bi Igualdad de Derechos y Liberación. Ka’ahumanu fue seleccionada como una de las dieciocho oradoras en el escenario principal, y la única bisexual, aunque estaba programada para hablar en último lugar. Momentos antes de subir al escenario, se le pidió que acortara su discurso de cinco a dos minutos porque habían pasado el tiempo y Park Rangers en el National Mall cortaría el sonido. Pero Ka’ahumanu no fue disuadido; ella dijo lo que vino a decir:

«Aloha, mi nombre es Lani Ka’ahumanu, y no se extenderá hasta que el bisexual habla».

Continuó afirmando que «el orgullo bisexual desafía tanto la suposición heterosexual como la homosexual» de cualquiera de las divisiones de la sexualidad y el género y «el reconocimiento de la orientación bisexual y los problemas de las personas transgénero presenta un desafío a las suposiciones no exploradas anteriormente dentro de la política de la liberación gay». «. También conectó su bisexualidad con su identidad de» hapa haole «de herencia mixta, un término del inglés pidgin en hawaiano que se refiere a una persona que es mitad nativa hawaiana y mitad blanca, e imploró a líderes bisexuales encerrados dentro del movimiento salga.

A lo largo de la década de 1990, Ka’ahumanu trabajó como educador sexual más seguro y dirigió el grupo de rendimiento «Safer Sex Sluts». Sirvió en el comité editorial del Journal of Bisexuality y fue la primera bisexual en servir en una junta nacional de homosexuales y lesbianas, la junta directiva de la Fuerza de Tareas Nacional para Gays y Lesbianas.

Lani Ka’ahumanu y sus compañeros activistas bisexuales tenían razón: el borrado bisexual en la sociedad y el Movimiento por los Derechos Gay son reales. De acuerdo con el informe Aceleración de Aceptación de la Alianza contra la Difamación de Gays y Lesbianas (GLAAD) de 2017, más Millennials y miembros de la Generación X se identificaron como bi o pansexual que como estrictamente gay o lesbiana. La definición de bisexualidad también se ha vuelto más expansiva y no se refiere estrictamente a la atracción de hombres y mujeres. Algunos, por ejemplo, definen la bisexualidad como atracción a más de un solo género. Aunque la bifobia y el borrado bisexual persisten, Ka’ahumanu se negó, una y otra vez, a ser expulsado del movimiento, y como resultado, más personas hoy en día pueden identificarse orgullosamente como bisexuales sin temor a ser rechazadas o excluidas dentro de los modernos Derechos LGBTQ. Movimiento.

 

«Recuerda que la asimilación es una mentira», dijo Ka’ahumanu, «es un borrado espiritual».

 

https://medium.com/queer-history-for-the-people/lani-kaahumanu-bisexual-pioneer-b74ccf5548d6

 

About Alberto Luna Navarro

Check Also

Mujeres tejiendo su propia historia… Teresa 

En justicia, por Mary Ortega Ruiz

Deja un comentario