jueves , diciembre 3 2020
Home / Humanismo y legalidad / La protección de la Comunidad LGBTTTI+ ante el COVID-19

La protección de la Comunidad LGBTTTI+ ante el COVID-19

Por Norma Celia Bautista Romero (norma@humanismo.mx)

El mundo entero hoy enfrenta una crisis de salud debido al virus COVID-19, obligando a los gobiernos a tomar diferentes acciones con el fin de garantizar a la población su derecho a la protección de la salud. Cuestionar las decisiones tomadas por tal o cual gobierno, no es el fin del presente documento, porque más allá de ser partidarios o simpatizantes, lo que hoy importa a nivel global, es evitar el contagio masivo para no saturar un sistema de salud desatendido y desprotegido, el cual sin lugar a dudas no cuenta con la capacidad suficiente para atender contagios masivos.

Pese a ello, entes internacionales se encuentran preocupados por dotar a los gobiernos de insumos necesarios para que las medidas a tomar, en los marcos de excepción que han debido implementarse por la pandemia, se apeguen al respeto de los derechos humanos.

En ese tenor tenemos la Declaración número 1/20 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, de fecha 09 de abril del 2020[1], en donde reitera que si bien los derechos humanos pueden ser restringidos en su goce y ejercicio, esta limitación producto del COVID-19, sólo puede presentarse de manera temporal, respetando en todo momento la legalidad y los objetivos previamente definidos en atención a la razonabilidad y proporcionalidad que implica este tipo de fenómenos.

Del mismo modo el documento de referencia es claro en señalar que el respeto a todos aquellos derechos que no han sufrido una restricción expresa, deben ser garantizados sin discriminación alguna, máxime cuando hablamos de aquellos grupos que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad, entre ellos la comunidad LGBTTTI+ por su condición de grupo oprimido y excluido. Por esta razón debe existir un refuerzo para evitar que actos discriminatorios se presenten en órganos y dependencias estatales, pero también frenar aquellas que por desgracia, son cometidas por la propia población, ante la desinformación o el pánico irracional.

Por su parte en las Directrices Esenciales para Incorporar la Perspectiva de Derechos Humanos en la Atención a la Pandemia  por COVID-19[2], emitido por Naciones Unidas, se alerta sobre el deber de protección a personas en mayor riesgo de ser afectadas de manera desproporcional ante esta crisis, añadiendo que las declaraciones de emergencia emitidas no pueden ser utilizadas como fundamento para atacar a grupos particulares, minorías o individuos, ni menos aún, ser usadas como acciones represiva bajo la apariencia de protección a la salud.

Ahora bien, de manera específica, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en su resolución Pandemia y Derechos Humanos en las Américas[3], ha retomado, en uno de sus apartados, a la comunidad LGBTTTI+.

Si bien en primera instancia reitera la obligación estatal de respetar derechos humanos en la atención y contención del virus, también reconoce que el fenómeno que estamos viviendo, genera impactos sobre derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, de ciertos colectivos y poblaciones en situación de vulnerabilidad, haciéndose necesaria la adopción de medidas que aseguren el acceso a sistemas de salud pública, tomando en cuenta las necesidades y el impacto diferenciado en los colectivos o grupos históricamente excluidos o en especial riesgo. Además, incorpora una directriz respecto a las decisiones sobre recursos médicos y tratamientos derivados del virus, en donde los protocolos médicos deberán ser implementados sin discriminación.

En relación a las medidas particulares para el colectivo, encontramos:

Establecimiento de políticas de asistencia social encaminadas a mitigar los efectos de la pobreza, excusión y falta de acceso a la vivienda.

Establecimiento de medidas de reactivación económica

En lo que respecta a la atención a la violencia en el hogar producto de la cuarentena, se conmina a adoptar y/o fortalecer protocolos de atención en salud y sistema de denuncias.

Finalmente para el tema de atención médica se solicita adoptar o fortalecer políticas que garanticen el respeto a la identidad de género en el ámbito hospitalario y garantizar la continuidad de servicios médicos prestados a las personas trans; adoptar campañas de prevención y combate contra la homofobia, transfobia y discriminación basada en orientación sexual, para personal de la salud y de seguridad del Estado con relación directa en la atención de la pandemia, ello a fin de garantizar la protección a los derechos de identidad de género.

Con estos estándares o lineamientos, tendríamos la oportunidad, en sede interna, de valorar el actuar del Estado Mexicano, respecto al cumplimiento de sus compromisos internacionales. Se entiende la magnitud de la pandemia y se reconoce que es necesario implementar acciones contundentes y efectivas para salvaguardar a la población, pero las mismas no pueden ser un pretexto para no atender dichos compromisos.

Precisamente en días recientes se ha puesto del conocimiento de la población mexicana, la Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica[4], la cual fija criterios para llevar a cabo una ponderación de derechos, respecto de la atención médica especializada en aquellos pacientes que han contraído el virus y su vida se encuentra en peligro. De esta manera el principio una “vida-por-completarse” y la valoración de casos, será el eje para determinar quién sería acreedor a, por ejemplo, un ventilador mecánico para garantizar su vida.

Del mismo modo se difundió la Guía de Derechos Humanos para las medidas por el coronavirus COVID-19[5], que retoman algunas cuestiones que fueron incorporadas dentro de los documentos internacionales de los que hemos hecho referencia.

Estos dos documentos internos, pueden ser un ejercicio bastante interesante para medir el cumplimiento del Estado Mexicano. Más allá de la confrontación, su análisis nos permitiría revisar la actuación estatal en todos y cada uno de sus rubros que se han fijado internacionalmente, además sería útil para acreditar o desacreditar que el colectivo de la comunidad LGBTTTI+ ha sido considerada y por supuesto protegida, demostrando con ello áreas de oportunidad para hacer perfectibles las acciones del Estado.

Frenar esta pandemia en efecto da responsabilidades, pero no sólo para los entes gubernamentales, también como sociedad tenemos nuestras propias obligaciones, si bien desde sede internacional están vigilando a los Estados, estos últimos tienen mucho que hacer en este momento, como para que nuestra irresponsabilidad y nuestra desinformación se apoderen de nuestra salud.

Para más información y comentarios relacionados con este artículo o para conocer las acciones y el trabajo que realizamos en Humanismo & Legalidad en favor de la población LGBTTTI, les invitamos a comunicarse al correo  contacto@humanismo.mx, o visitar nuestras redes sociales.

 

[1] Corte Interamericana de Derechos Humanos, COVID-19 y Derechos Humanos: Los Problemas y Desafíos deben ser abordados con perspectiva de derechos humanos y respetando las obligaciones internacionales, disponible en: http://www.corteidh.or.cr/tablas/alerta/comunicado/cp-27-2020.html

[2] Organización de las Nacionales Unidas, Directrices Esenciales para Incorporar la Perspectiva de Derechos Humanos en la Atención a la Pandemia  por COVID-19, disponible en: http://hchr.org.mx/images/doc_pub/V1.1_Directrices_ONU-DH_Covid19-y-Derechos-Humanos.pdf?fbclid=IwAR2o5OvV5sxF8_pFIKOn5H7jAWnlExdBqkdp3_Fq_0MYRi5Lk3zmfr9rg7g

[3] Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Resolución No. 1/20, Pandemia y Derechos Humanos en las Américas, 10 de abril del 2020, disponible en: http://www.oas.org/es/cidh/decisiones/pdf/Resolucion-1-20-es.pdf

[4] Secretaría de Salud, Consejo de Salubridad General, Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica, México, 13 de abril del 2020, disponible en: http://www.csg.gob.mx/descargas/pdf/index/informacion_relevante/GUIA_Bioetica_FINAL_10_Abril2020.pdf?fbclid=IwAR0bb_ajaGH1i7C5YcMfot2B3WC6QJHjvWACzhCL_WwQvcL9UMdfXcpIc9Y

[5] Secretaría de Gobernación, Subsecretaría de Derechos Humanos, Guía de Derechos Humanos para las medidas por el coronavirus COVID-19, México, 12 de abril del 2020, disponible en: https://www.gob.mx/segob/prensa/da-a-conocer-subsecretaria-de-derechos-humanos-poblacion-y-migracion-guia-para-las-medidas-por-el-coronavirus-covid-19?idiom=es

About Humanismo y Legalidad

Check Also

La incertidumbre y los prejuicios sobre las Tomboy y su expresión de género

Por: Zeltzin López Rodríguez, zeltzin@humanismo.mx

Deja un comentario