viernes , julio 1 2022
Home / Humanismo y legalidad / La esperanza para la diversidad en los Juegos olímpicos Tokio 2020

La esperanza para la diversidad en los Juegos olímpicos Tokio 2020

Por Norma Celia Bautista Romero, norma@humanismo.mx

Los juegos olímpicos correspondientes al año 2020 tuvieron que ser pospuestos, como muchas de nuestras actividades cotidianas, por la pandemia de COVID-19 en el mundo, sin embargo, del 23 de julio al 08 de agosto se fijo el periódo en que estos se llevarían a cabo en el año 2021.

Estos juegos olímpicos celebrados en Tokio, Japón, han marcado y reforzado, en gran medida las diferentes formas de ver nuestra realidad, pero sobre todo se han posicionado como un referente para las divergencias y las llamadas de atención al mundo para ser más inclusivo y respetuoso.

Pero primero hagamos un conteo breve de aquellas eventualidades que aún cuando inician con altos grados de discriminación en su discurso, la reacción de apoyo hacia deportistas termina nublando, pero alertando que aún quedan pendientes, pero que la resistencia esta viva y no para, obligando a recomponer el discurso o evidenciar las reglas que en la actualidad necesitan ajustarse a nuestra cada vez más diversa sociedad.

El gimnasta español Cristofer Benítez fue criticado por la medallista olímpica Tatiana Navka, quien cuestionó la participación de hombres dentro de la gimnasia rítmica, ello bajo el argumento de que el deporte era exclusivamente femenino, además remató su comentario en redes, señalando que no permitiría que sus hijos vieran este tipo de participaciones para que no lo considerarán como algo normal. El video que acompaño a su comentario se trata de una participación del gimnasta español en el año 2019, pesé a ello el apoyo hacia él fue mayúsculo, y su agradecimiento se enmarcó en una frase llena de motivación: Siempre libre.

También el clavadista inglés Tom Daley, ganador de la medalla de oro junto con su compañero Matty Lee, en la plataforma de 10 metros sincronizado, mandaba un mensaje claro después de la premiación a miembros de la comunidad LGBTTTIQ+: “no estás solo y puedes lograr cualquier cosa”.

Otra deportista que fue atacada sólo por su corte de cabello fue An San, arquera surcoreana ganadora de tres medallas de oro en Tokio 2020, quien, para los internautas, su cabello era demasiado corto y mostraba un claro mensaje feminista, hecho reprobable porque los recursos públicos usados para su estadía en dichos juegos no abalaban este tipo de comportamiento, exigiéndole que devolviera las preseas ganadas. Por fortuna en respuesta a estos comentarios, miles de imágenes de apoyo de mujeres con cabello corto, inundaron las redes para demostrar que la capacidad deportiva supera por mucho la apariencia física.

Germany’s Pauline Schaefer-Betz competes in the artistic gymnastics balance beam event of the women’s qualification during the Tokyo 2020 Olympic Games at the Ariake Gymnastics Centre in Tokyo on July 25, 2021. (Photo by Lionel BONAVENTURE / AFP)

Pero los mensajes directos en contra del sistema hegemónico heteronormativo patriarcal, no han cesado. Primero las gimnastas alemanas se presentaron a sus competencias artísticas con un uniforme completo, esto en protesta contra la sexualización en este deporte y dejando en claro que las mujeres tienen completa libertad de decidir la ropa que usarán, con el fin de sentirse cómodas y que la ropa resulte funcional para las actividades a realizar en su día a día, máxime cuando se trata de competiciones de esta naturaleza en donde el deporte sea la estrella y no los cuerpos sexualizados de los deportistas.

Inclusive Yiannis Exarchos, Director Ejecutivo de Olympic Broadcasting Services, empresa que realiza la cobertura de los Juegos Olímpicos, explicó ante los medios que las transmisiones no se verían detalles y planos cortos de partes del cuerpo de los atletas, porque lo que se buscaba era mostrar el atractivo deportivo y no el atractivo sexual, de esta manera las emisiones serían igualitarias y equitativas pero sobre todo buscaría la protección y el respeto de la integridad del deportista.

En ese contexto el equipo de voleibol femenil de Noruega también fueron tendencia, cuando decidieron cambiar los bikinis característicos, pero incomodos, para hacer uso en la competencia de shorts, con los que las atletas se sentían más cómodas, situación que dio lugar a recibir una multa de 1,500 euros, impuesta por The European Handball Federation, sin embargo lo que no se esperaba era la reacción de la comunidad, quienes inclusive tacharon de sexista este tipo de medidas, logrando apoyo en la decisión de las jugadoras, al punto de que artistas internacionales no sólo aplaudieran este acto, sino además se ofrecían a pagar dicha multa por considerarla injusta.

Los ejemplos no cesan, Simone Biles, la máxima exponente estadounidense en gimnasia, anunciaba que se retiraba de la competición para cuidar su paz mental, considerando que la presión en sus hombros era demasiada y lo mejor era ponerse ella misma por encima de las expectativas sociales e institucionales. Muchos salieron en su apoyo, expertos volvieron a poner sobre la mesa la necesidad de hablar de la salud mental, más ahora cuando seguimos con una pandemia que no cede, pero también tuvimos ataques indirectos como el llevado a cabo por el tenista serbio Novak Djokovic, quien tomaba las declaraciones de Biles como un comportamiento de debilidad, pero que días después le cobrarían la factura al reaccionar violentamente al perder la medalla de bronce ante el español Pablo Carreño.

Cambios es lo que se perciben con estos juegos olímpicos, cambios esperanzadores en donde referentes del mundo en el deporte de paz, nos dicen que no permitamos las opresiones, que seguir en un mundo binario en donde la diferencia no es validada, pero si juzgada, nos limita, en muchos sentidos.

Ellos, los atletas, nos dice que las disidencias se abren espacio y no permiten retrocesos, ellos señalan y marcan las pautas de lo que aún se debe realizar, ejemplos ya los hemos brindado, fueron ellos los que nos demostraron que podemos exigir un mundo igualitario en cualquier espacio y que empezar a mirar con otros ojos es necesario y urgente, necesitamos otros ejemplos, dos más.

Previo a los juegos olímpicos, se presento una gorra de natación pensada específicamente para el cabello afro, la embajadora para dar a conocer el prototipo fue la nadadora británica Alice Dearing, sin embargo, no fue aceptada oficialmente para estos juegos por considerar que este instrumento no seguía la forma natural de la cabeza de los atletas, pero se dejó el compromiso de continuar en el mejoramiento para futuras evaluaciones. Esto sin lugar a dudas posiciona el tema en la agenda deportiva y evidencia una necesidad que debe atender y resolverse para generar condiciones de igualdad.

Finalmente tenemos a Momiji Nishiya, Rayssa Leal y Funa Nakayama, las niñas debutantes en el skateboarding, ganadoras de medallas de oro, plata y bronce, en representación de Japón y Brasil, ellas son el claro ejemplo de mensajes empoderadores para niñas en el mundo, también son ellas quienes nos demuestran que seguir nuestros sueños es posible, pero sobre todo se posicionan como referentes tan necesarios para demostrar que otro mundo inclusivo es posible.

Los juegos olímpicos han terminado, pero me quedo con dos imágenes en la mente que refuerzan esa esperanza de la que hablo. Rayssa Leal (medalla de plata), tocando el rostro de Momiji al momento de saber que ganó la medalla de oro la representación de Japón, esto a manera de felicitación y la segunda, a ella misma, Rayssa, de entonces 7 años, patinando en las calles de Brasil en su vestido azul y con alas en su espalda. Hoy Rayssa tiene 13 años y una medalla de plata, sus alas y su tabla la llevaron hasta Tokio. Necesitamos más niñas arrebatando los espacios públicos, necesitamos más personas buscando su salud en todos sentidos, necesitamos ser libres, necesitamos sentirnos acompañados, necesitamos desterrar a la opresión, la discriminación y la intolerancia, necesitamos que la llama de la paz y la convivencia basada en el respeto no se acabe nunca, estos juegos nos dicen que es posible, pese a todo.

Para más información y comentarios relacionados con este artículo o para conocer las acciones y el trabajo que realizamos en Humanismo & Legalidad en favor de la población LGBTTTI, les invitamos a comunicarse al correo  contacto@humanismo.mx, o visitar nuestras redes sociales.

About Humanismo y Legalidad

Check Also

 ¡No tengo que nada!… 

Espacio Mostroso, ilustración: Siul Rodri

Deja un comentario

Hermoso…