lunes , noviembre 30 2020
Home / Humanismo y legalidad / El segundo clóset del que nadie habla: la violencia sexo-afectiva entre lesbianas

El segundo clóset del que nadie habla: la violencia sexo-afectiva entre lesbianas

zeltzin@humanismo.mx

Se cree que una relación entre personas del mismo sexo es más sencilla a las heterosexuales, sin embargo también existe el lado violento dentro de ellas  porque no dejan de existir roles y de esta forma generan el control, sometimiento o dominación como ocurren en relaciones heterosexuales.

Existen mitos que la sociedad misma ha construido, mitos interiorizados por el pensamiento populista y que ha sido reforzado por la mayoría de las feministas. Por un lado que por ser mujeres no somos violentas, sino que somos seres accesibles pero sabemos que es una creencia que ha sido expandida.

Desde otra perspectiva, creen que las relaciones lésbicas están llenas de dulzura, de amor y que nunca habrá violencia porque pues somos mujeres que odiamos hasta cierto punto la violencia, pero ¿realmente esto pasa?

La violencia en relaciones lésbicas existe, es una realidad compleja porque conforme vas buscando y buscando nos vamos dando cuenta que va más allá de simples anécdotas. Si bien la violencia entre lesbiana siempre ha existido pero es invisibilizada solo por ser mujeres y aparte lesbianas, existen mujeres agresoras y violentas, así que en este contexto la mujer sumisa, la que debe ser débil o pasiva no hay, dejando en evidencia que el género es meramente construcción de la sociedad.

Ser lesbiana en una sociedad machista donde existe esa opresión de género que afecta a todas las mujeres  ha hecho que creen un modelo de pareja heteronormativo, en donde a pesar de todo existe la dominación “masculina”, el ser dominante, tener poder sobre la otra persona y por lo tanto la violencia toma forma y sentido.

La violencia psicológica es la forma más sutil de abuso y es sumamente traumática porque como sabemos disminuye nuestra autoestima, nos lleva a la depresión y en los peores casos termina en suicidio.

La agresora siempre buscará controlar a su pareja mediante insultos, amenazas y prohibiciones tal cual una relación heterosexual, siendo así que las lesbianas maltratadas se encuentran en un lugar de gran vulnerabilidad y desamparo. El ataque con violencia de una lesbiana a su pareja, se perpetuará debido a la interiorización de las normas interrelacionadas de heterosexismo / homofobia y misoginia, las cuales están en el fondo del sistema de roles sexuales establecidos

Hay que señalar que, a diferencia de la violencia de los hombres hacia las mujeres donde su violencia viene “avalada” por este  sistema heteropatriarcal y donde mantienen unos privilegios a nivel personal y a nivel colectivo como parte del grupo dominante, en las relaciones donde existe  maltrato ejercido por lesbianas pocas veces se tienen ventajas a nivel estructural, aunque sí se obtienen beneficios a nivel individual.

Es preocupante que muchos de los movimientos feministas tengan una actitud tan complicada hacia estos grupos, es una problemática que, sinceramente no está visibilizada y nunca se verá, existe esa resistencia a tener en cuenta este tema para poder enfrentarlo y darle una solución pertinente. Minimizan la magnitud porque tienen la creencia que deslegitimizaría el trabajo hecho y todas las ideologías luchadas respecto a la violencia heterosexual, una violencia que solo le pertenece al género masculino.

Repetimos conceptos, asimilamos los estereotipos que va marcándonos la sociedad y los naturalizamos hasta convertirlos en nuestra propia opresión.

 

 

 

 

 

About Humanismo y Legalidad

Check Also

La incertidumbre y los prejuicios sobre las Tomboy y su expresión de género

Por: Zeltzin López Rodríguez, zeltzin@humanismo.mx

Deja un comentario