lunes , noviembre 18 2019
Home / Humanismo y legalidad / ¿Y qué pasó con el voto trans?

¿Y qué pasó con el voto trans?

Por Myriam Brito Domínguez, myriam@humanismo.mx

Los derechos políticos, específicamente el derecho a votar y a ser votada/o, son también derechos humanos, por lo que su ejercicio efectivo debe ser garantizado por las instituciones del Estado Mexicano. En ese sentido, y también obedeciendo los compromisos que éste ha adquirido al suscribir diversos tratados internacionales, es que el Instituto Nacional Electoral (INE) creó el Protocolo para adoptar las medidas tendientes a garantizar a las personas trans el ejercicio del voto en igualdad de condiciones y sin discriminación en todos los tipos de elección y mecanismos de participación ciudadana (mediante el acuerdo INE/CG626/2017), aprobado por su Consejo General en diciembre de 2017, sobre el cual ya les platicamos en este espacio.[1]

Este Protocolo fue aplicado en las elecciones nacionales de 2018 (y tiene vigencia permanente) con el objetivo de que las llamadas personas trans (travestis, transgéneros y transexuales) pudieran ejercer su derecho al voto sin discriminación y en condiciones de igualdad, lo cual, básicamente implica que la falta de concordancia entre la expresión de género, nombre o sexo de la persona con una condición trans en su credencial para votar, no fuese obstáculo para ejercer su derecho al sufragio.

Cabe mencionar que desde hace varios años el INE aplica un política de inclusión hacia las personas trans cuando realizan el trámite para obtener su credencial para votar en los módulos de atención, el cual tiene dos modalidades: una, si la persona ha hecho el trámite legal para obtener la rectificación de su acta de nacimiento, de manera que su nombre concuerda con su identidad de género, en el módulo del INE deben de extenderle una nueva credencial para votar en la que su nombre y fotografía tendrán coincidencia; dos, la persona trans puede llegar y solicitar una nueva credencial en la que la fotografía refleje su expresión o identidad de género, manteniendo su nombre legal, no importa que no haya coincidencia entre ambos.

Considerando esta segunda modalidad, o alguna en que la expresión de género no tuviera concordancia con la fotografía de la credencial de elector, existe el riesgo fundado de que las personas con una condición trans (travestí, transgénero o transexual) no estén generalmente en condiciones de igualdad para votar en las elecciones.

En las elecciones nacionales de 2018 se aplicó por primera vez este Protocolo, y aunque a un año de distancia el INE todavía no ha informado cuántas personas trans votaron al amparo de éste (dicen que ya casi está listo el informe correspondiente), sí contamos con algunos datos que se presentaron al interior del INE en agosto de 2018[2].

La información sobre este Protocolo debía transmitirse en cascada desde las juntas distritales y sus vocales de capacitación a las y los supervisoras/es y capacitadoras/es electorales, quienes a su vez se la darían a las ciudadanas/os que estarían en las mesas receptoras del voto del día de las elecciones, ello como parte de la capacitación que se le debía dar a la ciudadanía que recibie y cuenta nuestros votos.

En el informe se señala que se impartieron 748 talleres sobre este Protocolo dirigidos a las y los supervisoras/es y capacitadoras/es electorales a nivel nacional, la mayor cantidad de ellos se realizaron en el Estado de México (78), Ciudad de México (60) y Veracruz (58), y la menor en Tlaxcala (4), Baja California Sur (5) y Aguascalientes, Campeche y Colima (6). Cabe destacar que en estos talleres las principales incertidumbres y cuestionamientos que se expresaron estaban relacionados, sobre todo, con cómo actuar cuando la identidad de género de la persona votante no coincidiera con la imagen, nombre o sexo de su credencial para votar (72 del total de 173 cuestionamientos que se registraron a nivel nacional).

En el caso de los y las funcionarias de las mesas directivas de casilla (quienes reciben y cuentan los votos), se señala que la información sobre el Protocolo se dio en la segunda etapa de su capacitación, y que se puso especial atención en que fuera parte de los simulacros y prácticas previas al día de las elecciones. De los 109,387 simulacros que se realizaron en los 300 distritos electorales a nivel nacional, se reporta en el informe que en 20,412 (18%) no se realizaron con el supuesto de una persona trans; mientras que de las 52, 207 prácticas de la jornada electoral, en 14, 357 (27.5%) tampoco se realizaron con el supuesto de una persona trans. En estos simulacros y prácticas se informa que también hubo inquietudes o cuestionamientos sobre el Protocolo, 3,417 en total, de las cuales la mayoría (1602, es decir, el 31%) fueron sobre qué hacer si había discrepancias entre la expresión de género de la persona y los datos de la credencial.

Con esta información a la vista, la cual muestra que durante los procesos de capacitación electoral no hubo resistencias significativas hacia el también llamado Protocolo trans, es necesario saber el número de personas que votaron bajo la protección de éste, así como el número de incidencias o problemáticas que travestías, trangéneros y transexuales enfrentaron a nivel nacional el día de la jornada electoral de 2018, para poder revisar su efectividad en la protección de los derechos políticos de las personas trans. En este espacio estaremos muy atentas para dar seguimiento a este importante instrumento de acción afirmativa.[3]

Para más información, comentarios relacionados con este artículo o para conocer las acciones y el trabajo que realizamos en Humanismo & Legalidad en favor de la población LGBTTTI, les invitamos a comunicarse al correo contacto@humanismo.mx, o visitar nuestras redes sociales.

 

[1] El voto trans, por Norma Celia Bautista Romero, Igualdades, Humanismo y Legalidad, Vivir, 3 de enero de 2018, véase: http://igualdades.com/el-voto-trans/

[2] “Informe sobre la implementación del Protocolo para adoptar las medidas tendientes a garantizar a las personas trans el ejercicio del voto en igualdad de condiciones y sin discriminación en todos los tipos de elección y mecanismos de participación ciudadana en el proceso electoral 2017-2018”, UTIyND, DECEyEC, INE, agosto de 2018.

[3] El “Protocolo para adoptar las medidas tendientes a garantizar a las personas trans el ejercicio del voto en igualdad de condiciones y sin discriminación en todos los tipos de elección y mecanismos de participación ciudadana”, se puede ver y descargar en el siguiente enlace:

https://repositoriodocumental.ine.mx/xmlui/bitstream/handle/123456789/94346/CGex201712-22-ap-4-a1.pdf

About Humanismo y Legalidad

Check Also

 ¡No, estás mal!

Espacio Mostroso, por Mostro Vacci

Deja un comentario