miércoles , septiembre 23 2020
Home / Humanismo y legalidad / Todos los derechos para todas la personas. Justicia y personas TTT+[1]

Todos los derechos para todas la personas. Justicia y personas TTT+[1]

Por Myriam Brito Domínguez (myriam@humanismo.mx)

El 22 de enero de 2020, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) anunció de manera pública (a través de su comunicado 013/2020) que determinó conocer de un asunto respecto de si la asignación de un género (femenino o masculino) a los baños dentro de establecimientos abiertos al público en general (como “baño de mujeres” o “baño de hombres”) es – o no – una distinción que justifique en términos del derecho humano a la igualdad, y a la no discriminación.[2]

Este caso inicia el 25 de noviembre de 2015 (fecha en la que se conmemora anualmente el Día Internacional de Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres), cuando Jéssica Marjane y Alessa Méndez estaban en la plaza comercial conocida como “Reforma 2-22” y quisieron ingresar al baño. El personal de seguridad de la plaza las interceptó y les dijo que no eran mujeres por lo que no podían entrar al baño, que tenían que enseñarles su credencial de elector, ellas les preguntaron cuál era el fundamento para que les exigieran un documento que no les pedían a las otras mujeres para entrar. A pesar de su oposición y de que les insistían en que eran hombres y que fueran al baño de hombres, Jéssica y Alessa ingresaron al baño de mujeres, inmediatamente el personal de seguridad las siguió, las aisló adentro y comenzó a sacar a las mujeres que es encontraban ahí diciéndoles que “había dos hombres en el baño”, lo mismo le dijeron a las mujeres que quisieron entrar. Al salir las fueron siguiendo por la plaza comercial hasta que salieron de ésta, haciendo uso de sus radios de comunicación y con una actitud hostil.

Ya hace cinco años de este desafortunado y grave incidente. Desde un inicio Jéssica y Alessa buscaron denunciar el hecho, pero todo el proceso legal ha sido muy lento y complicado, en diversas entrevistas y declaraciones públicas aseguran que fueron revictimizadas por las instancias judiciales. La demanda que hicieron en contra el centro comercial “Reforma 2-22” es por daño moral y  reparación integral del daño, el reconocimiento de que hubo una violación de sus derechos humanos, que las empresas involucradas les den una disculpa pública por el hecho, se coloque una placa de no discriminación en todos los centros comerciales, residenciales y áreas de trabajo operados por las empresas demandadas, se modifiquen los baños en todos los centros comerciales, residenciales y áreas de trabajo operados por las empresas demandadas para que, en vez de ser binarios, sean baños neutros; se capacite periódicamente a las personas trabajadoras de Reforma 222 y las empresas de seguridad y limpieza, y que se incorpore un proceso para atención de quejas dentro de la plaza.[3]

No solo lo legal ha sido complicado, casi un año después del incidente, Alessa fue asesinada en octubre de 2016, y no obstante todo lo que eso implicó para Jéssica, siguió adelante con la denuncia.[4]

Es en este contexto que el anuncio de la SCJN sobre su decisión de conocer sobre el caso tiene una gran relevancia, inicialmente porque puede abonar a la protección y defensa de los derechos humanos de las personas transgénero, transexuales, travestis, no binarias y todas aquellas que de alguna forma no siguen las reglas impuestas por el modelo de género hegemónico, desde donde se dictan los mandatos sobre quién y cómo debería ser una mujer, y quién y cómo debería de ser un hombre. Sin embargo, debemos de tener muy claros cuáles serían los alcances legales de esta decisión de la SCJN.

La solicitud de ejercicio de atracción 622/2019, fue hecha por el Ponente Ministro Juan Luis González durante la sesión del 22 de enero de este 2020, en el comunicado de prensa se señalan cuatro alcances que podría tener el pronunciamiento de la Primera Sala sobre el caso:

  • (…) existe la posibilidad de determinar si la asignación de un género a los baños dentro de establecimientos abiertos al público en general (como “baño de mujeres” o “baño de hombres”) es —o no— una distinción que se justifique en términos del derecho humano a la igualdad y no discriminación
  • (…) existe la posibilidad de que el asunto defina si el Estado mexicano tiene la obligación de implementar la construcción y/o modificación de los baños dentro de establecimientos abiertos al público en general para que sean neutros; y, de responderse afirmativamente, permitiría perfilar las bases constitucionales mínimas que debe prever la regulación respectiva; ello con el propósito de evitar tratos discriminatorios, prohibidos por el artículo 1º constitucional

  • (…) la solución de este asunto permitiría mejorar y reforzar la forma en que las autoridades jurisdiccionales deben juzgar con perspectiva de género; ya no sólo a propósito de disolver lo que, cultural e idiosincráticamente, se ha entendido como “masculino” o “femenino”; sino también considerando que las autoridades pueden enfrentarse a la solución de conflictos en los que se encuentren involucradas personas que formen parte de la comunidad LGBTI+
  • (…) permitiría definir cuáles son los elementos que deben actualizarse a propósito de demandar daño moral, cuando lo que se presenta son actos discriminatorios cometidos por particulares; en específico, cuando los sujetos pasivos de la conducta discriminatoria son personas LGBTI+, entendidos como categoría protegida en términos del artículo 1º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Como se puede apreciar, las resoluciones que tome la Primera Sala de la SCJN sobre este asunto podrían tener un impacto social y de justicia importante, pues, como sabemos, son vinculantes para todas las instituciones públicas. Desde Humanismo & Legalidad seguiremos con mucha atención el rumbo de este caso, pues consideramos que es una oportunidad para abonar a la protección de los derechos humanos de las personas y grupos identificados como LGBTTTI+, quienes por esta condición, se enfrentan a situaciones de mayor desventaja y vulnerabilidad en todas las sociedades.

Para más información y comentarios relacionados con este artículo o para conocer las acciones y el trabajo que realizamos en Humanismo & Legalidad en favor de la población LGBTTTI+, les invitamos a comunicarse al correo atencion@humanismo.mx, y visitar nuestras redes sociales.

[1] Las tres letras “T” en el acrónimo LGBTTTI, corresponden a las personas que se identifican como Travestís, Transexuales y Transgénero. El signo + alude a que hay más posibilidades de identificación que no se mencionan, como las personas no binarias, las personas de género fluido, entre otras.

[2] “La Primera Sala analizará un asunto relacionado con posibles actos discriminatorios en contra de personas LGBTI+”, comunicado de prensa, 22 de enero de 2020, veáse en:

http://www.internet2.scjn.gob.mx/red2/comunicados/noticia.asp?id=6056

[3] “Baños desobedientes”, columna escrita por Jéssica Marjane para Animal Político, 21 de noviembre de 2019, véase en: https://www.animalpolitico.com/blog-invitado/banos-desobedientes/

[4] “Alessa Flores, la activista trans ‘que hizo lo que quiso’ ”, texto escrito por Iván Flores para Reporte Índigo, 15 de octubre de 2016, véase en: https://www.reporteindigo.com/reporte/alessa-flores-activista-transexual-asesinada-velada/

About Humanismo y Legalidad

Check Also

¿Por qué no tengo lo que quiero?

Espacio Mostroso, por Mostro Vacci

Deja un comentario