domingo , agosto 19 2018
Home / Diversidad somos todos / Terapia reparativa: otra posición

Terapia reparativa: otra posición

Psicólogos de APA repudian terapia reparativa a personas gay 

By DAVID CRARY Traducción de Manuel Velandia a partir del artículo escrito por David Crary de AP NY.

 

La APA insta a los terapeutas a considerar varias opciones – que puede ir desde el celibato a cambio de iglesia – como una forma de ayudar a los clientes cuya orientación sexual y creencias religiosas están en conflicto.

En una resolución adoptada en una votación del consejo de gobernadores, con 125 votos a favor y 4 en contra, la APA, se apoyó en un amplio informe sobre la base de dos años de investigación, en la que participaron sus 150.000 miembros planteo su oposición a la llamada “terapia reparativa” que busca cambiar la orientación sexual. El informe fue aprobado por el consejo de gobernadores de la APA en Toronto, donde la asociación celebra este fin de semana su reunión anual.

Para la APA no existen pruebas sólidas de que tal cambio es probable, según el informe algunas investigaciones sugieren que los esfuerzos para producir el cambio podrían ser perjudiciales e inducir a la depresión y tendencias suicidas.

La APA ha criticado la terapia reparativa en el pasado, pero uno de seis miembros del grupo de trabajo ha añadido peso a esta información basándose en el examen de 83 estudios de cambio en la orientación sexual realizados desde 1960

El informe abre nuevos caminos por su evaluación detallada y matizada de cómo deben tratar los terapeutas con los clientes homosexuales que luchan por permanecer fieles a una fe religiosa que desaprueba la homosexualidad.

Judith Glassgold, psicólogo que presidió el grupo de trabajo, dijo que espera que el documento pueda ayudar a calmar el debate polarizado entre los religiosos conservadores que creen en la posibilidad de cambiar la orientación sexual y los numerosos profesionales de la salud mental que rechazan dicha opción.

“Ambas partes tienen que educar mejor”, Glassgold dijo en una entrevista. “Los psicoterapeutas han de abrir sus ojos a los religiosos sobre los posibles aspectos positivos de ser gay o lesbiana, y reconocer que algunas personas pueden elegir su fe sobre su sexualidad”.

Al tratar con clientes homosexuales sobre sus creencias conservadoras, según el informe, los terapeutas deben ser “muy prudentes” acerca de sugerir tratamientos dirigidos a modificar su atracción hacia personas del mismo sexo.

“Los profesionales pueden ayudar a los clientes a través de terapias que no intenten cambiar la orientación sexual, sino que implican la aceptación, el apoyo y la exploración y desarrollo de su identidad, sin imponer resultados sobre una identidad específica “, dice el informe.

“Hemos de desafiar a la gente a ser creativa”, dijo Glassgold. Sugirió que los clientes devotos podrían centrarse en aspectos generales de la religión, como la esperanza y el perdón con el fin de trascender las creencias negativas sobre la homosexualidad, y, o bien seguir siendo parte de su fe original, dentro de sus límites – por ejemplo, aceptando el celibato – o encontrar una fe que da la bienvenida a los gays.

“No hay pruebas para decir que el cambio se logre por medio de terapias, pero estas personas por ser vulnerables se ven tentadas a probar, y cuando no lo logran, se sienten doblemente aterrorizadas”, dijo Glassgold. “Usted debe ser honesto con la gente y decir, ‘No es probable que esto cambie su orientación sexual, pero puede ayudarle a explorar las opciones que usted tiene.”

“Una de las más grandes organizaciones que promueven la posibilidad de cambiar la orientación sexual es Exodus International, una red de los ministerios cuyo mensaje central es “La libertad de la homosexualidad a través del poder de Jesucristo”. Su presidente, Alan Salas, se describe a sí mismo como alguien que ” superó su no deseada atracción hacia personas del mismo sexo”. Él y otros evangélicos que se reunieron con representantes del grupo de trabajo formado en 2007 por la APA, expresaron su satisfacción con algunas partes del informe. “Es un paso positivo, es un gran salto en la dirección correcta alcanzar simplemente el respeto de la fe de alguien “, dijo Salas. “Pero me gustaría ir más lejos. No negamos la posibilidad de que los sentimientos de alguien pueden cambiar.”

Un psicólogo evangélico, Mark Yarhouse de Regent University, elogió el informe de la APA por instaurar un enfoque creativo para los clientes homosexuales, a pesar de su escepticismo acerca de cómo cambiar la orientación sexual.

Yarhouse y su colega, el profesor Stanton Jones de Wheaton College, mostrarán este viernes, en la reunión de la APA, los resultados de sus seis años de estudio sobre las personas que pasaron por programas de Éxodo. Más de la mitad de 61 personas ya se han convertido a la heterosexualidad o se “revelaron” con la homosexualidad, dice el estudio. , mientras que abarca la castidad,

Para Jones y Yarhouse, sus resultados demuestran que el cambio es posible para algunas personas, y, consideran que en promedio, el intento de cambio no será perjudicial.

El grupo de trabajo de la APA tuvo como punto de partida la convicción de que la homosexualidad es una variante normal de la sexualidad humana, no un trastorno, y que, no obstante, sigue siendo estigmatizada de manera tal que puede tener consecuencias negativas.

El informe dice que el subgrupo de gay interesados en cambiar su orientación sexual ha evolucionado a lo largo de las décadas y ahora está conformado en su mayor parte por hombres blancos, bien educados, cuya religión es una parte importante de sus vidas y sus creencias conservadoras desaprueban la homosexualidad.

“La fe religiosa y la psicología no tienen que ser visto como opuestas”, dice el informe, apoyando enfoques “que integran los conceptos de la psicología de la religión y la psicología moderna de la orientación sexual”.

Perry Halkitis, un psicólogo de la Universidad de Nueva York, quien preside el comité de la APA sobre temas de gay y lesbianas, elogió el informe por su equilibrio. “Cualquier persona que toma decisiones basadas en una buena formación e información científica cumple”, dijo. “Como médico, usted tiene que hacer frente a toda la persona, y para algunas personas, la fe es un aspecto muy importante de lo que son.”

El informe también abordó la cuestión de si los ad Este enfoque debería “maximizar la libre determinación” y llevarse a cabo con el consentimiento de los jóvenes, señala el informe.

Wayne Besen, un activista de los derechos de los homosexuales- que ha tratado de desacreditar el llamado “ex-gay” movimiento, dio la bienvenida a los resultados de la APA. “Ex-gay es una profunda farsa terapéutica que ha dado lugar a tragedias inútiles; nos complace que la APA haya abordado este flagelo psicológico”, dice Besen.

 

Pronunciamiento en contra de las “Terapias Reparativas” de la Homosexualidad

México D.F. a 14 de Agosto de 2014

Ante los insistentes acontecimientos, nacionales e internacionales, relacionados con las “terapias de reconversión” para “sanar la homosexualidad”, promovidos por organizaciones conservadoras (como el Centro Mexicano de Psicotraumatología; la “Terapia de reconversión”, de Richard Cohen; la publicación “Homosexualidad y Esperanza: guía para curar la homosexualidad”, de Narth, las campañas y grupos “Courage”, de la iglesia católica; “Exodus”, de la iglesia evangelista y “Jonah”, de la comunidad judía ortodoxa) manifestamos lo siguiente:

Estos grupos, presentan a través de argumentos que parecieran “lógicos”, moderados, amables, incluso compasivos, pero basados en premisas sin sustento científico, una invitación para la gente a “salir” de la homosexualidad o de la “atracción hacia el mismo sexo, AMS”. La promoción de sus eventos es intensa a través de diferentes medios de comunicación, en coordinación con grupos conservadores y gente desinformada o con prejuicios, en espacios como escuelas, comunidades religiosas y partidos políticos.

Su objetivo es transmitir que la heterosexualidad es “moralmente superior” como justificación de la discriminación hacia las personas homosexuales (y a toda la comunidad LGBTTTI) ofreciendo “una cura”. Tan sólo en Estados Unidos, debido al gran daño que ocasionan estos grupos en la salud y vida de las personas por estos prejuicios, se han constituido asociaciones de sobrevivientes a sus “terapias reparativas”.

La Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología conforme a su Declaración de Principios afirma rotundamente que las “terapias de cambio” de orientación sexual promovidas por Richard Cohen carecen de justificación científica, y por tanto, son éticamente inaceptables, pues atentan contra el bienestar integral de las personas homosexuales / no heterosexuales, al no respetar la multiplicidad de formas de expresión de la sexualidad humana (véase 13avo principio de la FEMESS).

Nos oponemos a cualquier declaración, conferencia, libro o actividad que atente contra los derechos sexuales y la salud sexual de la población en general. Rechazamos enérgicamente cualquier descalificación a la sexología basada en el progreso científico, los derechos humanos y el Estado Laico, y exigimos respeto a la dignidad de las personas independientemente de su orientación sexual o identidad de género.

Por todo lo anterior la FEMESS ha interpuesto una queja ante el Conseja Nacional para Prevenir la Discriminación solicitando que acuda a supervisar dichas presentaciones y se tomen las medidas y recomendaciones necesarias. Nos comprometemos a dar seguimiento e informar acerca de esta denuncia.

Asimismo, desde la defensa y la promoción de los derechos humanos y sexuales para todas las personas, conminamos a evitar confrontaciones violentas con los grupos convocantes de dicha presentación pues uno de nuestros principios básicos habla de tolerancia a la diversidad en cualquiera de sus manifestaciones, siempre en apego a la ley.

HECHOS Y RECOMENDACIONES

Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (2012).

Que las terapias de “reconversión” o “reparativas” y las clínicas que las ofrezcan sean denunciadas y se apliquen las sanciones correspondientes.

Que las instituciones públicas responsables de la formación de profesionales de la salud incluyan en sus esquemas curriculares cursos de sexualidad humana y salud sexual con enfoques de respeto a la diversidad y de eliminación de actitudes de patologización, rechazo y odio hacia personas no heterosexuales.

Que las agrupaciones profesionales diseminen entre sus miembros documentos y resoluciones de instituciones y agencias nacionales e internacionales en las que se hace un llamamiento a despsicopatologizar la diversidad sexual y a prevenir el uso de intervenciones dirigidas a cambiar la orientación sexual.

A nivel de los medios de comunicación, la homofobia, en cualquier de sus manifestaciones y expresada por cualquier persona debe ser expuesta como un problema de salud pública, de atentado a la dignidad y a los derechos humanos.

A nivel de organizaciones de la sociedad civil, pueden desarrollar mecanismos de vigilancia ciudadana para reconocer violaciones de derechos humanos de personas no heterosexuales y denunciarlas a las autoridades correspondientes.

Ban Ki-Moon, Secretario General de Naciones Unidas (ONU), negó que la cultura, la religión o la tradición puedan ser utilizadas por las autoridades de un país para justificar la discriminación a personas de la comunidad LGBTTTI. Agregó que los gobiernos tienen la obligación de proteger a todos, pero todavía muchos de ellos se niegan a reconocer la injusticia de la violencia homófoba y la discriminación. “Tenemos que documentar el problema y compartir la información con los Estados de forma regular para fomentar el debate y la acción” (Oslo Noruega, abril 2013).

Ricardo Bucio Mujica presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) de México. “la homofobia, como forma de discriminación, es negación de la dignidad humana, afianza la pobreza, es tierra fértil para la violencia y cáncer para la democracia (viernes 17 de mayo, 2013).

Para la Asociación Psiquiátrica Americana (APA) los riesgos potenciales de la terapia “reparadora” son grandes, incluyendo estos la depresión, ansiedad y conductas auto-destructivas, ya que la alineación terapista con los prejuicios sociales contra la homosexualidad pueden reforzar el odio contra sí mismo ya experimentado por el paciente (Diciembre 11, 1998).

En 1997, el Consejo de Representantes de la Asociación Americana de Psicología promulgó una resolución que reafirma la oposición de la psicología a la homofobia en el tratamiento y explicó en detalle el derecho de un cliente a un tratamiento imparcial y a la autodeterminación. Cualquier persona que ingresa en terapia para lidiar con problemas de orientación sexual tiene derecho a esperar que dicha terapia se realice en un entorno profesionalmente neutral, sin ningún prejuicio social.

La Asociación Médica Americana declara en su política H-160.991, que “se opone a la terapia “reparativa” o de “conversión” que está basada en el supuesto que la homosexualidad en sí es un desorden mental con el supuesto adicional de que el paciente debería cambiar su orientación homosexual.

En el año 2001, el cirujano general (Surgeon General) de los Estados Unidos, en su “Llamado a la acción para promover la salud sexual y comportamiento sexual responsable” declaró que la homosexualidad no es una elección de estilo de vida y no hay evidencia científica válida de que la orientación sexual puede ser cambiada.

En México el ISSSTE y el IMSS reconocen los derechos de las parejas del mismo sexo unidas legalmente, los matrimonios realizados en el Distrito Federal entre parejas homosexuales son válidos en todo el País. En diferentes Estados de la República Mexicana, cada vez más se están ganando amparos en base a las resoluciones de la Suprema Corte de Justicia y a las reformas al artículo 1° constitucional basados en la dignidad y concepto pro- perdón que incluye la no discriminación por preferencia sexual

Richard Cohen, uno de los principales promotores de NARTH, está excluido permanentemente de la Asociación Americana de Counseling.

“La “terapia reparativa” no es ética, no funciona y es peligrosa y destructiva. Este daño que puede causar es real. Puede destruir la autoestima y la fe de las personas, y puede conducir a comportamiento autodestructivo y suicida.” Parents, Families and Friends of Lesbians and Gays (PFLAG)

 

BIBLIOGRAFÍA

Serovich, J., Craft, S., Toviessi, P., Gangamma, R., McDowell, T. and Grafsky, E. (2008). A Systematic Review of the Research Base on Sexual Reorientation Therapies. Journal of Marital and Family Therapy, Volume 34, Issue 2, 227-238.

Young, S. (2006). Does “Reparative” Therapy Really Constitute Child Abuse?: A Closer Look. Yale Journal of Health Policy, Law & Ethics. Volume 6, Issue 1, Art. 3.

Grace, A (2005). Reparative Therapies: A Contemporary Clear and Present Danger Across Minority Sex, Sexual and Gender Difference. Journal Canadian Woman Studies. Volume 24, No. 2-3, 145-151.

Halpert, S. (2000). “If It Ain’t Broke, Don’t Fix It”: Ethical Considerations Regarding Conversion. Therapies International Journal of Sexuality and Gender Studies. Volume 5, Issue 1, pp 19-35.

Hicks K. A. (1999). “Reparative” therapy: Whether parental attempts to change a child’s sexual orientation can legally constitute child abuse. American University Law Review, 49, 505-547.

https://femess.org.mx/terapia-reparativa-otra-posicion

https://femess.org.mx/pronunciamiento-contra-terapias-reparativas-homosexualidad

About Alberto Luna Navarro

Check Also

EL MUXE OCULTO

Por: Benjamín García Aguirre (contacto@humanismo.mx)

Deja un comentario