miércoles , octubre 17 2018
Home / Todos somos César / Querida Elba

Querida Elba

Lo siguiente no es una adulación a todas las acusaciones en tu contra ni una apología al delito en contra de los maestros de México, ni siquiera al más pequeño de ellos, sino una profunda admiración por ser una persona realizada y orgullosa de sus hazañas. Tampoco es una biografía ni una exhaustiva investigación de formas y fondos. Básicamente por ser una persona mala y astuta que se salió con la suya siempre, algo así como lo que yo he querido ser.

Días antes de tu captura -con todas las teorías que se desataron-, diste una cátedra de habilidad comunicativa, de retórica, de hablar con el diafragma enlazado con el cerebro y un poco de corazón en una entrevista con Adela Micha (si es chayotera o no, eso no me incumbe). En La Entrevista te soltaron señalamientos directos, como para desatar tu furia y dar nota. Pero no les resultó. Parecía que quien tenía bien medido el ejercicio eras tú y no al revés; de hacer de tu mala fama pública un atributo y no una lápida.

Mexicanos Primero, Emilio Chuayfet, Roberto Madrazo, contrincantes políticos y grilla son tu fuerte: los asumes, encaras y dominas. ¡Por Dios! avante en tus frentes y fortalecida con el respaldo de tu gremio porque “no hay nadie más amado por los suyos que yo”. No me queda duda. En mi experiencia como servidor (suena mamón, lo sé) he lidiado con gente de toda clase, entre ellos maestros y trabajadores del SNTE, y todos cuentan el mismo testimonio de unidad y agradecimiento, no a la organización sino a ti. ¿Cómo lo haces?, ¿cómo puedes ser tan odiada y admirada por aquellos bajo tu mando? LA maestra, te dicen.

Bien recuerdo la campaña  de 2012 cuando, sin estar postulada para absolutamente nada, tu imagen hacía mella en políticos y candidatos de todos los partidos; Josefina Vázquez Mota fue quien más salió perdiendo por quererse meter con Sansón a las patadas con espectaculares que presumían un “Adiós, Elba”. Tu respuesta, con holgada confianza fue un “Adiós, Josefina. Gracias por participar”, así, con el uso de la misma tipografía y los colores de campaña de la panista. Aún con más saña fue colocar a un costado de la plaza México esa misma frase el día del cierre de campaña en la Ciudad de México.

Ya antes el golpeteo fue para Roberto Madrazo, otro presidenciable que debía cargar con un pleito ni más ni menos que con la dirigente del sindicato más grande de Latinoamérica. Tú le crees a Madrazo le dio duro al bigotón; ataque directo a lo que más preciado: la lealtad. Publicidad negra y estratégica en toda la ciudad para hacer saber que el priista mentía, al menos a sus compañeros de partido. Todos sabemos el catastrófico tercer lugar en el que el candidato quedó en 2006.

Decir que los maestros no se arrodillan, mandarle un recado al Presidente sobre que esperan su propuesta en materia educativa para hacerla del gremio magisterial arropada por los tuyos exalta tu talante para imponer y para ser el centro de atención en el que se supone el centro de atención debería ser el propio mandatario electo a un día de que tome las riendas del país es motivador. ¡Vaya! Hipnotiza tu seguridad y tu altanería.

Por un momento parecieras un personaje italiano que protege por sobre todas las cosas a los tuyos y a los suyos de los tuyos y así hasta consolidar una base firme de apoyo. Dices que te guardas mucho del PRI por principios -otra vez- principios morales. Los valores aparecen otra vez porque al final eres una persona como todos nosotros.

De servir mesas y contestar teléfonos resultaste más chingona que bonita. No me queda duda, hay Elba para un rato más.

 

 

About César Martínez Roldán

Check Also

Lesbianas En Revuelta

Articulo publicado originalmente en http://www.feminist-reprise.org escrito por Charlotte Bunch

Deja un comentario