viernes , octubre 19 2018
Home / Vivir / Pst, pst, hey, tú, abusador

Pst, pst, hey, tú, abusador

Una aportación de Stop Acoso Escolar LGTB 

Si excluyes, insultas, golpeas o humillas a alguien de tu centro educativo con frecuencia porque puede ser homosexual, lesbiana, bisexual o trans, estás ejerciendo acoso LGTBfóbico.

A veces agredimos a los demás porque tenemos miedo e inseguridades. Miedo a que no nos acepten, a no encajar. También agredimos a otras personas porque los vemos diferentes, no nos gustan. Sin embargo, la vida es diversidad: cada persona es distinta, tiene distintas aficiones, gustos e intereses; diferente aspecto físico; variadas maneras de entender la vida y, por tanto, naturalmente, también distintas formas de vivir su sexualidad y su identidad y su expresión de género.

El bullying es una cuestión seria que afecta gravemente la salud de las personas. Tus bromas tienen consecuencias muy negativas:

  • 1 de cada 5 personas LGTB encuestadas que han sufrido acoso escolar han intentado suicidarse.
  • Casi 9 de cada 10 personas trans han sido discriminada en su centro de estudios. Debido a esto, un 50% no finalizan sus estudios.
  • Las personas lesbianas, gais, trans y bisexuales sufren más problemas de salud mental debido a la discriminación que sufren por parte de la sociedad y, especialmente, en el entorno escolar.

¿Qué puedo hacer?

  • Deja de agredir de inmediato: ejercer violencia no te hace más fuerte, muestra tu falta de habilidad para resolver conflictos.
  • Conocer y expresar de forma saludable tus emociones hará que te sientas mejor contigo y con tu entorno.
  • Habla con profesorado con el que tengas confianza o acude al Departamento de Orientación de tu centro y cuéntales lo sucedido.
  • Disculparte con la persona o grupo al que has estado acosando es una buena decisión que te hará sentir mejor.

Si continuas con el acoso habrá graves consecuencias psicológicas, sociales y legales tanto para ti como para la víctima.

About Stop Acoso Escolar LGTB

Check Also

Reencuentro Arcoíris

Por: Mtro. Manuel Edmundo Ramos Gutiérrez *

Deja un comentario