martes , octubre 27 2020
Home / Humanismo y legalidad / Prácticas revolucionarias, un buen inicio para el 2020

Prácticas revolucionarias, un buen inicio para el 2020

Humanismo & Legalidad

Bien sabemos que la comunidad LGBTTTI es una de las más maltratadas y discriminadas en México, según estadísticas, la CDMX es donde se cometen más asesinatos en contra de miembros de esta comunidad.

La Ciudad, la urbe amigable con esta comunidad tiene apoyo y políticas públicas impulsadas para “toda la ciudadanía”, sin embargo es importante tener claro que para que funcione esto, está atravesado por el género, la clase, la raza y las identidades sexuales, es decir, no es lo mismo transitar por el mundo siendo leídas/leídxs como heterosexual, a ser leídas/leídxs como lesbianas, gays, transexuales, transgénero, bisexuales e intersexual. Existe un común denominador que es el estereotipo y el prejuicio, ¿cómo somos leídas/leídxs de acuerdo a nuestras corporalidades? ¿y cómo deriva eso en cómo creen que nos relacionamos sexoafectivamente o eróticamente con las demás personas?

Esto se leerá como un artículo de superación y amor al prójimo a la usanza del  occidente, sin embargo lo que quiero plasmar es sobre cómo hemos construido nuestras prácticas revolucionarias a través del afecto colectivo y personal y si realmente éstas, son revolucionarias o sólo estamos reproduciendo el mismo modelo estructural en el que nos hemos desenvuelto gracias al neoliberalismo y el consumo de nuestros cuerpos de una u otra manera.

Alguna vez leí sobre la importancia de cuestionar nuestros deseos, el artículo hacía una invitación a hacer una lista sobre el género, la raza, la clase y el origen geográfico de las personas por las que hemos sentido atracción y ahí el trabajo estaba en identificar ciertos patrones, ¿qué es lo que observamos? ¿por quién sentimos deseo? ¿es realmente una preferencia personal? o acaso es que estamos reforzando la idea de que las personas atractivas responden al típico hombre cis, blanco y heterosexual, lo cual no sorprende nada, ¿cierto? sobre todo cuando nos damos cuenta que la norma y la construcción social de lo que nos debe de atraer responde a la figura de quién ha estado en los estándares de poder político, económico, social y cultural.

Entonces ¿cómo hacemos del amor una apuesta revolucionaria con nuestros afectos y prácticas?

Si dejamos de lado la idea del suceso mágico, inesperado del amor que nos ha vendido el capitalismo, ¿con qué nos quedamos? aquí es donde considero que nos plantamos con propuestas por una apuesta política desde los afectos, en donde no tengamos que justificar nuestros deseos alineándose a las necesidades de nuestro sistema estructural, en el que podamos problematizar nuestros afectos.

Un ejemplo a manera sencilla, es el enamoramiento dentro de la amistad, según mi experiencia y de acuerdo a cómo yo he ido construyendo mis afectos, todas/todxs sentimos atracción por todas las personas a las que consideramos nuestras amigas, de una y otra manera nos gustan y es que, tenemos tan interiorizada la idea de que si sentimos atracción por alguien, significa que estamos interesadas/interesadxs en esas personas de manera sexual o erótica, sin embargo por algo son nuestras amigas, si nos caen bien es porque nos gusta algo de ellas/ellxs, ya sea su inteligencia, su manera de hablar, su trabajo artístico, su sensibilidad, su sentido del humor, su manera de compartir sus conocimientos, sus gustos musicales y así un largo etcétera, pero ello no significa que queramos un acercamiento erótico, ¿por qué nos cuesta tanto trabajo aceptar nuestra atracción por otras personas? ¿o será que no es tan fácil identificar nuestras verdaderas atracciones y que en su lugar siguen siendo atravesadas por la norma de socialización en la que hemos crecido? una norma cis-heterosexual y en pareja, por su puesto.

Cuánto estamos dispuestas/dispuestxs a luchar por crear y vivir en una sociedad alejada de la norma en cuanto al amor, a veces pareciera que el amor es lo único que nos queda, pero siempre ha estado atravesado por las estructuras y lógicas capitalistas dentro del neoliberalismo, qué tanto nos podemos permitir salirnos de esta norma, qué tanto queremos reconstruir y qué tanto deseamos un nuevo camino, expongo todas estas preguntas -tramposas o no-, por el inicio de un nuevo año occidental, que es una perfecta oportunidad para los nuevos comienzos, porque considero que no hay un camino trazado para vivirnos en afectos revolucionarios, creo que es importante experimentarlos para que podamos crear nuestro propios caminos que no precisamente para todas las personas serán los mismos.

 

About Humanismo y Legalidad

Check Also

40. Si dos gays quieren tener relaciones ¿Es necesario que usen condón?

100 preguntas sobre sexualidad adolescente

Deja un comentario