domingo , mayo 22 2022
Home / Baja California / “Por mí tragas…”

“Por mí tragas…”

Espacio Mostroso, ilustración: Siul Rodri

Increíble que trabajando en servicio al cliente haya escuchado esas palabras tantas veces. Digo, tengo 21 años en el servicio y a estas alturas estoy seguro que no hay muchas cosas que no he oído, pero esas palabras en particular se me hacen tan patéticas y ofensivas que no puedo evitar preguntarme qué pasa por la cabeza de las personas que las dicen (porque estoy seguro que es un mantra constante que repiten en cada oportunidad que tienen). Está bien que todos pasamos por malos momentos, pero algunos definitivamente lo llevamos al extremo…

Estoy seguro que la mayoría de nosotros no crecimos soñando con trabajar en un lugar donde la gente puede gritarte insultos, aventarte cosas o causar destrozos solo porque no consiguen lo que quieren. Definitivamente no es algo agradable, sobre todo cuando la empresa te muestra, después de haber sido vejado, deshumanizado y atacado, que el cliente siempre tiene la razón y que uno debe sonreír y agradecer que tenemos el trabajo, porque si uno tuviera el descaro de contestarle algo al un cliente o de ponerle un alto a sus maltratos, se nos puede tachar de no falta de profesionalismo y se le amonesta por tener mala actitud. Repito. Increíble.

Y como clientes, tenemos la oportunidad de sacar lo peor de nosotros. Cuando vemos a los empleados como sirvientes u objetos que cumplen nuestros berrinches, simplemente demostramos lo poco que nos valoramos nosotros mismos como seres humanos, porque cuando tenemos una posición de “poder” y la usamos para hacer menos a otros, es un claro reflejo de lo poco que nos sentimos nosotros por dentro, por lo tanto, tenemos la necesidad (triste, muy triste) de pisotear a esas personas que consideramos por debajo de nosotros.

Por ejemplo, cuando vas a pagar algo y quien te está cobrando estira la mano para recibir el pago y uno le ignora y pone el dinero en el mostrador, sobre todo si pone el pago y luego lo empuja hacia la otra persona, se me hace algo muy grosero. No es al nivel de gritarle corrientadas, pero igual es una forma de mostrar la superioridad que sientes. Otra forma es gritarle a las persona que por ellas comes, ¿en serio? ¿acaso no hay otras diez mil personas que pueden comprar ahí? Y generalmente son las que menos gastan y las que más se quejan. Incluso he escuchado que gente que descubren robando grita eso, como si robar dejara muchas ganancias.

Pero no, no comen los empleado gracias a una persona grosera y sin clase que va a sacar sus frustraciones humillando a los que les pagan para atenderles, comen gracias a su arduo trabajo, generalmente en una empresa muerta de hambre que te paga el más mínimo de los salarios y que a veces ni te deja ir al seguro cuando tienes una emergencia con tal de no tener un empleado menos. Comen gracias a lo que a veces andan vendiendo como negocio adicional a su trabajo normal con tal de sobrevivir y comen gracias a ese espíritu tan común en los mexicanos de que nada nos impide seguir adelante y que trabajando duro saldremos adelante. Gracias a eso comemos.

Y lo mejor de todo es que luego usan la amenaza más trillada “no vuelvo a venir a este lugar y le voy a decir a todo el mundo que no compre aquí”, como si eso fuera a deprimir a la gente que acaban de arrastrar por el lodo. Y aparte de todo, le vas a decir a la gente que es igual a ti que no vuelva, gracias. Favor que nos haces, ¿acaso creen que con eso vas a hacer que la gente se preocupe, es que eres tan importante en tu mundo que perdiendo a una persona maleducada como cliente va a hacer una diferencia considerable? El problema no es que amenacen con no volver, el problema es que al final no lo cumplen…

Y sí, se vale expresarse cuando uno no está satisfecho con la atención brindada. Todos sabemos que hay gente que es grosera y parece que les estás pidiendo dinero prestado cuando te atienden, pero una cosa es decir que no estás satisfecho o que estás molesto y otra es atacar personalmente a un trabajador, mencionando su nivel económico o académico. Porque tanto sé de ti que estás atacando como tú sabes de mí. No sabes si estoy trabajando en ese mercado porque estoy estudiando la universidad y ese empleo me da las horas que necesito para hacer tareas y estudiar. No siempre es porque uno no quiere estudiar o que eligió la vida que le tocó, a veces uno está buscando algo mejor, pero de momento, es lo que necesita hacer, pero como ya se hizo la suposición de que no tiene preparación ni aspiraciones, ya se tomaron el derecho de hacerlos menos. No, no , no. No se puede ser tan cerrado de mente.

Y lo peor: un idiota con poder. Alguien que en realidad te puede afectar simplemente por que quiere o porque está emparentado con alguien influyente decide hacerlo nomás para mostrar que puede. Y si no me creen, pueden ver miles de videos en internet que muestran ejemplos de lo que digo, gente actuando como niños de cuatro años solo porque tienen dinero o alguien que les puede cumplir su berrinche.

Si mostramos nuestra superioridad con nuestro lado más bajo, no hacemos más que mostrar el poco amor propio que tenemos, porque al no actuar como seres humanos, tratando a otros como nosotros merecemos ser tratados, ¿en qué nos terminamos convirtiendo? Cada quien que le dé su propio nombre, es algo muy personal. Recordemos que no podemos dar amor a otros si no lo tenemos dentro de nosotros mismos.

Demostremos el tipo de personas que somos al ayudar a otros a cumplir su potencial, no quitándole el valor a sus luchas personales. Veamos a otros como seres valiosos y evitemos convertirnos en esa persona odiosa a la que todos le huyen.


Y ustedes hermanos, hermanas, ¿qué tipo de cliente son? Compartan… si se atreven…

Saludos afectuosos.

Mostro.

About Mostro Vacci

Check Also

¿Ahora tengo que hacer exámenes?

Espacio Mostroso, ilustración: Siul Rodri

Deja un comentario

Hermoso…