jueves , noviembre 15 2018
Home / CdMx / Periodismo: preocupante violencia de género

Periodismo: preocupante violencia de género

“La respuesta no es proteger y prevenir, sino reconocer y garantizar nuestros derechos fundamentales…”

Erika Smith es especialista en violencia contra las mujeres en medios digitales y asesora en tecnologías y derechos humanos de APC Women. Fue una de las conferencistas en el Primer Encuentro Regional para la sensibilización a Medios de Comunicación “Comunicar para la igualdad: Los medios como constructores de una cultura de la paz”, donde habló sobre violencia de género contra las periodistas, un ataque a la libertad de expresión muy preocupante.

“En la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones donde yo trabajo en el programa de los derechos de las mujeres, trabajamos desde hace 10 años de hecho una campaña que se llama ‘dominemos la tecnología’, que intentó en su momento y fue de los primeros que reconocieron esta violencia de género en internet es preocupante y por supuesto nos descartaron, nos vieron como locas”.

Reconoció que este no es un conflicto de tipo local, sino que es un grave problema internacional y por ello se debe evaluar qué se está haciendo con la seguridad de los periodistas, especialmente las mujeres, lo cual es una responsabilidad generalizada, tanto en la vida cotidiana como en el aspecto virtual.

¿Internet es un medio o es ya en si un espacio público?, cuestionó. “muchos aquí presentes estaríamos hablando de internet como un espacio político de decisión política, de expresión,  de agencia, de transformación, de hecho donde hay toma de decisión y donde todas tenemos que rendir cuentas, donde hay una exigencia de transparencia”.

La definición de periodista, dijo, ya va más allá de quienes se esfuerzan en las aulas por concluir una carrera universitaria y podría haberse incrementado como respuesta a lo que llamó “la democratización del acceso a la información y al poder para expresarnos en internet, estamos hablando de periodistas ciudadanas, estamos hablando de muchas personas quienes utilizan su voz para dar acceso a información, para comunicar, para incomodar a la gente y hablar de lo que no se debe de hablar, este puede ser una periodista, puede ser una ciudadana, puede ser una activista, puede ser o no una feminista”.

Es importante examinar cómo viven este ejercicio de la libertad de expresión, dijo, y determinar si es diferente como lo viven los hombres de las mujeres. Recordó a una compañera de Carisma, en Colombia, quien cuestionaba ¿cuándo se ha visto que a un hombre que ejerce el periodismo lo hayan amenazado con una violación? Y Erika Smith fue tajante: “sí, sí sucede, sobre todo si se sabe que el compañero es gay o trans, porque estamos hablando de violencia contra mujeres, estamos hablando de violencia de género y tiene diferentes matices, tiene sus expresiones y tiene una perspectiva interseccional”.

El punto álgido de la intervención de la especialista, fue cuando habló sobre los estudios que se han hecho a nivel global en torno a las agresiones hacia mujeres periodistas y sus resultados nada halagüeños: “una mujer que habla demasiado, como tú, como yo, y seguramente como tú, desgraciadamente todas nosotras, necesitamos ser violadas, eso es la declaración”.

Afirma que este tipo de mensaje es común y la amenaza de violación es una de las muchas, aunque todo empieza a partir de la sexualidad. Puedes tener o ser una periodista de investigación increíble, pero el enfoque inicial es en el suéter, en los senos. Y los mecanismos de acoso y amenaza se incrementan cuando se descubren fotos o videos íntimos de la periodista y se difunden, violando su privacidad, y cuando ellas denuncian ante la policía no hay respuesta porque para ellos no hay violencia creíble y la rechazan, sin importarles que el responsable de tales acciones sepa dónde viven o el nombre de su hija porque en las amenazas dicen que la violarán. “Entonces, como periodista tengo dos opciones: puedo autocensurarme, puedo apostar a cierto tipo de historias o, porque mi medio no quiere que yo hable de esto porque ellos van a recibir mucha molestia y mucho comentarios (…) abro mi blog o mi página en facebook y tengo que desahogarme en redes ¡no puede ser cierto!”.

En este sentido, Erika Smith subrayó que se debe entender que “si alzamos la voz también decimos hay un problema, pues obviamente no tenemos huevos porque no aguantamos nada y si algo malo nos pasa obviamente estamos metidas en cosas ilegales o si algo nos pasa, como desgraciadamente un asesinato, entonces es un crimen pasional, en vez de la palabra correcta que es feminicidio y censura”.

Luego de recordar que en redes sociales se lanzaron con éxito campañas para promover la denuncia de este tipo de casos, reconoció que se vive un momento donde el esfuerzo de la sociedad está encaminado a calificar a la periodista, el periodismo, como terroristas, como el enemigo: “estamos viendo legislación que quiere robarnos de herramientas claves como el anonimato y no entienden lo de ideologías de género… estamos viendo en los Estados más mecanismos de vigilancia muy preocupante de la prensa y de la ciudadanía en nombre de combatir el terrorismo y está siendo utilizado de maneras equivocadas”.

Lo cierto es que Erika tiene razón: la respuesta no es proteger y prevenir, sino reconocer y garantizar nuestros derechos fundamentales de acceso a la información y nuestra libertad de expresión.

About Irais

Check Also

Denuncian alumnas hostigamiento y acoso sexual en El Colegio de México

En redes visibilizan la campaña #AquíTambiénPasa 

Deja un comentario