Home / Principal / … párpados moribundos, respirares inciertos y sangres contaminadas…

… párpados moribundos, respirares inciertos y sangres contaminadas…

Hay un dolor sin filtrar aquí dentro, poco más allá de la cerca en donde ahora están recuerdos, fotografías, sonrisas y besos, montones de besos revoloteando entre planes, encuentros y simulaciones.

Está atrapado y a veces desea manifestarse. Surge de entre la barraca y esas cientos, miles de toneladas de basura y sangre y cuerpos descompuestos.

Se eleva entre hedores de traición y mentira y llega hasta un planeta inexistente cuya cercanía significa el fin de la tierra y sus habitantes.

Surca cielos precocidos con dióxido de carbono, vileza y odio antes de alcanzar la piel de los tobillos agrietados. Antes de las uñas y las huellas y el color y pestilencia del tabaco atrapado al fondo de un pedazo de metal o el filtro de la cafetera de nueve días después. Cerca de las ratas y poco más allá del urinal.

Es una sensación de playas rocosas y cielos vacíos y apenas visibles por el reflejo de una luna moribunda y una noche cuya partida no llega nunca. Pies desnudos retando astillas, decenas de botellas de licor en una mesa chueca, ladeada y carcomida.

Desea surgir, regresar, inundar de pus las llagas y enverdecer los restos de la carne olvidada por la lepra. Recuperar el movimiento después de una apoplejía para provocar una falla cardiovascular y quizá, solo quizá, un breve acercamiento a la enfermedad de moda.

Es de esos, comunes. De los que doblegan huesos y maltratan extremidades y asesinan a cada paso o movimiento la caja torácica. De esos surgidos de pulmones entabacados, riñones inservibles y músculos sin dueño. De temblores incontrolables y párpados moribundos, respirares inciertos y sangres contaminadas.

Es un dolor de tiempo en limpia del desván y calles sin salida. De trigo/hierba, de agua/mala…

Por fortuna no hay hogar, ni rutas, ni campos, ni mares.

Las realidades de estos síntomas son producto de una imaginación barata, de un pantalón sucio y un baño vacío de papel higiénico. Con descomposturas en los órganos centrales y visibles fallas a nivel ocular, auditivo y motriz.

Lo peor es cuando duele aquí y no hay forma de colocar algún ungüento o cobijarle, desconocer el despertar y huir y caer siempre… una y otra vez…

About Alejandro Evaristo

Check Also

Lanzan jóvenes campaña por la igualdad, la no discriminación y la paz

Comunicado SOS Discriminación Internacional Querétaro

Deja un comentario