viernes , octubre 19 2018
Home / Chiapas / No elegí ser activista, la injusticia me obligó

No elegí ser activista, la injusticia me obligó

Trabaja por otros seres humanos, sin etiquetas o clasificaciones

Nació en Veracruz un día de marzo de 1990 y desde muy pequeña se fue con su familia a Comitán, Chiapas, donde estuvo hasta los 14 años. Tuvo que huir por razones de violencia trans.

Por motivos de seguridad no ahonda en el tema, solo comenta que a esa edad, junto con otras personas también jóvenes, atestiguó cómo asesinaban a una mujer trans que era su amiga. Los agresores les amenazaron: si denunciaban o iban a la policía les pasaría lo mismo. Dos días después del hecho, dos adolescentes con quienes le unía una profunda amistad y que también habían presenciado el homicidio, fueron privados de la vida. Entonces huyó a Tijuana.

Bianey García D la O estuvo en esa ciudad fronteriza algunos meses. Durante la entrevista recuerda que al cumplir 15 años tomó la decisión de emigrar a Estados Unidos. Era enero de 2015 y decidió cruzar la frontera sin papeles. Consiguió llegar a una gélida ciudad de Nueva York, donde fue detenida y recluida en la prisión de Rikers, donde pasó 18 meses encerrada hasta que una organización tomó su caso y lograron conseguirle una visa tipo “T”, creada para personas que son víctimas de trata y que les permite vivir y trabajar en Estados Unidos. Dejó de ser indocumentada.

Al salir de prisión comenzó el activismo. Su preocupación y trabajo por otros seres humanos sin etiquetas ni clasificaciones. Así lo asegura: “defiendo a quien yo pueda apoyar” y lo reitera con una frase que le identifica  I didn’t choose to be an activist, injustice pushed me (“no elegí ser activista, la injusticia me obligó)”.

Gracias a esa tarea, el 10 de julio pasado recibió de la Secretaría de Relaciones Exteriores el Reconocimiento Ohtli, palabra náhuatl que se traduce como “Camino” y que en este caso, significa “el que abre brecha o camino” y es otorgado anualmente por el Instituto de los Mexicanos en el Exterior a personas que han dedicado la mayor parte de su vida y actividad profesional, a “abrir brecha” en el extranjero, para que las generaciones más jóvenes de mexicanos y mexicanas que los han seguido, encuentren un camino relativamente más fácil de andar y para quien lo recibe significa que los mexicanos residentes en el país o en el exterior, reconocemos y apreciamos el valor de las actividades que realizan en favor del bienestar de nuestros compatriotas. Consiste en una medalla de plata que presenta a un dios azteca blandiendo un machete y cortando el pasto, además de un diploma.

Supo que le habían elegido para recibir tal reconocimiento dos meses antes, pero no comentó nada sino hasta unos días previos a la premiación.

En Nueva York, agrega, “soy organizadora TGNC (Trans y genero no conforme) en (la organización) ‘Se hace Camino NY’/ ‘Make the Road NY’ y me gustaría estudiar leyes de migración para ayudar a mi comunidad inmigrante”.

About Alejandro Evaristo

Check Also

Veracruz: Registro Civil debe dar trámite administrativo a solicitud sobre identidad de género

Resolución de la Primera Sala de Amparo en la SCJN (comunicado)

Deja un comentario