martes , diciembre 11 2018
Home / Principal / Muestro mis colores…

Muestro mis colores…

Una reflexión de Alejandro López

SÍ, así es.

No por obligación, no por querer llamar la atención, no por “exhibirme”, no por presumir, no por “alzarme” o “victimizarme”.

Lo hago por ORGULLO 🏳️‍🌈 . Porque así soy yo y me encanta mostrarlo.

Porque hace años, yo era un chiquillo asustadizo, que agachaba la cabeza y la mirada frente a los demás, alguien que no se sabía valorar a sí mismo, a quien podían pisar sin que me defendiera, era ese a quien todos podían manejar a su antojo y burlarse cuántas veces quisieran. Era ese quién se escondía del mundo.

Hoy en día muestro mis colores y me muestro a mí.

Soy la persona que ves, soy ese chavo que vive al día, que aprendió a no hacer planes, sino dejarse llevar por la vida. Soy ese chavo que le gustaría, un día, poder llevar el nombre de Zacatecas a todo el mundo. Soy ese chavo de muy poco amigos, pero verdaderos: no salgo a fiestas, no me gustan los antros ni los bares a menos que sean con mis verdaderas amistades, no me gusta emborracharme, no me gusta la música banda ni la electrónica o el reguetón, no hago planes cada fin de semana, ni tampoco me gusta salir con chicos una y otra vez, o tener sexo cada 3 días.

Soy ese que sueña con crecer en el futuro, aquel que adora las citas en un café o caminar por el parque, ese con quién puedes hablar de política, religión, mundo paranormal, vida extraplanetaria, derechos humanos, patriotismo, etc., y para cada cosa tendré un universo de palabras esperando a salir.

No me considero alguien especial, pero sí, y me lo han dicho, alguien misterioso. Que con el paso del tiempo, he aprendido a hacer arte con el dolor, porque las malas experiencias nunca acaban, pero puedo utilizarlas para mi beneficio.

Soy ese chavo que viste mal y no sabe de moda, cosa que no me interesa, porque para mí, la ropa sólo es para cubrirse del clima y vestir. No me importa comprar en Liverpool o en el tianguis, al fin de cuentas al final todo irá a la basura y con lo que me haya ahorrado, puedo invertirlo en algo verdaderamente importante, como ayudar a mi mamá. Soy ese chavo que le tocó hacer un papel que no me correspondía con mis hermanos, pero que la vida dijo: “Ni modo, no hay de otra”.

No creo en Dios, ni en ningún otro ser supremo, pero sí me gusta investigar al respecto y conocer todo sobre el mundo paranormal, la suerte, la maldad y la vida fuera de la tierra. Sigo creyendo en el amor, a pesar de todo lo que ha sucedido, porque sé que no siempre todo será igual y aún tengo el sueño de, un día, encontrar a esa persona especial con quién pase toda mi vida, con quién pueda tener una familia, no importa si son perros, gatos o niños, pero donde nos amemos y respetemos. Porque así soy yo, cuando me entrego lo hago en serio, porque para mí lo más importante es el respeto.

Sí, soy ese “incrédulo” que piensa que un día, al despertar, el mundo habrá cambiado para bien, que las malas personas se habrán terminado y que la igualdad se hará presente.

Soy ese que espera, un día, poder devolver a mi mamá, todo lo que ella ha dado por mí y mis hermanos. Que espero poderles dar la vida que se merecen y que pueda compartir todo con alguien.

Soy el chavo que camina por la ciudad, atrapado por la música de sus audífonos, pensando en todo y nada a la vez, que me gusta imaginar y crear historias. Que puedo parecer mamón y muy hijo de puta, sí, pero sé con quién sí y quién no.

Ese soy yo, esos son mis colores y muchos más que sólo descubren y conocen los que me rodean día con día.

#Pride #Orgullo #SoyFeliz

About redaccion

Check Also

Diversidad sexual en pueblos indígenas

Artículo publicado originalmente en https://aulaintercultural.org

Deja un comentario