miércoles , septiembre 23 2020
Home / Compartir / Miss Major sobre disturbios en Stonewall: «Eso fueron 3 noches de terror absoluto»

Miss Major sobre disturbios en Stonewall: «Eso fueron 3 noches de terror absoluto»

Artículo publicado originalmente en https://www.huffpost.com/ escrito por James Michael Nichols

«Si Stonewall hubiera marcado la diferencia, las cosas estarían mejor hoy», dijo la activista transgénero.

 

«Realmente no soy nada especial», dice la señorita mayor Griffin-Gracy con una leve sonrisa. «Soy solo una de las chicas».

Pero a pesar de su modestia, Griffin-Gracy es cualquier cosa menos ordinaria. Griffin-Gracy, una persona trans mayor y figura materna de innumerables jóvenes LGBTQ, es una anciana del movimiento de derechos homosexuales, y alguien cuyo legado casi exige su respeto.

Presente la noche de los disturbios de Stonewall de 1969, un evento anunciado como el comienzo del movimiento de derechos LGBTQ convencional, Griffin-Gracy en muchos sentidos es una encarnación de la historia LGBTQ. En las décadas posteriores a Stonewall, ella ha usado los sombreros de organizadora, activista, abolicionista de prisión, trabajadora sexual y anciana transgénero, proporcionando una voz crucial para los miembros de la comunidad LGBTQ más desproporcionadamente afectados por la violencia y los sistemas de poder y opresión.

«Me preocupan las cosas que le están sucediendo a mi comunidad desde que me di cuenta de que no era como todos los demás», le dice a HuffPost. “Se vuelve una cuestión de cuándo suceden esas cosas, ¿qué haces? ¿Corres y te escondes, dejas que las cosas sigan? Y es difícil hacerlo si te importan las personas. Así que solo quiero asegurarme de que las cosas sean mejores, y no solo para mí y mi gente, sino para todos”.

A lo largo de los años, Griffin-Gracy, quien estuvo encarcelada por un tiempo, ha expresado particularmente las injusticias que las personas transgénero, particularmente las de color, enfrentan a manos de nuestro sistema de justicia penal. Ella habló con HuffPost sobre las realidades de vivir en las intersecciones de múltiples modos de opresión, navegando por el mundo como una persona trans mayor y sus propios recuerdos de esa noche histórica en Stonewall Inn.

Esta entrevista ha sido editada para mayor claridad y duración.

Cuando hablamos por última vez, claramente estábamos viviendo en un clima político muy diferente. ¿Cuáles son algunos de los problemas más cruciales y apremiantes que siente que nuestra comunidad, y específicamente las personas trans y las personas trans de color, enfrentan hoy?

Hoy es un momento peligroso. Y no solo para mis chicas y mis chicos, sino para la gente en general. Así que solo estoy tratando de hacer lo que pueda para corregir el problema, dar a mi comunidad un lugar seguro donde estar, alguien que los ame independientemente de quiénes son, cómo son, cuáles son sus pensamientos y creencias, y darles una oportunidad de vivir y ser la mejor persona que pueden ser.

Una de las cosas extrañas de esa pregunta es que no es solo hoy. Si Stonewall hubiera marcado la diferencia, las cosas estarían mejor hoy. Si el movimiento por los derechos civiles hubiera sido un éxito, los negros no estarían en el 85, 90 por ciento en prisión. Entonces las cosas que fueron, todavía son.

Creo que las diferencias son que lo que nos debe preocupar ahora se debe a estos tiempos apremiantes, las cosas y las personas se han vuelto tan particulares sobre las palabras y el uso. Y con estas cosas de las redes sociales, hay un anonimato que viene con brutalizar e intimidar a alguien a quien no hay nadie a quien culpar. Está en Internet, o alguien le envía un mensaje de texto con algo desagradable o desagradable.

Y en ese sentido, mi preocupación y temor por hoy es que mi comunidad vaya a buscar lugares para correr y esconderse por miedo a la extinción. Y quiero hacer lo que pueda para no hacer eso, tener voz, hablar, luchar, trabajar con la gente. … Porque todos no nos odian.

Así que trabaje y encuentre a las personas que creen en quienes somos y que quieren que seamos exitosos y que vivamos una vida digna. No es normal, sea lo que sea, pero para ser las personas que necesitamos ser, para todos nosotros.

“Si Stonewall hubiera marcado la diferencia, las cosas estarían mejor hoy. Si el movimiento por los derechos civiles hubiera sido un éxito, los negros no estarían en el 85, 90 por ciento en prisión. Entonces las cosas que fueron, todavía son.”

Y creo que lo más importante hoy en día es que la comunidad gay acepte a las personas transgénero por lo que son y deje de tratar de aprobarnos o desaprobarnos, o criticarnos y ridiculizarnos, y tratarnos como han sido tratados durante años simplemente porque lata. Que sienten que son parte de la corriente principal ahora que pueden casarse, o que «oh, están bien y son aceptados».

Así que me gustaría que la gente se dé cuenta de eso, OK, si quieres hacer algo diferente y ser la mejor persona que puedas ser, ¿por qué querrías imitar o copiar a personas que odian y aborrecen tu existencia? Y quién, si hubieran tenido la oportunidad, te habría erradicado hace años. Pero quieres copiarlos y vivir como ellos viven y tener una pequeña casa y adoptar a un pequeño niño negro y vivir esta vida que realmente no te has ganado, o no sienten que tienen derecho. Y luego volver la cabeza y criticar y arruinar y pisar la vida de otra persona, que generalmente es mi comunidad. Ese es mi miedo.

Gran parte de su trabajo se ha centrado en el encarcelamiento de personas transgénero y la abolición de la prisión. ¿Puede hablar acerca de por qué esto es tan importante y qué tipo de gente necesita saber sobre la realidad de cómo las personas queer y trans son tratadas en prisión?

Bueno, oh Dios. La forma en que nos tratan en la prisión es tan aborrecible como nos tratan en el exterior. La diferencia es que dentro de la prisión no hay nadie que rinda cuentas, nadie que grite «Ayuda» y tenga una respuesta. Y los abusos equivalen a ser asesinados y seguir vivos. Entonces eres como un zombie allí. Pueden hacer lo que quieran y no tienen que responderle a nadie. Algunas de estas prisiones están tan lejos de la red que pueden matarte, llevarte a un campo, enterrar tu trasero y nadie sabe que estuviste allí.

Entonces, se trata de hacer que las personas se den cuenta de que además de estos abusos que hacen, lo que intentan hacer ahora con este sabor actual de cosas para tener cárceles que sean más específicas de género y que estén más abiertas a alternativas estilos de vida, lo que significa que van a construir más cárceles para alojar a nuevas personas, y luego enterrarlas en algo así como un agujero, ponerlas en una celda del tamaño de un armario con una cama, un balde para mear y un cuenco que contiene agua.

Y la razón por la que es tan importante hacer algo al respecto es porque con eso nos usan como peones para el resto de los prisioneros que tienen allí. Se llevarán a una chica afeminada que pasa por allí y la meterán en una celda con un maníaco al que les está costando seguir las reglas, siguiendo el programa de lo que se trata el sistema penitenciario. Y entonces nos pegan a uno de nosotros allí donde puede golpearnos y abusar de nosotros y recibir mamadas de nosotros, follarnos como lo crea conveniente y calmar la mierda. ¿Lo detienen? No. Entonces lo alientan.

Entonces, es una cuestión de si vamos a ser utilizados y abusados ​​de esa manera, entonces tenemos que largarnos de allí. Y necesitan saber que hay alguien fuera de ese muro que escucha lo que está pasando y quiere hacer algo. Habla con ellos, escríbelos, dales la esperanza de que esta mierda no va a durar para siempre. Y puede parecer el agujero más profundo y oscuro del que nunca vas a salir.

Así que enséñeles cómo manejar eso, cómo lidiar con eso y darse cuenta de que incluso en la oscuridad de la noche puede encontrar sentido del humor, puede pensar en algo cálido, puede mantener su cordura y no deja que te maten espiritual, emocional y luego físicamente si llega a eso. Para darles una sensación de esperanza, una creencia de saber que esto puede terminar, y cuando lo haga, estaré mejor. No van a ganar

Hablemos de que estuvo presente la noche de los disturbios de Stonewall. ¿Puede contarnos un poco sobre esa experiencia, y cómo le ha dado forma a quién es usted hoy y su percepción del movimiento LGBTQ en su conjunto?

Bueno, mucho antes de que sucediera esa noche, la gente intentaba organizar a los homosexuales, especialmente a través de este grupo llamado Mattachine Society que intentaba congraciarse con la comunidad gay en la sociedad heterosexual dominante. Y estaban tomando clases sobre cómo comportarse en público para los chicos homosexuales que corrían, cómo lidiar y cómodamente con un grupo de chicos. Les estaban enseñando a las lesbianas a caminar apropiadamente, con un vestido, tacones y demás. Y entonces siempre hubo este impulso dentro de su comunidad, y dentro de mi comunidad. En ese momento, se nos consideraba drag queens o imitadores femeninos. Y una forma de socializar y ser aceptado como la mayoría de la gente quiere hacer: quieres tener amigos y quieres tener familia. Y como no puede tener su familia de sangre, debe crear una familia y una sensación de bienestar y una conexión con otras personas.

Entonces, cuando Stonewall sucedió, siento como si las cosas hubieran llegado a un punto en que esta mierda tiene que parar ahora, el dinero se detiene aquí. Y solo una cosa de esa noche la policía había estado persiguiendo a gays y a nosotros fuera de los bares durante años. En todas las ciudades importantes, simplemente vienen, nos golpean con su palo de noche, y la gente sale, se va a casa. Y esta es una de esas noches que simplemente no iba a suceder.

“Como no puedes tener su familia de sangre, debe crear una familia y una sensación de bienestar y una conexión con otras personas.”

Entonces, a partir de ahí, las cosas se fueron al infierno del oeste, como dicen. Y la gente piensa: «Oh, solo una noche de caos». Fueron tres noches de terror absoluto. No sucedió solo ese día. Porque la gente estaba harta. Los tiempos son diferentes. Todos estaban alborotados por la guerra, por el trato a los negros, por el trato a las mujeres. Todos querían su parte de lo que fuera el sueño americano en ese momento. Y nuestra comunidad y los gays y lesbianas no fueron diferentes. Y entonces fue solo una sensación de, «Bueno, maldita sea, esta noche vamos a hacer algo». Y en vano desde nuestro punto de vista. Por el bien que le hicieron a mis chicas trans, bien podría no haber sucedido.

El tema de nuestra cobertura del Mes del Orgullo este año es «El futuro es raro». ¿Cómo se ve y se siente un futuro queer e inclusivo?

Un mundo mejor sería un mundo donde todos tuvieran la oportunidad de elegir vivir un estilo de vida que fuera cómodo y significativo para ellos, que los niños no tuvieran que salir de su camino y volverse locos tratando de complacer a sus padres y ser un copia en miniatura de ellos. Que podrían ser ellos mismos y ser aprobados y amar independientemente de lo que elijan ser. Que una vez que tomaste esas decisiones por ti mismo, di cuando eras un adolescente cuando estás luchando para descubrir quién demonios eres, y entrando en la edad adulta, que el mundo dijo: «OK, si esto es lo que quieres, déjanos Ayudarte a llegar allí. No lo arrojemos a los lobos y hagamos que pelee, arañe, arañe, para lograr pequeñas pulgadas de cosas cuando podamos ayudarlo a hacerlo por el pie o el patio «.

Quisiera una sociedad y un lugar para vivir y estar cómodos donde no tuviera que mirar por encima del hombro, donde pudiera caminar por una calle oscura y no preocuparse de que el hombre del saco existe, real o imaginado. Donde las personas fueron atendidas y cuidadas. Donde los problemas mentales se trataron desde un punto de vista compasivo en lugar de con una picadura de ganado y una silla.

Quisiera la aceptación de que las personas, especialmente en este país debido a sus antepasados ​​y esas cosas, quisiera que todas esas cosas sean ciertas e inclusivas para todos, no para los pocos elegidos. Que las cosas se extendieron igualmente para que todos podamos sobrevivir, no vas a sobrevivir solo porque eres blanco y tienes 25 años, sino todos. Alguien 5 pies 1, bajo, gordo, un desastre, confundido, pero feliz con su existencia. ¿Por qué alguien no puede simplemente decirles: «Eso es maravilloso. Ven aquí y déjame ayudarte. Haz lo que quieras hacer, no lo que creo que deberías hacer”. Y no sé si sería un futuro queer, pero sería bueno.

 

AQUÍ EL ARTÍCULO ORIGINAL|

 

About Alberto Luna Navarro

Check Also

¿Por qué no tengo lo que quiero?

Espacio Mostroso, por Mostro Vacci

Deja un comentario