martes , enero 28 2020
Home / Principal / Mientras abrazo tu respirar…

Mientras abrazo tu respirar…

Allá afuera hay una luna llena hermosa y el interior, este interior, lo sabe.

Por momentos dejo lo que hago y la busco, le observo, le hablo con nostalgia desde las tierras hoy habitadas y antes enriquecidas.

El alma despreciada. Las frases.

Evitar, recordar u olvidar. ¿Qué importa el verbo? Ella sí está, también inalcanzable, silenciosa. Brillante. Si pudiese sonreír podría apostar mi resto a la similitud de los rasgos con el satélite, pero seguro perdería: no eres tú.

Al fondo, una pieza musical magistralmente interpretada por Sheena Mchugh y entonces recuerdo la imposibilidad de seguir.

Los ojos sobre ti, tal como los latidos restantes y los imaginarios provocados cada mañana después de los buenos deseos.

Así. Fe, café y amor… aunque solo dudo de uno porque la bebida y el latir están ahí desde el primer encuentro. Un siglo que no es el nuestro y un territorio inalcanzable, al menos por el momento.

Hay playas de arena negra y rocas. Al este, más allá del mar, las villas, la comarca y los caminos de abetos y robles y cipreses.

Deseo tu deseo, avanzo sobre tus pasos a tientas y no sé aún si podrás darnos la oportunidad.

Es cierto. Ayeres de sangre seca se han acumulado en la piel. Algunas han sido retiradas y otras permanecen dando vida a cicatrices inocultables, presentes y dolorosas.

Lo sabemos: es tu historia, es la mía. Son todos los pasados de un destino incierto hasta entonces.

Los fiordos.

De alguna forma lo sé: Ostmarka era hogar.

Quizá por eso la nostalgia. Desde el ventanal de madera en la cabaña podíamos apreciar la belleza de valles y montañas, pero siempre hicimos nuestro el Hengeberget, cerca del Lutvann.

Recuerda.

Del cuello a la entrepierna y el lunar contigo siempre entonces.

Conozco las pausas y las exigencias, los caminos, las rutas. Los recovecos de labios apenas cerrados y la calidez renaciente de este pasado.

También quizá por ello son las únicas flores hermosas: tulipanes en medio de la nieve floreciendo. El colorido contraste de la piel cubierta y el rostro beligerante por la audacia de ignorar el llamado.

El bunad volaba para alcanzarme y tu voz con él y tu cuerpo eternamente mío ahí, susurrando mentiras a nuestras flores negras mientras caías y mi risa en eco llegaba desde todos los rincones a ti.

Siempre en mayo. Siempre molesta. Siempre amada.

Igual es solo imaginación, pero te veo. Te recuerdo. Te siento y vivo otra vez.

Hoy estás lejos, a un tramo del brazo destruido. Al alcance.

Sabemos del proceso y el luto. Lo vivimos, lo asimilamos, lo retamos a destruir estas eras y generaciones y tú mirando la luna y yo observándote desde la oscuridad del olvido.

No importó antes y no representa nada el eclipse hoy porque hemos vuelto y estamos, seguimos… deseamos.

Regresaremos a casa.

Siempre a nuestro tramo de edén y las nieves del norte y todas las luces del cielo en nuestro invierno, mientras abrazo tu respirar cuando la luna llena nos recuerda y lleva y regresa con una complicidad apenas tangible.

Tengo mis ojos en ti… eres todo lo que veo…

About Alejandro Evaristo

Check Also

Se realiza la primer boda igualitaria en Tolcayuca, Hidalgo

Comunicado

Deja un comentario