viernes , septiembre 21 2018
Home / Humanismo y legalidad / Mauricio Clark, la cura de la homosexualidad y la desinformación

Mauricio Clark, la cura de la homosexualidad y la desinformación

Por: Norma Celia Bautista Romero (norma@humanismo.mx)

Iniciemos con esta idea, la homosexualidad no es una enfermedad y por ende no es conducente pensar en curas, así se ha pronunciado la Organización Mundial de la Salud.

La semana pasada tuvimos un evento por demás interesante en los medios de comunicación. Un personaje televisivo anunciaba en sus redes sociales que se encontraba en una etapa de introspección, por lo cual estaba cambiado su vida de excesos y ahora se había “curado” de la homosexualidad, con tal aseveración la nota comenzó a difundirse exponencialmente.

Ello volvió a poner sobre la mesa temas como la consideración de que la orientación sexual y las preferencias sexuales pudieran considerarse insanas cuando de no heterosexuales se trate, argumento carente de sentido en un Estado Democrático de Derecho en donde los derechos fundamentales de las personas deben respetarse, garantizarse, protegerse y promoverse.

Por supuesto reconocemos el libre ejercicio de la libertad de expresión, incluso reconocemos que una persona que considera que esta sanándose espiritualmente pueda manifestar su evolución a la colectividad para tratar de dar un testimonio de ello, sin embargo estos derechos humanos no son absolutos y deben usarse con la debida responsabilidad, ya que no puedo ejercer un derecho si ello implica violentar derechos a terceros.

La acción que llevo a cabo este personaje televisivo lo único que detenta es la desinformación sobre el tema, lo dijimos al inicio de este texto, las personas que tienen una preferencia u orientación sexual distinta a la heterosexual no son enfermos, no tienen un mal contagioso ni tampoco portan algo peligroso en su cuerpo, simplemente se trata de personas que han decidido amar a otras de su mismo sexo, nada más simple que eso.

La forma en cómo se manejó el asunto, dio pie a diversas manifestaciones, principalmente de la comunidad LGBTTTI, pero también del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) quien recordó su pronunciamiento número 01/2017, de fecha 28 de junio del 2017[1], por su parte el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) emitió su boletín número 19, de fecha 27 de julio del presente año.[2]

En ambos documentos se reitera que la orientación sexual se encuentra enmarcada dentro del derecho al libre desarrollo de la personalidad, por esta razón la orientación, las preferencias, la diversidad sexual y la identidad de género son categorías protegidas desde nuestra propia Constitución, así como por diferentes instrumentos internacionales, lo que deviene en que la restricción de derechos a partir de la orientación sexual se convierta en actos de discriminación que deben atenderse por parte del Estado.

En ese tenor las terapias de conversión, de reconversión o reparativas o, lo que la COPRED identifica como Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual y de Identidad de Género (ECOSIG); además de ser medidas sin sustento científico o psiquiátrico, se tratan de formas de violencia y discriminación que amenazan la salud en general, y en particular la sexual y reproductiva, además que atentan contra el bienestar de las personas que son sometidas a ellas.

La desinformación y la propagación de ella, también es un acto de discriminación al mandar mensajes equivocados de cómo debemos comportarnos o como deben tratarnos, o peor aún, como pueden curarnos. Si bien gracias a la protección de derechos, muchas personas están aceptando su propio cuerpo, su personalidad y sus preferencias, convirtiéndose en un logro mayúsculo de los Derechos Humanos, resultando necesario blindar esa protección, combatiendo las creencias erróneas que menoscaban derechos. En ese sentido damos especial eco a las palabras de la COPRED, quienes refieren que lo que sí se puede curar, es la fobia contra la diversidad sexual y la identidad de género, debiendo trabajar, todos en conjunto, para erradicarla, generando con ello mejores condiciones de vida.

 

 

Para más información y comentarios relacionados con este artículo o para conocer las acciones y el trabajo que realizamos en Humanismo & Legalidad en favor de la población LGBTTTI, les invitamos a comunicarse al correo  contacto@humanismo.mx, o visitar nuestras redes sociales.

 

[1] CONAPRED, Las “terapias de conversión”, una forma de violencia y discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género, disponible en: http://www.conapred.org.mx/index.php?contenido=boletin&id=974&id_opcion=103&op=213

[2] Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México, Boletín núm. 19, 27 de julio del 2018, disponible en: http://copred.cdmx.gob.mx/comunicacion/nota/condena-copred-terapias-curativas-de-la-homosexualidad

About Humanismo y Legalidad

Check Also

En aquellos tiempos era una forma diferente de amar

Iniciación (1995) de Marco Lucca 

Deja un comentario