lunes , agosto 19 2019
Home / Baja California / Los secretos de nuestro propio universo

Los secretos de nuestro propio universo

Letras para el colectivo… letras con orgullo

En esta ocasión les presento un libro que causó sensación en el 2015. En ese año aún trabaja en una librería y era extraordinaria la cantidad de jóvenes que llegaban preguntando por este título. Cuatro años después de su publicación tuve la oportunidad de leerlo gracias a un amigo que me prestó su ejemplar, estoy hablando de “Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo” de Benjamín Alire Sáenz.

La narrativa se centra principalmente en Dante un joven adolescente bastante retraído y por esto mismo sin muchas amistades, sin embargo no es retraído por timidez, su ser solitario se debe a la falta de interés por interactuar con otros, hasta un cierto punto encajando en el estereotipo del adolescente rebelde. Es en este verano que conoce a una persona, Dante otro joven adolescente con una personalidad totalmente diferente a la de él. Este verano Ari (diminutivo de Aristóteles)  conoce a su primer y mejor amigo.

Y de ese punto en adelante, el libro se centra en la dinámica de ambos, donde ambos protagonistas, pero principalmente Ari, van descubriendo el impacto que tiene su amistad.

La historia refleja la importancia de hablar de los silencios que hay en las familias, donde no se habla de temas en específicos. Como en la familia de Ari, no se habla de su hermano mayor, ni su padre habla de sus experiencias durante la guerra. Igualmente muestra la realidad de vivir en un contexto cultural diferente  del originario, en este caso tanto Dante como Ari tienen ascendencia mexicana, y es una constante a los largo de la historia “darse carrilla” por no ser tan mexicanos.

Al final de la historia si es posible descubrir los secretos del universo si entendemos que nosotros mismos somos un universo. No es necesario buscar las grandes respuestas afuera, sino dentro de cada uno de nosotros por medio de la introspección, el autoconocimiento, el empoderamiento, etc.

Sin embargo, a opinión personal, la historia tiene algunos vacíos. Esta acontece en los años 80’s pero rara vez la trama te recuerda el periodo en el que sucede. Sus referencias musicales, automovilísticas u otras carecen de la fuerza suficiente para transportarte a ese tiempo.

Si bien es un libro que desde un principio se sabe que es de temática LGBT, este tema no se toca ya hasta bastante avanzada la trama. Hasta un cierto punto la redacción pareciera la típica formula Disney con “Y vivieron felices para siempre”.

Me atrevería a mencionar que más que una novela LGBT es una novela sobre la adolescencia. Y si bien son temas mutuamente complementarios, la forma en la que están presentados pareciera más mutuamente excluyentes. Al final la temática LGBT en lugar de ser la cereza del pastel, fue un tema que se presenta muy forzado.

Probablemente esta opinión carezca de objetividad, ya que existía una expectativa por esta novela, una expectativa que se formó durante cuatro años, y llegado el momento la expectativa superó a la realidad, dando como resultado una ligera decepción.

Pero la invitación queda abierta a formar su propia opinión, e incluso identificar elementos omitidos durante mi lectura.

About César Espinosa

Check Also

¿Y qué pasó con el voto trans?

Por Myriam Brito Domínguez, myriam@humanismo.mx

Deja un comentario