miércoles , septiembre 23 2020
Home / Principal / LGBTI en Venezuela: entre la incertidumbre y la discriminación (III)

LGBTI en Venezuela: entre la incertidumbre y la discriminación (III)

Por Adriana Ramírez. Caracas, Venezuela

En la anterior entrega, se señalaba que el caso de la falta de antirretrovirales es tan solo uno de los indicadores de la gravedad de la situación en Venezuela, misma que puede afectar a diversidad de personas. Aquí, otros datos.

Cifras que reflejan la crisis humanitaria, en materia de salud, en Venezuela / Crédito: ONG Provea con base en el informe Emergencia humanitaria compleja en Venezuela: derecho a la salud.

 

A continuación, se usará la palabra discriminación para describir, a grandes rasgos, la situación que, particularmente, viven las personas LGBTI en el país, donde expresiones como “maricón”, “pato”, “parcha”, “mariposón” o “marimacha” son usuales para referirse despectivamente a los gays, en los cuatro primeros casos, y a las lesbianas, en el último.

Quiteria Franco es educadora. Hasta 2018 trabajó durante 19 años en una de las mejores universidades públicas de Venezuela. Asegura que se retiró porque fue víctima de discriminación.

“Me retiré porque fui objeto de discriminación por diferentes motivos, entre ellos, por mi orientación sexual; durante años se me impidió ascender. Por supuesto, eso fue negado, nadie o muy pocas personas admiten ser homófobas o no admiten discriminar por ninguna razón. Me tocó emprender una investigación para demostrar que, en efecto, me habían discriminado. Logré conseguir justicia, tardía, pero lo logré. Un año más tarde renuncié. Y ahora me dedico a la defensa de los derechos humanos”, señaló.

Franco es, a su vez, coordinadora general de Unión Afirmativa de Venezuela, ONG fundada en 2000 y que se creó para fomentar el conocimiento y la aplicación de los derechos humanos que protegen a las personas frente a la discriminación por orientación sexual.

Franco asegura que no es de oposición, de derecha ni de izquierda, sino solo defensora de los derechos humanos.

Aunque no se manejan cifras oficiales sobre cuántas personas LGBTI hay en Venezuela, dice que para el censo de población y hogares de 2011 se contabilizaron 6.000 familias por parejas del mismo sexo. “Aunque nosotros pensamos que el número (en Venezuela) podría ser superior debido a dos factores: el temor a revelar la orientación sexual y las posibles consecuencias; la poca preparación de los encuestadores para preguntar y la poca difusión sobre esta medida de inclusión en el censo. Era la primera vez que se hacía”, señaló.

Barquisimeto, capital de Lara; Maracaibo, del Zulia; Caracas son algunos de los estados señalados como los más problemáticos con respecto a las personas LGBTI / Crédito: Google Maps y Prezi

Dice que los estados con mayor número de crímenes de odio son Caracas, Zulia, Miranda y Lara (norte y occidente). La diputada Tamara Adrián, por su parte, agregó los Andes (Mérida, Trujillo, Táchira).

Franco es autora del informe Crisis política en Venezuela y sus efectos en las personas LGBTI , que fue dirigido a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2018.

En el texto se señala que aunque en Venezuela está prohibida la discriminación por orientación sexual, no existe una legislación amplia e integral que abarque todos los tipos de discriminación y establezca normas y sanciones para quienes incurran en estos actos contra las personas LGBTI. Ello, pese a que la CIDH ha hecho recomendaciones al respecto en tres oportunidades anteriores, 2010, 2011 y 2015. En estas mismas ocasiones personas y organismos han expuesto la situación de Venezuela para que el Estado proteja a esta parte de la población.

“En 2015, la (…) CIDH instó al Estado venezolano a adoptar una ley de identidad de género no patologizante; investigar con debida diligencia los delitos cometidos contra personas LGBT y profundizar las medidas estatales, incluyendo políticas públicas, en favor de personas LGBT y sus defensores. Pasados tres años, el Gobierno venezolano no ha llevado a cabo acciones concretas para lograr la inclusión legal y social de las personas (…) LGBTI”, apunta el documento.

Agrega, asimismo, que el país ha recibido recomendaciones de diferentes comités de la ONU y de países como Suráfrica, Israel y España en temas como la necesidad de una mayor protección, prevención, la garantía en la legislación y en la práctica de la prohibición y sanción de todo tipo de discriminación en contra de los niños y adolescentes por su orientación sexual e identidad de género; el que el Estado adopte las disposiciones legales necesarias para proteger a las mujeres y a las personas LGBTI, en general, para su plena inclusión legal y social; la no discriminación en los centros de salud, en las Fuerzas Armadas, cuerpos de seguridad ni en los puestos de trabajo; el reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo y el derecho al cambio de identidad de las personas transgénero.

En Venezuela no existen cifras oficiales sobre cuántas personas se identifican como lesbianas, gays, bisexuales, trans o intersex. Tampoco hay cifras oficiales sobre casos de discriminación por razón de orientación sexual, identidad o expresión de género. No obstante, sabemos que esto es una realidad en el país. Según el Observatorio de Personas Trans Asesinadas, con sede en Viena, Venezuela ocupa el cuarto lugar en América con el mayor índice de asesinatos de personas LGBTI, esto de acuerdo a publicaciones de los medios de comunicación que han registrado 109 homicidios de personas lesbianas, gays, bisexuales y personas trans e intersex entre enero de 2009 y mayo de 2017”, se puede leer en la obra.

– Partiendo del último informe de Unión Afirmativa sobre la situación actual de la comunidad LGBTI, ¿han tenido respuesta de la CIDH y del Estado venezolano?Lamentablemente, debido a la falta de apoyo económico no pudimos asistir a la audiencia. No obstante, la información fue enviada a la Comisión. En 2015 ya habíamos enviado un informe. A pesar del compromiso de la representación del Estado en ese momento, no se llegó a nada. Lo que debe suceder es que el Estado y las organizaciones inicien procesos de conversación para buscar los cambios solicitados. Lo que sucede en Venezuela es que el Estado nunca ha tenido la disposición de trabajar con las organizaciones independientes. El Estado y sus representantes solo se reúnen con las organizaciones que ellos mismos han creado, muchos de los miembros de estas organizaciones son empleados del Gobierno y, por lo tanto, eso los limita.

– Cuando hablan de falta de leyes que los protejan, qué ha hecho la Asamblea Nacional en los últimos años, qué peticiones están en espera y qué harían las asociaciones LGBTI si el Estado sigue sin responder.La Asamblea Nacional en la era PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela, partido del Gobierno chavista) y desde 2016 era MUD y demás partidos de oposición no se ha hecho nada. Lo único que se hizo en mayo de 2016 fue declarar el 17 de mayo como Día Nacional contra la Homofobia, que fue un gesto simbólico pero de mucha significación. Posteriormente, esa declaración entró en el paquete de medidas anuladas por el TSJ, y luego la AN fue declarada en desacato. El diputado gay que había sido electo (Rosmit Mantilla) se fue del país, solicitó asilo en Francia y allá está. Mientras que la diputada trans, Tamara Adrián, ha mencionado la existencia de una o varias leyes para incluir nuestras demandas. No obstante, no se conocen esas leyes. Tampoco han sido presentadas para su discusión en la AN. Por publicaciones en la agenda de la AN se han discutido otras leyes. Entonces no entendemos la razón para no presentar las leyes que beneficiarían a la población LGBTI. Ahora toda la atención de la AN está centrada en la grave crisis que vivimos en el país y nuestras demandas no son consideradas. Desde hace muchos años ha habido tres peticiones concretas: 1) ley contra la discriminación; 2) reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo (matrimonio y uniones de hecho); 3) reconocimiento de la identidad para las personas trans. Seguiremos insistiendo en la obligación que tiene la AN en legislar a favor de las personas LGBTI.

Franco fue también coordinadora general de la RED LGBTI de Venezuela, coalición de organizaciones desde 2014 hasta 2018. En este momento, la RED no está activa debido a que, tal como muchos otros venezolanos, los activistas también han emigrado.

Imagen trabajada con Google Maps y Prezi

De hecho, la  Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) y la Organización Mundial para las Migraciones (OIM) informaron el año pasado que 3.4 millones de venezolanos son migrantes o refugiados: 2.7 millones están en Latinoamérica y el Caribe; se calcula que 5.000 salen a diario y que, dada la crisis, habrá 5.3 millones fuera de Venezuela para finales de 2019.

Solo Colombia acoge a 1.1 millones de inmigrantes y refugiados venezolanos; Perú, 506.000; Chile, 288.000; Ecuador, 221.000; Argentina, 130.000; Brasil, 96.000. Se estima, a su vez, que 460.000 son niños. México no se queda atrás. Para abril de 2018, la OIM calculó ―datos publicados por la BBC― que albergaba a 32.582 venezolanos.

“A principios de 2017, la Red LGBTI informaba sobre la emigración de varios activistas, trayendo como consecuencia una disminución en el número de organizaciones, movimientos sociales, agrupaciones estudiantiles y otras organizaciones de la sociedad civil independientes que trabajaban por la defensa de los derechos humanos de personas LGBTI en el país. Por su parte, la organización colombiana Caribe Afirmativo ha publicado un informe titulado Crisis humanitaria de venezolanos LGBT en el Caribe, en el que da cuenta de la muerte, en Colombia, de al menos cinco personas venezolanas en etapa de sida por la falta de acceso a los antirretrovirales. También informan sobre el asesinato de una mujer trans y ‘han denunciado dos hechos colectivos de violencia policial hacia mujeres trans venezolanas en espacios públicos de la región y 42 quejas se han interpuesto por discriminación y xenofobia hacia ellos (…) (sumado) al rechazo a su nacionalidad (y a) su pertenencia a la población LGBT.

Esta organización agrega que, en este año, han registrado 23 casos de violencia contra lesbianas, gays, bisexuales y trans venezolanos que han llegado al Caribe colombiano huyéndole a la crisis humanitaria”, publicó el informe Crisis política en Venezuela y sus efectos en las personas LGBTI.

El documento de Unión Afirmativa de Venezuela también comprende otros tipos de discriminación. Entre ellos, el que a las personas trans se les dificulta comprar los productos regulados (de primera necesidad, como harina de trigo, harina PAN, para hacer arepas; azúcar, arroz, pasta, jabón, etc.), pues, debido a la escasez de alimentos y productos de higiene, el gobierno de Maduro ordenó a los supermercados instalar máquinas lectoras biométricas, a fin de evitar el acaparamiento. El resultado: los clientes, si querían (hay locales donde ya no se usa este sistema) pagar menos por esos productos regulados, debían esperar a que llegara el día que les tocara comprar, según el último número de su cédula (documento de identidad) y el número de unidades que se permita.

“Este sistema de compra-venta afectó a las personas trans debido a la incongruencia entre su identidad de género y la identidad legal reflejada en su documento de identidad. (…) Otra medida adoptada por el Gobierno fue la distribución de bolsas de comida casa por casa a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). Para esta venta se ordenó la realización de un censo de familias. Esta medida afectó a las familias conformadas por parejas del mismo sexo, las cuales no son censadas por no ser consideradas familias”, indicó.

A su vez, hablan del riesgo que corren las mujeres trans venezolanas de ser víctimas de la trata de personas; también de la discriminación en las FF. AA. por orientación sexual o por tener VIH (señalan que hay al menos cuatro casos de militares despedidos por su orientación sexual).

“En los servicios de salud se discrimina a las personas LGBTI, a mujeres lesbianas en las consultas ginecológicas, por ejemplo. A las personas trans se les niega la atención y es aún peor cuando se trata de personas trans que viven con VIH. La escasez de antirretrovirales ha afectado a la población masculina homosexual y trans, mientras que también ha habido una falta de hormonas para personas trans en procesos de transición. Hemos recibido denuncias de personas trans que han debido recurrir al consumo de hormonas para animales. En Venezuela se prohíbe a las personas LGBTI la donación de sangre. Para mencionar algunas cosas”, afirmó Franco en el caso de la salud.

 

– Qué esperan sobre los últimos acontecimientos (autoproclamación de Guaidó) (…) que han ocurrido en Venezuela desde el punto de vista político.

Primero que nada, Guaidó no se autoproclamó. Guaidó actuó apegado a la Constitución y ante una falta de presidente electo, asumió como presidente interino por ser el presidente de la AN. (…) Con un cambio de gobierno, habrá que seguir trabajando, insistiendo hasta lograr el reconocimiento de nuestros derechos humanos. Y seguiremos siendo críticos de la situación. Si un nuevo gobierno persiste en la negación de derechos, lo denunciaremos.

La activista, en su labor de defender los derechos humanos, decidió abrir la Fundación Quiteria Franco, dedicada a la protección de las mujeres lesbianas. “Luego de considerarlo durante todo un año, este 2019, he creado la Fundación Quiteria Franco, que trabajará por los derechos de las mujeres, especialmente por las mujeres lesbianas. Para visibilizar las distintas formas de discriminación de las que podemos ser objeto por género, por orientación sexual, por edad, por origen étnico, por color de piel, entre otras. Ya empezamos este mes de marzo con actividades por la fundación. Unión Afirmativa seguirá trabajando por los derechos humanos de las personas LGBTI”, dijo.

“Desde hace muchos años ha habido tres peticiones concretas: 1) ley contra la discriminación; 2) reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo (matrimonio y uniones de hecho); 3) reconocimiento de la identidad para las personas trans. Seguiremos insistiendo en la obligación que tiene la AN en legislar a favor de las personas LGBTI”

 

About Adriana Ramírez

Check Also

¿Por qué no tengo lo que quiero?

Espacio Mostroso, por Mostro Vacci

Deja un comentario