viernes , septiembre 21 2018
Home / Entre mis piernas / Le pagué a un prostituto y me gustó

Le pagué a un prostituto y me gustó

Decir que saqué esta idea de alguna película pornográfica sería mentirles. Tampoco busqué en X Videos la experiencia de contratar alguno de estos servicios.

Ya sabía que las mujeres rentaban a los hombres como si nosotras no nos quejáramos de las prostitutas. Como si el feminismo no atacara la idea de que vender nuestro cuerpo es la peor enmienda contra nuestra libertad.

La idea realmente me la dio Jessica Chastain y su impecable papel de miss Sloane, una guapísima ejecutiva que busca que el Senado estadounidense  prohíba el uso de las armas en el país vecino.

Aquí lo importante no es la película, que dicho sea de paso es una buena elección para dominguear, si no la inspiración que me dio esta bella y pelirroja mujer, llena de una ambición impresionante, sin amigos ni familia.

Su vida es 100 por ciento trabajo estresante y exitoso. No tiene tiempo qué perder en ir al café o al cine con algún hombre que omite que vive con sus padres antes de conocerlo.

Entonces me hice su fan porque su solución a la falta de sexo se compensa contratando, como solo ella sabe, a un hombre para sus fines sucios.

Después llega a la habitación y pierde unos minutos en una charla introductoria mientras se quita la ropa y lo coge.

Al final le paga y sin más usó a un hombre. Y pues aunque digan que esto va contra la equidad de género, me asombró la manera de deshacerse de tanto juego previo que cansa.

Me propuse buscar prostitutos, sus ofertas, Precios y la horas en que una puede fingir ser feliz.

Y bueno, mientras escasamente pude venirme con algunos de mis ex, este me hizo correr en segundos.

Juro que valieron la pena los pesos que invertí en ese hombre que usó condón, que me besó el clítoris y que no movió mi cabeza cuando lamí su pene.

Y así lo digo secamente porque un encuentro vacío cuerpo a cuerpo no requiere endulzar el oído de ninguna de las partes.

Pero lo mejor es cuando se va. No hay ronquidos ni comentarios voraces, ni novias celosas detrás del telón.

Todo bien con los prostitutigolfos.

About María Fernanda Soto Aguilar

Check Also

En aquellos tiempos era una forma diferente de amar

Iniciación (1995) de Marco Lucca 

Deja un comentario