viernes , julio 1 2022
Home / Humanismo y legalidad / Las emociones y el arte como herramienta de transformación personal y social

Las emociones y el arte como herramienta de transformación personal y social

Por Aura Eloísa Álvarez Barrios, ae.alvarezbarrios@gmail.com

Después de trabajar en la Suprema Corte de Justicia con casos asociados a la violencia de género y notar lo infructífero de lo punitivo para transformar la realidad social, decidí indagar si en el mundo del arte encontraba las herramientas de cambio que buscaba. Han pasado ya varios años desde que decidí explorar el mundo del arte y hacerlo parte de mi vida cotidiana.

Comencé con el objetivo general de dedicarle el mayor tiempo posible en mi día a día. Empecé destinando algunos minutos al dibujo y a la fotografía, entonces, me sentaba en mi tiempo libre en distintos puntos del centro histórico de la Ciudad de México, tomaba clases de danza clásica e intentaba dedicar la mayor parte de mi tiempo libre al arte.

Indagué cómo me sentía y descubrí que el trabajo creativo me ayudaba a canalizar mi emocionalidad y, de alguna manera, me hacía sentirme cerca de la belleza. Cada vez se fue haciendo más fuerte la necesidad de seguir explorando el mundo artístico y de pronto sentí podía hacerlo de otra forma, de una más activa: a través del cuerpo en movimiento.

El objetivo en un inicio era empujarme a enfrentar algunos miedos, y usar más mi cuerpo: me inscribí a una clase de cuerda tensa, aprendí lo básico de malabares con pelotas, subí un mástil chino. Conocí los látigos y, a través de ejercicios de aproximación al clown comencé a explorar objetos y a jugar con ellos.

Sé que este tipo de experiencias a mí me resultaron extraordinarias por el contraste que hay entre el mundo del Derecho y el maravilloso mundo de la libertad y el arte. Un lugar, desde mi perspectiva, desde el que puede cuestionarse todo, a partir de la sensibilidad y la creación.

El arte como herramienta crítica del binarismo de género

La exploración de objetos de los ejercicios de aproximación al clown me llevó a comenzar con el juego con el machete y los jitomates en el proyecto de Mujer Barbuda (del que he hablado en mi entrada anterior). En mi caso, le asigné un simbolismo a ambos y decidí jugar con ello: cómo me relaciono con mi sexualidad, con mi vitalidad, con la fortaleza y los mitos, como el del amor romántico.

Esos juegos me ayudaron a entender que el arte también puede ser utilizado como una herramienta crítica. En mi caso muy particular, me ayudó a indagar en mi sentir y a cuestionar ciertos conceptos relacionados con el sistema de sexo-género, y con otra información que estudié tiempo atrás sobre el mismo asunto y la violencia de género.

Arte para el empoderamiento

En ese caminar, puedo decir que el arte me ha ayudado a ser crítica frente a ciertos conceptos, por ejemplo, en mi caso el de “ser mujer”; a conocerme mejor,y a conectar con personas con perspectivas y visiones de la vida muy variables, incluso, opuestas entre sí.

En definitiva pienso que este tipo de conocimiento encarnado o conocimiento situado, un poco más cercano a la autoetnografía, puede ayudar a conocernos mejor y a empoderarnos en muchos sentidos.

Mientras más me siento y mejor me conozco, me doy cuenta de quién soy y tengo más herramientas para identificar los prejuicios o estereotipos de género limitantes o violentos.

Expongo aquí mi experiencia porque considero es una herramienta valiosa para cuestionar a través del juego y de la creación artiística las asignaciones o normas de género que limitan la experiencia humana. Estoy segura de que esto resultará de gran ayuda para el colectivo LGBTQ+ y espero en el futuro compartir mi sentir respecto al tema de forma activa, artística y colectiva.

 

Fuente imágenes:

 

About Humanismo y Legalidad

Check Also

 ¡No tengo que nada!… 

Espacio Mostroso, ilustración: Siul Rodri

Deja un comentario

Hermoso…