lunes , agosto 19 2019
Home / Humanismo y legalidad / Las autoridades, sus discursos y el irrespeto a los derechos fundamentales

Las autoridades, sus discursos y el irrespeto a los derechos fundamentales

Por: Norma Celia Bautista Romero (norma@humanismo.mx)

Los derechos humanos tienen muchos niveles de estudio, entre los más importantes se encuentran las obligaciones de los agentes estatales una vez que en sede interna se ha realizado el reconocimiento de determinados derechos, así como también el cumplimiento de instrumentos internacionales que el Estado ha incorporado como norma nacional, del mismo modo, resulta importante analizar la influencia de las luchas sociales y los movimientos de colectivos en el reconocimiento de derechos y la implementación de las herramientas y medidas para hacerlos válidos.

En relación a los compromisos estatales en general, el nivel de implementación de cada uno de ellos dependerá de los diferentes órdenes de gobierno y de las diversas atribuciones que se les confieran a las autoridades, pese a ello, existe un deber ineludible que debe atenderse: El respeto.

Desde hace tiempo, y hoy día con más frecuencia, hemos sido testigos de discursos políticos o de determinadas autoridades, que realizan manifestaciones vejatorias en contra de grupos o colectivos, así como en contra de situaciones en particular que tienen implicaciones con dichos grupos. Si bien algunos se enmarcan dentro de la posición de poder de la autoridad que los emiten, otros tantos se defienden desde el derecho a la libertad de expresión.

Lo anterior nos hace reflexionar, ¿es válido justificar un discurso pasando por alto los compromisos estatales e internacionales en materia de derechos fundamentales? La respuesta a esta interrogante siempre será negativa.

En días pasados hemos presenciado como el actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, tiene un desprecio profundo en contra de la comunidad LGBTTI, esto impacta en sus acciones como mandatario, por ejemplo ha puesto sobre la mesa sus planes para revisar libros de texto, con el fin de suprimir referencias a la homosexualidad y cuestiones relacionadas a la perspectiva de género, para reforzar lo anterior ha hecho desaparecer el Departamento de Diversidad del Ministerio de Educación.

En Estados Unidos, el veto a soldados trans, propuesta del actual presidente Donald Trump, ha sido avalado por el Tribunal Supremo de Estados Unidos. Con el argumento de que dichos soldados ponen en riesgo la letalidad y la eficacia militar, además de ser una carga que implica gastos excesivos, se ha considerado que no es viable su incorporación o permanencia en  el ejército estadunidense.

En la ciudad de Padag, en la provincia de Sumatra Occidental, al alcalde Mahyeldi Ansharullah, ha manifestado que su administración se apoya de las fuerzas armadas de Indonesia, para perseguir, encarcelar y someter a terapias de conversión a las personas LGBTTI de su comunidad.

Por su parte en Japón, la Suprema Corte ratificó una ley que obliga a las personas trans a ser esterilizadas, previo a su solicitud legal de cambio de género. La determinación se tomó atendiendo a la prevención de posibles problemas entre padres e hijos, además busca evitar confusión y cambios abruptos en la sociedad japonesa.

Ya en nuestro país, el diputado local en el Estado de Nuevo León, Carlos Leal, manifestaba su desacuerdo respecto a programas televisivos en donde se mostraran parejas del mismo sexo. En la red social twitter, manifestó que estas emisiones pretendían normalizar la homosexualidad, fijando con ello antivalores en la sociedad, por lo que rechazaba la ideología de género y defendía la visión tradicional de familia.

En un tema relacionado, en el Estado de Oaxaca, en el pasado proceso electoral, el Tribunal Electoral del Poder Judicial, canceló 15 candidaturas de hombres que se hicieron pasar por mujeres trans, con el fin de cubrir las cuotas de género y lograr beneficiarse con un cargo público.

Lo más reciente, fue dicho por el actual secretario de hacienda, Carlos Urzúa Macías, en relación a las estancias infantiles y las irregularidades que se detectaron en ellas, al respecto refirió que se estaba analizando la opción de entregar dinero a los padres, para que ellos decidan a quien entregárselo y que de esa manera podría apoyar a las abuelas quienes cuidan mejor a los niños que las estancias, perpetuando de esta manera la idea de que las mujeres cumplen una función de cuidadoras.

De esta manera podemos observar un fenómeno recurrente. Si bien como individuos podemos estar a favor o en contra de cualquier conducta que nos parezca ofensiva a nuestra persona o creencias, ello debe quedar, por principios éticos, en el ámbito privado, resultando reprobable que se incorpore en la función pública, cuando se trata de agentes estatales. En los ejemplos mencionados, el cargo público que ostenta se encuentra impregnado de sus creencias personales y se incorporan en sus actividades o discursos.

Ellen Page, actriz canadiense y activista de la comunidad LGBTTI, en relación a las acciones emprendidas por Donald Trump y Mike Pence en contra de esta comunidad, dijo en una entrevista, visiblemente molesta y con lágrimas en los ojos: “si estas en una posición de poder y odias a las personas, y quieres causarles sufrimiento y pasas tu carrera tratando de causar sufrimiento. ¿Qué cree que va a pasar?…Esto necesita parar” Ella se refería a las constantes agresiones que ha sido objeto la comunidad, desde agresiones físicas, prohibiciones legales, la concepción de que las terapias de conversión son efectivas o personas que terminan suicidándose por el acoso constante, simplemente por ser diferentes. De pronto el centro de análisis se enfoca en los mensajes que esos discursos o acciones mandan a la colectividad.

En este tenor, es claro que las concepciones personales deben dejarse de lado cuando perteneces al servicio público, ahí la atención a la colectividad es prioridad, por ello los prejuicios, los estereotipos y la discriminación no tienen cabida. El “poder” que fue otorgado por la ciudadanía y las atribuciones que se le atribuyen a las autoridades, no es un cheque en blanco para pasar por encima de los derechos de las personas a las que deben servir.

 

 

Para más información y comentarios relacionados con este artículo o para conocer las acciones y el trabajo que realizamos en Humanismo & Legalidad en favor de la población LGBTTTI, les invitamos a comunicarse al correo  contacto@humanismo.mx, o visitar nuestras redes sociales.

 

About Humanismo y Legalidad

Check Also

¿Y qué pasó con el voto trans?

Por Myriam Brito Domínguez, myriam@humanismo.mx

Deja un comentario