jueves , noviembre 15 2018
Home / Vivir / La vida después del multijugador en línea

La vida después del multijugador en línea

Gamers LGBTI México 

Muchos de nosotros recordamos con especial cariño nuestra niñez gracias a juegos que ahora nos traen un suspiro de nostalgia. Algunos con juegos de Nintendo, otros con juegos de Atari y otros con juegos de Sega o de Playstation.

Se nos vienen a la mente, sobre todo, aquellos juegos que hacían que nuestros amigos llegaran a nuestra casa (y que nuestra mamá entrara en pánico pensando que dejaríamos todo sucio). También estaba el miedo de que alguien, o tal vez un hermanito, se cruzara frente a la televisión, jalando el cable del control y con ello, de paso, la consola… ¡y los gritos de miedo de todos!

¿Quién no disfrutó jugar el modo multijugador de Golden eye en el Nintendo 64? Con la consigna de que cada quien debería ver únicamente el cuadro que le correspondía en la pantalla dividida, y en ese entonces no teníamos otra opción más que confiar puramente en nuestros contrincantes (aunque la verdad es que todos mirábamos de reojo los otros cuadros jeje) y bueno, aunque ahora una pantalla como las de aquel entonces nos pudiera resultar pequeña, era más que suficiente para nuestra diversión.

Con el paso del tiempo y con la llegada de Microsoft llegó el multijugador en línea. Cabe mencionar que, aunque Sega ya lo había implementado, su uso masivo no se popularizó en consolas caseras hasta la llegada del Xbox original. Xbox live abrió un nuevo mundo de posibilidades al poder jugar con personas de distintas partes del país y del mundo con únicamente una conexión a internet, lo cual ocasionó que el modo multijugador local empezara a hacerse a un lado, siendo quizás Nintendo quien más ha tardado en sumarse a la tendencia. No obstante, esto nos ha permitido disfrutar en modo local de grandes momentos con los amigos jugando las diferentes versiones de Mario Party, Mario Kart o Smash Bros, y manchar los controles con la grasita de la pizza mientras no falta el que derrama el refresco que dejó en el piso sin tapar.

Aún así, se ha ido perdiendo esa tradición y, a veces, juegas más con tus amigos en línea, ya sea por el clima, la distancia, la falta de tiempo o las responsabilidades de ser un adulto al que solo le permiten jugar cuando ya todos duermen.

Si bien es cierto que el multijugador nos abrió las puertas a, literalmente, nuevos mundos en los cuales perdernos, también trajo nuevos enemigos como el bullying, el robo de cuentas, el acoso, los trolls, los niños rata y principalmente los insultos que, hay que decirlo, siempre han sido parte de nuestros momentos en los videojuegos.

Sin embargo, el multijugador en línea también puede traer cosas buenas: nuevos amigos, nuevos retos o incluso nuevos juegos a los que te invitan a jugar (que, de hecho, fue la forma como yo descubrí Gears of War junto con un nuevo grupo de amigos en línea que estuvieron ahí no solamente para jugar). En mi experiencia personal, estos nuevos amigos me ayudaron a vencer un gran momento de depresión, a mitigar la soledad, a “convivir” a distancia con buenos amigos de Puebla, Texas, Veracruz, Oaxaca, etc. Y fue así como salí del closet –por primera vez- con amigos, en línea, en confianza, y se sintió muy bien, sobre todo por el apoyo que recibí. Tal vez haya gente que no entienda el cariño que uno puede sentir por los videojuegos, y que piensen que nos la pasamos sentados inmersos en una realidad alterna, pero muchos ahí hemos encontrado lo que en otros lados nos resulta más difícil.

Como todo, parece que los videojuegos siguen evolucionando y siendo más abiertos en ese sentido pues no discriminan (los juegos no discriminan, pero que los videojugadores lo hagan ya es otra cuestión). Así, puedes hacerte de buenos nuevos amigos con los que, quizás, eventualmente te verás en persona para jugar la reta en casa y olvidar la vida Godínez por un rato, para comparar los combos o para sanarte en esas peleas contra grandes enemigos y en el camino disfrutar de una cerveza, un pedazo de pizza y un poco de nostalgia de aquello que fue nuestra infancia.

 

No olviden visitar nuestras redes sociales en facebook y twitter Gamers LGBTI Méx

About Gamers LGBTI México

Check Also

Mujer fuerte: se puede llorar, gritar… tirar la toalla de vez en cuando

En la intimidad con Lotta

Deja un comentario