sábado , febrero 27 2021
Home / Compartir / LA VENGANZA DE LAS MUJERES TRANS ESTÁ EN LA PALABRA

LA VENGANZA DE LAS MUJERES TRANS ESTÁ EN LA PALABRA

Por Denisse Valverde Iturralde

Al momento de escribir estas letras, ver en pleno siglo nuevo una sociedad genocida que sólo aspira vernos muertas, una sociedad que enseña a odiar lo que es diferente, desde un lenguaje soez, hasta golpes, es lo que recibimos día con día.

En un mundo un poco más justo, según las leyes que hemos ganado, las mujeres trans parece que tenemos que pedir permiso a todo lo que hacemos, acostumbradas a los golpes y escupitajos que nos dan por sólo salir a la calle a luchar por un mundo más ecuánime, parece un sueño quimero e irreal escuchando el veneno de lenguaje como se dirigen a muchas de nosotras, y que no entiendes porque te hablan así.

Dentro de un mundo de fantasmas por tantas hermanas asesinadas en plenitud de vida dejando un eco de su voz pidiendo justicia, en cuerpos donde escribimos nuestras historias de amor y desamor, cuerpos esculpidos erróneamente por aceites diversos, tan malos todos al final de cuentas.

Cuerpos llenos de estrógenos, arriesgando nuestras vidas por alcanzar ideales que muchas veces nos obliga la sociedad, por pasar desapercibidas, pero la mayoría siempre por ignorancia, y por estereotipos que nos marca la sociedad, y la facilidad de estos mercaderes de la muerte que te ofrecen sus productos y luego los quieren alabar como emblemas de la comunidad Trans.

Aún con eso lo más importante es saber que hay muchas sobrevivientes para disgusto de los malignos que sólo desean nuestra muerte, muchas de ellas arrastrándose, con manchas en el cuerpo por la mala decisión de estas infiltraciones, bombas de tiempo que se llevan en el cuerpo, esperando que exploten.

Valorando a mis compañeras las malas según la sociedad, que sólo pretenden nuestros cuerpos para gozo y después los pretenden como cuerpos muertos.

En una sociedad en que las mujeres trans mayores hemos sido partícipes de cambios en todas las siglas LGBTI+, históricamente, desde matrimonios igualitarios, hasta identidad de género. Gritando por mi lucha y la lucha de mis hermanas y hermanos y gays, aunque muchos de ellos solos nos olvidan.

Hoy se alzan las nuevas juventudes trans queriendo imponer su ley y olvidando toda nuestra historia que les ha beneficiado; una historia que les pesa y quieren olvidar; una historia que hoy les permite estudiar con la anatomía, gusto o la identidad que quieran.

Mentes con el síndrome de Dory la de Buscando a Nemo, olvidan todo.

Historias que seguimos gritando por nuestro lugar olvidado en las primeras marchas en los 70 y los gays nos invisibilizan. Historias que escribimos con dolor que hoy las nuevas generaciones no conocen o no quieren conocer. Pseudointelectuales que por haber tenido oportunidad de estudiar en una universidad gracias a estas, nosotras las analfabetas que se nos prohibía seguir estudiando por nuestro aspecto.

Las nuevas generaciones olvidan el por qué están ahora ahí.

Luchas por demás desiguales, historia donde recogemos fragmentos de nuestras vidas para decirles al mundo aquí seguimos.

Mujeres trans que nos bañamos con nuestras propias lágrimas, muchas en completa soledad. Evitando arrastrarme a la locura.

Por eso digo: no somos las malas.

Hoy vine a escribir, me convocaron cuando todo era oscuro y de noche, queriendo escribir sobre mi propio cuerpo.

La sociedad no mejora, mejoramos nosotras.

Las mujeres trans mejoramos por las que vienen y no tengan que vivir historias tan macabras como las que hemos vivido nosotras.

Nuestra venganza está en la palabra, en cada letra que dejamos para que la gente sepa que somos mejores de lo que creen y al final lo más importante de nuestra venganza será el ver mujeres trans en mejores condiciones de vida.

La palabra, un aliciente que se nos va olvidando: mujeres, siempre mujeres trans.

About Denisse Valverde Iturralde

Check Also

Deberíamos tenernos más a menudo…

Letras vibrantes para mayores de edad…

Deja un comentario