jueves , noviembre 15 2018
Home / Humanismo y legalidad / La diversidad sexual ¿tarea de casa o de la escuela?

La diversidad sexual ¿tarea de casa o de la escuela?

Por: Norma Celia Bautista Romero (norma@humanismo.mx)

En pláticas que he impartido sobre derechos humanos, la percepción de los asistentes generalmente se inclina a la idea de que el reconocimiento y la creación de leyes no es suficiente para ejercerlos y exigirlos. Si bien estoy de acuerdo con esta afirmación, considerar que el respeto y protección a los derechos humanos sólo le corresponde al Estado, es un error.

En los primeros años de nuestra vida, el primer grupo social donde nos desarrollamos es la familia, este conjunto de personas es el que nos fija los diversos comportamientos con los que interactuaremos con otros grupos sociales. Posteriormente estos comportamientos se verán modificados, igualados, acrecentados o disminuidos, en la escuela, nuestro siguiente grupo social en la infancia.

Mi percepción es que la niñez resulta la etapa idónea para introyectar valores y principios vitales para la convivencia pacífica, así el respeto, la diversidad, la diferencia, la tolerancia y la eliminación de prejuicios, estereotipos o estigmas, deben ser cuestiones indispensables en la educación de un niño.

Con esta idea en la mente, me di a la tarea de revisar todos los libros de texto gratuitos de educación básica de la Secretaría de Educación Pública, buscaba la materialización de la obligación estatal de proteger, promover, garantizar y respetar los derechos de todas las personas, específicamente en temas de diversidad sexual, esto en el marco de lo señalado en el artículo primero constitucional.

Encontré que en educación primaria contamos con materias como formación cívica y ética, exploración de la naturaleza y la sociedad; y ciencias naturales. Es a partir del quinto grado que encontramos temas como respeto y buen trato, acciones a favor de la diversidad y contra la discriminación, sexualidad, relaciones personales basadas en el respeto a la dignidad humana; sin embargo no noté una referencia expresa a la diversidad sexual, circunstancia diferente en la educación secundaria, en donde el abordaje era un poco más evidente, contenidos como aceptación y valoración de sí mismo, características de las sociedades contemporáneas, atracción sexual, actitudes que deterioran y obstaculizan la convivencia, desigualdad, exclusión, ejercicio de la sexualidad e identidad personal, son algunos en donde se relacionaba la idea.

De esta revisión podría concluir que dentro de los planes y programas educativos la diversidad sexual está presente, principalmente en nivel secundaria, sin embargo, después de hablar con algunos maestros que expresaron las dificultades institucionales y parentales para discutir en clase estos contenidos, decidí echar mano del dato empírico, así que mi siguiente tarea fue preguntar a personas cercanas, amigos, compañeros de trabajo y familia, con niños en esa edad escolar, cuál era el abordaje de tópico en la educación básica.

La mayoría me indico que la diversidad sexual no es examinada en las escuelas, algunos otros me mencionaron que desconocía si se habla de ello. Pese a lo anterior prácticamente en la totalidad de los entrevistados refirieron que en casa hablan del tema, algunos porque consideran que es importante abordarlo en la actualidad, otros porque en la convivencia diaria es frecuente ver parejas del mismo sexo besándose, tomándose de la mano o abrazándose y ante el cuestionamiento de los niños la explicación es necesaria, pero también la explicación se vuelve imperante cuando dentro de sus familias cuentan con miembros de la comunidad. También para notar como algunos de los prejuicios se encuentran aún arraigados, de los entrevistados que se encuentran en un rango de edad mayor a los 50 años, existe renuencia para hablar con niños o adolescentes porque consideran que no es propio de su edad, en caso de hablarlo, prefieren hacerlo de manera directa ante el temor de que la información se transmita de manera inadecuada a sus creencias.

Por su parte, una proporción muy pequeña de los entrevistados se oponen a que la materia sea abordada en las escuelas y del mismo modo una proporción muy baja indico que les gustaría que en las mismas les informará de manera previa antes de discutirlo con los niños, siendo la generalidad quienes manifiestan que no tendrían problema alguno en que se hablara abiertamente sobre este. Así mi conclusión en esta parte del ejercicio, es que, si bien existe una apertura y en los hogares mexicanos se trata el punto, el abordaje del mismo queda mucho a la interpretación de quien trasmite el mensaje.

Como conclusión general podría afirmar que el temor para hablar abiertamente aún está presente, en las escuelas por la posible reacción de los padres, y de los padres porque no saben si la información que le proporcionan a su hijo, pueda afectar la educación familiar de otros niños.

La labor no es pequeña, aún tenemos que seguir trabajando en la eliminación de todo aquello que estigmatiza a este grupo, desde un nivel estatal el avance esta dado con la incorporación de la figura en los planes y programas de estudio, pero también debemos asumir la responsabilidad que tenemos como cabezas de familia o como integrantes de una familia en donde los niños y adolescentes están presentes, nuestras creencias personales no pueden ir por encima del ejercicio de derechos de otros, la exclusión aún es visible en nuestra sociedad, y si el temor de uno u otro lado es la causa, es urgente tomar conciencia y velar por la inclusión, al final eso es siempre lo que encontramos en los lemas más progresistas: el futuro y el presente esta en los niños y jóvenes.

Para más información y comentarios relacionados con este artículo o para conocer las acciones y el trabajo que realizamos en Humanismo & Legalidad en favor de la población LGBTTTI, les invitamos a comunicarse al correo  contacto@humanismo.mx, o visitar nuestras redes sociales.

 

About Humanismo y Legalidad

Check Also

Mujer fuerte: se puede llorar, gritar… tirar la toalla de vez en cuando

En la intimidad con Lotta

Deja un comentario