domingo , septiembre 27 2020
Home / Principal / Hoy es solo otro día…

Hoy es solo otro día…

Una breve reflexión

Hace algunos meses tomé la decisión de separar los desechos orgánicos en casa y colocarlos en macetas o en el espacio habilitado en el patio trasero para sembrar los tallos secos y raídos de unas nochebuenas que creía muertas.

Cáscaras, cascarones, pedazos de tortilla, bagazo de frutas, restos de verduras sucias o casi podridas de tan maduras, huesos, semillas… todos los alimentos restantes iban a parar al sitio detallado. Ya saben: al fondo una capa de contenedores de huevo de cartón, una capa de tierra, una capa generosa de desperdicios, otra capa de tierra, otra de desperdicios y otra de tierra.

Quizá una de las capas de tierra fue sustituida por restos de jardinería y plantas y el cartón por servilletas y papel de cocina con manchas de comida e incluso con aceite residual de cocina. Todo es posible, factible y recomendable si de reciclar se trata, después de todo, se trata de ayudar al planeta. De salvarnos.

Como dije, la decisión se tomó hace meses. Hoy en las macetas crecen plantas de cebollas, apio, betabel, perejil y chile verde, así como árboles de aguacates, naranjas y limones. Estos últimos todavía no florean, pero espero que lo hagan en breve. Ah, casi lo olvido: las nochebuenas renacieron, al menos tres de los cinco tallos sembrados, y ya tienen hojas y retoños.

El esfuerzo de este servidor podría parecer nimio e incluso ridículo para algunos, especialmente cuando el argumento es ayudar al planeta y salvarnos. No lo considero así.

El ser humano, en la generalidad, nos hemos convertido en la peor plaga que jamás haya puesto sus pies sobre esta tierra y no lo digo yo, lo dicen las cientos, quizá miles de especies desaparecidas; los constantes enfrentamientos bélicos; la incapacidad más que evidente para perseguir y alcanzar objetivos comunes sin que ello implique la destrucción de comunidades enteras; la falta de empatía; el nulo interés por el otro y el eterno afán por encontrar una justificación a todo lo que hemos hecho y dejado de hacer… una penosa carencia de aquello que debería hacernos lo que somos: humanidad.

En lo individual, la historia es diferente. Conozco personas comprometidas, preocupadas y ocupadas en hacer del entorno algo mejor para todos. Todas ponen su granito de arena de alguna u otra forma y puede parecer, como ya mencioné anteriormente, ridículo, pero créelo, no lo es cuando caemos en la cuenta de que cada unidad suma.

Lo he entendido.

La reflexión viene a cuento por esta virulenta actualidad que atravesamos. Esa en la que si bien es cierto hoy es solo otro día, también lo es el hecho de que quizá mañana haya lugares vacíos en las mesas de cientos o miles de hogares…

¿Estás dispuesto a aportar tu granito de arena?

About Alejandro Evaristo

Check Also

39. ¿Dos lesbianas pueden infectarse enfermedades? ¿Qué métodos pueden prevenir enfermedades en relaciones de dos mujeres?

100 preguntas sobre sexualidad adolescente

Deja un comentario