sábado , noviembre 17 2018
Home / Entre mis piernas / El sexo con el ex

El sexo con el ex

 

Ahora que el simulacro de paz y amor ha terminado, es hora de hacer un balance y salir del ensueño que provocan diciembre y sus posadas. Gracias a la vulnerabilidad de las fiestas navideñas, y ante el ocio de las vacaciones, se me ocurrió una idea nada brillante, ni original: buscar a mi ex.

¿Para qué se busca al que supuestamente era el amor de tu vida en Navidad? Por un momento, para perdonar, volver o decirle que lo extrañas desde hace cinco meses cuando la separación ocurrió. Luego hice una pausa y respiré. No era posible que a pesar del daño tuviera semejante sentimentalismo. Que a pesar de su burla, quisiera todavía regresar.

Pero no, luego lo medité fríamente y descubrí que lo que realmente necesito era sexo, propósito incluido en la lista de cosas por hacer en este año nuevo. Sin embargo, existe un impedimento, como aún no he superado a mi ex, no he podido estar con ninguna otra persona. Lo intenté una vez y el resultado fue tan bochornoso que mi acompañante debió pagar un cuarto de motel nada más para ver televisión.

Entonces, una amigo cercano sugirió proponerle a mi ex tener sexo. No lo he hecho, desde luego pero he imaginado diferentes escenarios, y como no tengo con quién desahogarme, aquí las descripciones de tener sexo con el ex.

En la mejor posibilidad, puedo proponerle a mi ex tener sexo y como buen hombre macho alfa, además de que el sexo entre nosotros era espectacular, aceptará. Lo haremos y será bueno, bonito y barato. Además del plus que mi cuerpo por fin dejará de mojarse al primer pensamiento cochambroso, sediento de humanidad.

En el peor de los casos, dirá que no, si fuera un hombre cabal, dirá que lo nuestro ha terminado y es mejor no volvernos a ver para no remover sentimientos, los cuales están a punto de extinguirse (de mi parte, porque él nunca me quiso). Obviamente nunca me lo dirá de esa forma, pero puede buscar algún pretexto tonto para rechazarme sin verse grosero como siempre hace.

Otro escenario sería que acepte, intente ir a su casa o el a la mía y que yo vuelva a bloquearme, ¡o peor! Que note que aún lo quiero o lo contrario, que ya ni me guste o que el sexo ya no sea bueno a falta de amor.

Nunca he cogido con un ex. Pero si no puedo con nadie más, ¿será recomendable? Puede que estas ideas queden sólo en papel, en una inevitable escritura a falta de diálogo abierto con esa persona o puede que en la siguiente “Entre mis piernas” cuente una experiencia nueva si es que sucede.

¿Ustedes que opinan? No olviden que como cada año, hay que tener de objetivo el sexo permanente, para que no les pase como a mí. ¡Feliz año!

 

 

About María Fernanda Soto Aguilar

Check Also

8. ¿A qué edad comienza y finaliza la menstruación?

100 preguntas sobre sexualidad adolescente

Deja un comentario