Home / CdMx / El travestismo y los disfraces cotidianos

El travestismo y los disfraces cotidianos

Por: Benjamín García Aguirre (contacto@humanismo.mx)

Con lo que he vivido y me ha tocado presenciar, me cuestiono sí realmente conocemos el significado de fondo de lo que se ha dado en llamar “diversidad sexual”.

Por ejemplo, muchas personas usan el término “travesti” de manera peyorativa, pero si analizamos este significado nos daremos cuenta que todos en alguna o en muchas ocasiones, hemos sido “travestis”. ¿Te suena raro? No te sorprendas, porque desde nuestro nacimiento somos disfrazados, nos suelen vestir de la manera que la propia sociedad impone a través de los roles.

Sin embargo, en esa etapa temprana, no somos conscientes de aquello que se nos atribuye, será con el paso del tiempo en que adoptamos y nos adaptamos al decir de los demás, sólo aquello que sea bien visto por los demás será lo que tendremos que aceptar y acatar.

Cualquier evento social que acontezca implicará desarrollar una determinada forma de ser y de comportarse, todo ajustándose al tipo de ocasión, es ahí donde volvemos a manifestar el travestismo. Si somos pequeños, nuestros familiares deciden el tema de la fiesta y nos obligan a usar disfraces de personajes que nada tienen que ver con nuestra forma de ser o lo que realmente nos gusta.

Cuando inicia nuestra educación y salimos del núcleo familiar, en los colegios nos encontraremos que nuestros compañeros tienen diferentes formas de ver lo que acontece en el contexto social, las conversaciones versarán sobre juguetes, modas o personajes, que al final también serán impuestos por la televisión y por los otros medios de comunicación.

Entonces, con este panorama, idealizamos alguien que nos agrada, pero también tenemos nuestros disgustos con quien nos desagrada. En el primer caso, para sentirnos realizados en ese personaje al tomarlo como ejemplo, adoptamos partes de sus acciones, de sus palabras, de sus ideas, de su forma de vestir, de los mensajes que transmite, pero yo preguntó ¿Acaso, esta no es una forma de transformarse en alguien que no es uno? ¿No estamos tratando de ser como otro?

El travestismo, no es sólo una forma de vestir, para mí, el travestismo manifiesta nuestra ideología y aquello que quisiéramos ser en la vida, es un traje que a veces usamos de acuerdo a la ocasión o lo que hagamos en un momento dado. A veces es efímero y a veces muy largo.

De este modo el travestismo es algo más de lo que pensamos y de la etiqueta que le ponemos a alguien para calificarlo como bueno o como malo. Es una forma de expresar la voluntad de actuar en la vida, es aquello con lo que queremos identificarnos.

Pese a lo anterior, al travestismo lo hemos usado para señalar a aquellos que son distintos, los señalamos porque no queremos parecernos o no quisiéramos ser como ellos.

Pero, con esa idea, entonces ¿qué pensamos de los antifaces, de los hábitos que usan los frailes, de los uniformes que usan los soldados, de las batas de los médicos, de los gorros de las azafatas, de los zapatos, de las joyas e incluso del dinero? ¿acaso no nos transforman también?

A veces transformarnos en otros suele ser útil para conseguir cosas necesarias o vitales para nosotros, esto incluso, no es ajeno a mujeres y hombres, baste recordar a Juana de Asbaje quien tuvo que simular ser “hombre” para poder acceder a la educación.

Un ladrón se disfraza, el papa usa disfraz, la mujer a veces usa pantalón, pero sí un hombre se viste de mujer, todo cambia, estamos frente a un desviado, nos horroriza y nos hace voltear la mirada con intriga y en algunas ocasiones nos sorprende porque en la mayoría de las ocasiones los hombres que se disfrazan de mujer, suelen ser más cuidadosos de los detalles o incluso pueden superar en mucho la apariencia de mujeres consideradas como íconos de la belleza, esa belleza que poseen tanto hombres como mujeres.

Al final de lo que se trata es de entendernos y respetarnos, pero sobre todo de aceptar la diferencia de cada uno de nosotros, fuera de los estereotipos y los prejuicios que nos han impuesto y que nos hace rechazar a los diversos.

 

Para más información y comentarios relacionados con este artículo o para conocer las acciones y el trabajo que realizamos en Humanismo & Legalidad en favor de la población LGBTTTI, les invitamos a comunicarse al correo  contacto@humanismo.mx, o visitar nuestras redes sociales.

 

About Humanismo y Legalidad

Check Also

Más de 450 parejas del mismo sexo en todo el país se han registrado en el ISSSTE

Comunicado

Deja un comentario