jueves , noviembre 15 2018
Home / Vivir / El ciberacoso escolar LGTBfóbico 

El ciberacoso escolar LGTBfóbico 

Una aportación de Stop Acoso Escolar LGTB

El ciberacoso (ciberbullying) es el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la información electrónica y los medios de comunicación como el correo electrónico, las redes sociales, los blogs, las páginas webs, los móviles y las apps para acosar a un individuo o grupo mediante ataques personales.

Al igual que el acoso escolar, tiene graves consecuencias sobre el bienestar psicosocial del alumnado. Una de las características que lo hacen especialmente nocivo es el hecho de que las víctimas no pueden escapar de las agresiones cuando abandonan el centro, si no que este maltrato les sigue a su domicilio, estén donde estén, si tienen acceso a un móvil o un cualquier dispositivo informático.

Además, comparte con el bullying sus componentes básicos: intencionalidad, desequilibrio de poder y recurrencia de las acciones.

Adicionalmente, consta de una serie de características específicas, como el hecho de que al igual que en el acoso escolar, es necesario que la agresión sea repetida y duradera en el tiempo; no obstante, la repetición ya no consistiría siempre en agredir varias veces. Sería suficiente con subir una sola vez una imagen indeseada a una red social y que la vean varias personas. La repetición se produciría cada vez que se visualizase o se compartiese esa imagen o los comentarios abusivos que la acompañasen.

También suele existir contacto o relación previa en el mundo físico entre las personas agresoras y las víctimas en relación con el centro educativo, además de que hay una intención de causar daño, pese a que no siempre se da en los primeros estadios del proceso. Menores y adolescentes con frecuencia no son conscientes de la viralización de los contenidos que publican en Internet y, por consiguiente, en ocasiones desconocen el alcance que pueden llegar a tener cualquiera de los comentarios que viertan en la Red, especialmente aquellos con un tono burlesco o vejatorio.

Es necesario mencionar que hay cierto anonimato en las acciones y una desinhibición virtual, que lleva a quienes acosan a experimentar menor culpabilidad ante sus actos, amén de que puede estar ligado o no a situaciones de acoso escolar de carácter presencial.

Las víctimas de ciberacoso escolar no pueden escapar de las agresiones cuando finalizan la jornada en el centro educativo. Los ataques les persiguen allá donde tengan acceso a un smartphone o a cualquier dispositivo con conexión a Internet. Esto provoca que después de salir del centro la víctima pueda seguir siendo insultada y humillada, ya sea en su domicilio, en su propia habitación o durante un evento social o familiar.

About Stop Acoso Escolar LGTB

Check Also

Mujer fuerte: se puede llorar, gritar… tirar la toalla de vez en cuando

En la intimidad con Lotta

Deja un comentario