sábado , noviembre 17 2018
Home / Diversidad somos todos / DIVERSIDAD SOMOS TODOS

DIVERSIDAD SOMOS TODOS

En el Día Mundial del SIDA. ¿Quién necesita realmente más conciencia sobre el SIDA?

El pasado viernes 1 de diciembre se conmemoró el Día Mundial del SIDA, una campaña anual de salud mundial para crear conciencia sobre la pandemia del SIDA. La conciencia sobre el VIH / SIDA ha sido un tema central en las intervenciones diseñadas para detener la ola de SIDA, que ha matado a más de 35 millones de personas desde su descubrimiento en la década de 1980.

El continente africano ha asumido gran parte de la carga del SIDA. De los 36 millones de personas que viven con el VIH en todo el mundo, casi el 70 por ciento vive en África. Aunque África tiene solo el 16 por ciento de la población mundial, alberga el 64 por ciento de todas las nuevas infecciones por VIH.

Debido al tremendo impacto que el SIDA ha tenido en el continente, he pasado la última década estudiando la respuesta al SIDA en África. En su nuevo libro, “Intervenciones condenadas al fracaso”, Kim Yi Dionne  examina algunos de los desafíos que enfrentan los donantes, los legisladores y los ciudadanos.

Lo más importante que aprendió a través de su investigación fue la desalineación global al priorizar el SIDA. Al analizar los datos sobre la ayuda externa y las encuestas de opinión pública, mostró que si bien la comunidad internacional prioriza en gran medida el SIDA, los africanos comunes le dan una prioridad relativamente menor al SIDA.

 

Cómo la comunidad internacional prioriza el SIDA

El SIDA ha sido cada vez más importante para los donantes a lo largo del tiempo. El politólogo Jeremy Shiffman señala que la financiación anual para abordar el VIH / SIDA en los países de bajos y medianos ingresos aumentó 28 veces entre 1996 y 2006. En 2006, los donantes comprometieron $ 2.5 mil millones para luchar contra el SIDA en África; para 2015, ese número se duplicó.

Los datos sobre el gasto de los donantes sugieren que el SIDA es excepcional, especialmente si se compara el SIDA con otros problemas de salud. Aunque la malaria es tan mortal como el SIDA en África (y en algunos años, más mortal), el financiamiento del SIDA supera con creces el financiamiento de la malaria.

El SIDA no solo eclipsa otras enfermedades; la financiación del SIDA también ha eclipsado el apoyo a la salud en general. Por ejemplo, en 2003, Ruanda recibió $ 187 millones destinados a programas de SIDA de tres donantes internacionales importantes: PEPFAR, Fondo Mundial y Banco Mundial, que era más de cinco veces el presupuesto anual del gobierno ($ 37 millones) para la salud.

El financiamiento de los donantes para el SIDA también ha superado el financiamiento de donantes para otras intervenciones de desarrollo en África. De 2003 a 2011, el financiamiento de los donantes para el SIDA fue mayor que para la agricultura y para las iniciativas de abastecimiento de agua y saneamiento. De 2007 a 2011, el financiamiento de los donantes para el SIDA incluso superó el financiamiento de los donantes para la educación.

Si bien esta excepcionalidad del SIDA es característica de los donantes, los ciudadanos que navegan por la epidemia de SIDA priorizaron otros temas.

 

Cómo los ciudadanos priorizan el SIDA

Para estudiar las prioridades de los ciudadanos, Dionne examinó los datos de opinión pública recopilados por Afrobarometer, una serie panafricana de encuestas de actitudes públicas que se están llevando a cabo en más de 35 países africanos.

Esperaba que el SIDA fuera una prioridad en África, la región más afectada por el SIDA. También esperaba que los países con epidemias de SIDA más importantes tuvieran más ciudadanos priorizando el SIDA. Los datos mostraron lo contrario.

En 2005, menos de la mitad de los 24,000 encuestados de Afrobarometer pensaron que sus gobiernos deberían dedicar más recursos para combatir el SIDA. Particularmente sorprendentes fueron los países africanos con alta prevalencia del VIH (por ejemplo, Botswana, Zimbabwe, Namibia y Zambia), donde la mayoría de los encuestados dijo que los recursos deberían dedicarse a problemas distintos del SIDA.

Estos hallazgos fueron consistentes con los estudios de becas que analizaron los datos de las primeras oleadas de afrobarómetro que mostraron que el SIDA no se inscribió en un lugar prioritario en la agenda pública, incluso en países de alta prevalencia. El análisis de las últimas oleadas de Afrobarómetro siguió demostrando que el SIDA era una prioridad relativamente baja entre los ciudadanos africanos. Sobrepasando constantemente al SIDA (y la atención médica en general), el desempleo es el problema que los ciudadanos le dan a la más alta prioridad.

Para entender las prioridades de los ciudadanos más profundamente, su investigación la llevó a Malawi, que tenía la novena tasa más alta de VIH en el mundo. Los aldeanos que encuestaron en Malawi clasificaron al VIH / SIDA como la más baja de las cinco prioridades de desarrollo; El SIDA se quedó atrás con el acceso al agua potable, el desarrollo agrícola, la educación y los servicios generales de salud. Su estudio, los participantes en la investigación con pruebas de VIH, e incluso los malauíes VIH-positivos en su estudio dieron mayor prioridad al agua limpia y al desarrollo agrícola sobre las intervenciones contra el SIDA.

La baja prioridad que los malauíes otorgan al SIDA no se debe a que no les preocupe o desconozcan el SIDA. Durante las últimas dos décadas, los malauíes han hablado sobre el SIDA en público y con extraños. Durante conversaciones en funerales, sesiones de bebida o paseos en transporte público, los habitantes de Malawi comparten ideas sobre el SIDA, sus orígenes y cómo se transmite – debatiendo cuánto cambio de comportamiento puede prevenir la infección.

Los malauíes son realmente conocedores del SIDA, probablemente más conocedores que el estadounidense promedio. La Encuesta Demográfica y de Salud de Malawi de 2004 informó que el 82 por ciento de las mujeres y el 90 por ciento de los hombres saben que la infección por VIH no se transmite por los alimentos. Comparo eso con el 51 por ciento de los estadounidenses encuestados por la Kaiser Family Foundation en 2009, quienes manifestaron que les incomodaría que una persona con VIH les preparara la comida.

¿De quién podría despertarse la conciencia en el Día Mundial del SIDA?

Los defensores instan al mundo a centrar la atención en áreas muy afectadas por el SIDA y a poner a disposición recursos sustanciales para luchar contra el SIDA. Pero como muestra en su libro la investigadora, las intervenciones contra el SIDA rara vez buscan información de las personas a quienes se dirigen las intervenciones contra el SIDA.

En muchos países africanos, cada vez es más fácil aprender las opiniones de los ciudadanos, gracias en gran medida a que Afrobarómetro les pregunta a las personas qué asuntos son importantes para ellos.

Mientras muchos en los Estados Unidos y en otras partes de Occidente imaginan a África como un lugar que sufre de SIDA, este Día Mundial del SIDA podría ser una oportunidad para aumentar nuestra conciencia colectiva sobre los problemas que los ciudadanos de África realmente priorizan.

 

Fuente: The Washington Post

 

About Alberto Luna Navarro

Check Also

8. ¿A qué edad comienza y finaliza la menstruación?

100 preguntas sobre sexualidad adolescente

Deja un comentario