martes , noviembre 13 2018
Home / CdMx / Del dicho al hecho…

Del dicho al hecho…

Por Antonio Roque

La teoría dice que todas las personas nacemos en igualdad de derechos y que por el simple hecho de ser seres humanos, ya tenemos intrínsecos esos derechos. Pero hay un dicho popular muy cierto: “Del dicho al hecho, hay mucho trecho”, en palabras llanas, una cosa es lo que está plasmado en las declaraciones universales, instrumentos internacionales y leyes nacionales en materia de derechos humanos y otra muy distinta es que realmente todas y todos gocemos de los derechos humanos.

Lo anterior, lleva a la siguiente pregunta: ¿cuál es la razón por la que no hay una sincronía entre la teoría y la realidad? Respuestas hay varias, sin embargo, el enfoque que en estas líneas breves abordaré, será respecto a los grupos en situación de vulnerabilidad.

Hablar de ello nos llevaría hojas y hojas, pero tomaré como punto de partida lo siguiente: históricamente han existido comunidades, poblaciones y sectores que han sido discriminados, violentados y excluidos por ser y/o vivir en condiciones que no encajan en un sistema predeterminado y dominante.

Hoy por hoy, septiembre de 2018, ese sistema privilegia a las personas que no lo transgreden, a aquellas personas que “cumplen con sus características”, por ejemplo, personas blancas, heterosexuales, cisgénero, nacionales, hombres masculinos, personas con poder adquisitivo, entre otras más.  Por lo tanto, entonces hay quien no encaja en esos moldes y automáticamente se convierten en personas a las que se les vulnera por ser diferentes al estatus quo social, cultural y económico: mujeres, personas en condiciones de pobreza, personas con discapacidad, personas adultas mayores, etc.

Es ahí en donde las personas sexualmente diversas entramos, es decir, gais, lesbianas, bisexuales, trans, intersexuales, etc. Somos personas que no cabemos en ese molde, esto es, en el molde de la heterosexualidad como orientación sexual predominante y el molde binarista cisgénero, pues en ese sistema hay dos opciones: o eres macho o eres hembra y de acuerdo a tu sexo debes seguir las reglas del género que “te corresponde”, si no te defines con una de ellas, entonces ya no eres una persona “normal”.

Entramos entonces a una serie de prejuicios y estigmas culturales y sociales hacia nuestra sexualidad: puto, raro, anormal, machorra y párale de contar. Todo ello abona a la exclusión de nosotras y nosotros, y por lo tanto el pleno goce y ejercicio de nuestros derechos se ve afectado.

Hagamos a conciencia y de manera muy honesta la siguiente reflexión: nunca en un espacio público un hombre (heterosexual) tomado de la mano con su pareja mujer (heterosexual) va a ser señalado, juzgado y mal visto; tampoco un hombre con expresión masculina va a ser mal visto por la sociedad. Pensemos ahora en la otra cara de la moneda, una pareja de hombres y mujeres homosexuales tomados de la mano o dándonos un beso en la calle, tenemos que normalizar y vivir con las miradas incómodas de rechazo; y con la violencia física y emocional  de la que somos blanco, y en el más grave de los casos, asesinatos por odio. ¿Alguna vez has visto o escuchado que matan a un hombre heterosexual por ser heterosexual?, desafortunadamente la respuesta hacia un hombre o mujer no heterosexual cisgénero, la respuesta cambia.

Finalizo diciendo que la población LGBT+ no tenemos derechos especiales sobre las demás personas, pero sí se nos vulneran nuestros derechos por motivo de identidad de género, orientación sexual y/o expresión de género, y debido a las violencias específicas que vivimos, es obligación del Estado garantizarnos el goce de esos derechos a través de medios de protección de derechos humanos específicos, con el objetivo de vivir en condiciones de igualdad respecto a las personas heterosexuales por los motivos antes mencionados.

Y para quienes dicen que en el país y en el mundo hay problemas más importantes y urgentes que atender, que los de una minoría, respondo con la siguiente frase: “no hay luchas de segunda, hay opresiones que no vives”.

About Vanessa López Michael Alfaro Antonio Roque

Check Also

Presentan la segunda temporada de la serie juvenil “Yo soy yo” contra las etiquetas y la discriminación

El jueves 22 a las 20:00 horas por Canal Once (comunicado)

Deja un comentario