miércoles , junio 26 2019
Home / Principal / Debemos ser solidarios y solidarias con otros grupos excluidos: Rebeca Garza

Debemos ser solidarios y solidarias con otros grupos excluidos: Rebeca Garza

Rebeca. Segunda parte

Las personas trans somos sujetos de derecho y no objetos de estudio, sentencia Rebeca Garza López.

Reconoce que hay colectivos y diversidades de opiniones: “incluso dentro de los colectivos trans tenemos diferencias. Por ejemplo las divisiones transexual, travesti y transgénero, para mí, resultan anacrónicas, porque al final del día los conceptos transexual y travesti fueron acuñados por la ciencia médica para patologizarnos y al final del día las definiciones de esos términos te remiten a las decisiones que cada quien toma sobre su cuerpo y creo que es un tema que es personal”.

En México, continúa, hay compañeras a quienes respeta mucho y que reivindican las posiciones travestis, transexual y transgénero, pero pelear por eso, desde su muy particular punto de vista, son discusiones epistemológicas internas que pueden ser muy ricas, pero no deberían ser causa para divisiones: “no es la agenda cuando nos están matando, cuando ni siquiera el Estado reconoce la identidad, cuando en la mayoría de los estados ni siquiera podemos rectificar actas de nacimiento o a pesar de que vayas a la ciudad de México y te rectifiquen tu acta, vas a tu estado de origen y no te quieren resguardar”.

Desde el 1 de marzo es vocal Ejecutiva en Querétaro y considera que el Estado debe ver y reconocer a la población LGBT+ como sujetos políticos bajo una mirada interseccional, entender que cuando se habla de mujeres no se trata de un grupo monolítico, porque hay mujeres trans, cisgénero, lesbianas, hetero, blancas, indígenas, bisexuales, de diversidades funcionales (con discapacidad), intersex… el sujeto político “mujer” es una construcción socio cultural y, por lo tanto, tan socialmente construida es una mujer cisgénero como una mujer trans.

“Tenemos que acabar las etiquetas, todos queremos acabar con las etiquetas, pero mientras yo tenga una etiqueta que me vulnere y me excluya vamos a tener que ponernos etiquetas para colocarnos en planos de igualdad”, subraya.

Debe haber una mirada interseccional, por ejemplo, si tenemos una Secretaría de Educación Pública, esa Secretaría debe de velar por los derechos de las personas trans, de las niñas y niños que van a estudiar desde el kínder, primaria, secundaria, universidad, políticas que protejan los derechos de las niñas, niños, niñes, trans, gay, lesbianas, intersex, indígenas, con discapacidad.

“Hay que preguntarnos ¿a quiénes estamos dejando fuera? Yo te puedo hablar de las personas trans a partir de mi experiencia, pero claro que no solamente las personas trans somos las más excluidas, por ejemplo, yo como mujer trans, instruida y funcionaria pública, no sufro la misma violencia que una mujer trans indígena de la sierra de Oaxaca. Cuando hablemos de lo LGBT y en ello hemos insistido mucho, lo LGBT no es un grupo homogéneo. Por ejemplo, los movimientos gays, se dicen defensores de lo LGBT pero su mirada es gay, masculina, cisgénero, consumista, y dicen queremos marchar ‘pero por favor no vengan exhibiéndose’, ‘las trans que no vayan enseñando las chichis’, ‘por favor compórtate’. Hay que entender que no todo lo LGBT es resistencia, hay algunos que ya han sido asimilados por el sistema capitalista, consumista, inclusive colonizados en términos de blanqueamiento y occidentalización”.

Rebeca afirma que hay personas trans que se desvinculan de lo LGBT por varias razones: un tema es la orientación sexual, que es la LGB (lesbiana, gay, bisexual); otro tema es la identidad de género (lo trans), y otro tema es la diversidad corporal, que es lo intersex, y esas tres categorías se pueden articular o pueden habitar el mismo cuerpo.

“Yo puedo ser una persona trans, lesbiana, intersex, así como se pueden sumar otras categorías como ser una mujer lesbiana intersex indígena con discapacidad y todo esto me coloca en mayores contextos de vulnerabilidad. Eso es una crítica que tenemos que hacer al interior de los movimientos o colectivos LGBT y el Estado también lo tiene que ver, porque LGBT no somos lo mismo, queremos diferentes reivindicaciones políticas, diferentes necesidades”. Afirma que es complejo. Tiene razón.

“Yo soy de la idea de que ante la urgencia de hemos sido históricamente olvidadas todos, todas, todes, sí es bueno que haya acciones afirmativas o medidas de inclusión que en el corto plazo nos permitan reducir niveles de desigualdad o de violencia, es decir como la clínica Condesa, pero no podemos apostar que esa sea la vía de manera permanente porque es una política de Estado. Desde mi punto de vista debemos apostar a que todas las instituciones del Estado nos deben mirar y deben tener esta mirada interseccional, pero también debemos ser solidarios y solidarias con otros grupos excluidos…”.

 

 

 

 

 

 

About Alejandro Evaristo

Check Also

José Sarria: Su Real Majestad, Emperatriz de San Francisco

Artículo publicado originalmente en https://medium.com escrito por Jeffry J. Iovannone

Deja un comentario