jueves , noviembre 15 2018
Home / Baja California / De personas y vestidos

De personas y vestidos

Letras para el colectivo… letras con orgullo

“La increíble historia de… El niño de los vestidos” de David Williams nos narra una historia para jóvenes que rompe con estereotipos, principalmente con los de género.

La historia comienza presentándonos a su protagonista, Dennis un joven de 12 años que gusta de jugar fútbol, pero también le gustan otras cosas que comúnmente se diría que son “de mujeres”.

La mamá de Dennis se fue de casa por problemas en la relación de pareja, por lo Dennis solo vive con su padre y hermano mayor; la dinámica familiar  de estos tres gira en torno a estereotipos masculinos, tales como “no llorar” y “no abrazos”.

No pasa mucho para que surjan algunos problemas dentro del hogar, y esto es debido a que el papá de Dennis encuentra una revista de Vogue escondida debajo de la cama de este último.

Y es que Dennis gusta de ser diferente, en un mundo donde todo es igual y gris él quiere ser diferente y lleno de color.

Aunque comúnmente me detengo a contar más sobre la trama, en esta ocasión es importante señalar algunos puntos.

Es común que en nuestra sociedad al hablar de niños o jóvenes que les “gustan cosas de niñas” pensemos entonces en alguien que se identifica como gay, sin embargo, esta historia no cae en esta típica idea, en toda la novela no se menciona orientación o atracción en específico.

Es común actualmente que en algunas clases de sexualidad humana se utilice el gráfico de “la persona de Gén(ero)gibre” para explicar aspectos como la identidad de género, expresión de género, sexo biológico y orientación/atracción sexual, y como a pesar de que todas estas son aspectos entrelazados, también son áreas independientes por lo que no necesariamente una depende de la otra, y este libro se centra en la expresión de género.

El relato no tarda mucho en mostrarnos un Dennis dispuesto a adentrarse en este mundo diferente y lleno de colores, este otro mundo que su padre le ha prohibido; Dennis toma el riesgo y decide utilizar un vestido que le presta su amiga Lisa.

Entendamos como travestismo la utilización de prendas o accesorios correspondientes al otro sexo/género, y esta conducta puede ser parcial, total, ocasional, periódica o profesional; por lo tanto no está 100% ligado a la orientación ni a la identidad de género, es meramente una expresión y es así como lo maneja la historia, Dennis descubre la practicidad de algunas prendas así como la incomodidad de otras y más adelante descubre el poder que tiene sobre los prejuicios de los demás.

Al final es un excelente libro para romper con los estereotipos alrededor del travestismo, así mismo para que evitemos etiquetar a los demás, no porque alguien guste de trasvestirse quiere decir que sea gay, transgénero o transexual, tanto fuera como dentro de la comunidad LGBTI+ existe muchísima diversidad.

No fomentemos ambiente excluyentes, al contrario, trabajemos por ambientes complementarios, así mismo, reforcemos eso en nosotros mismos; que nuestras conductas y gustos no se eclipsen unos a otros, aprendamos a fusionarlos y que todas sirvan para nuestro crecimiento y felicidad.

Terminando la lectura podemos ver un Dennis que sigue gustando del fútbol y ahora se permite el gusto de accesorios femeninos.

About César Espinosa

Check Also

Tolerancia: celebran 50 años de inclusión espiritual en Querétaro

Fraternidad de Iglesias de la Comunidad Metropolitana (comunicado)

Deja un comentario