miércoles , diciembre 19 2018
Home / Compartir / CUERPOS TRANSGRESORES XXI

CUERPOS TRANSGRESORES XXI

Compartiendo historias

Con la anuencia y autorización de los amigos de Asistencia Legal por los Derechos Humanos AC (ASILEGAL), una organización no gubernamental que trabaja en la defensa, promoción y difusión de los derechos humanos de grupos en situación de vulnerabilidad, seguimos compartiendo las historias sobre personas que han debido enfrentar ignorancia, discriminación y otras situaciones, mismas que fueron recopiladas en una publicación a la que titularon Cuerpos Transgresores. 

 

P. Halliwell: “…era momento de dejar de vender mi identidad, de traicionarme a mí misma y de aceptarme tal y como soy…”

A lo largo de mi vida he sido discriminada tantas veces que ya he perdido la cuenta, no recuerdo cuándo fue la última vez que salí a la calle sin recibir un insulto, sin que me miraran raro o me acosaran, he recibido miles de insultos, incluso de personas que pensé nunca recibiría, así es, de la misma comunidad LGBTI; aunque es una historia interesante y peculiar en esta ocasión no la contaré, esta vez contaré otra historia de discriminación/segregación que muchas veces se pasa por alto y que es tan común que no creo que alguien no la haya hecho y es la que a continuación leerán.

Soy una chica transexual de apenas 19 años de edad, que ha vivido situaciones peculiares y que ha pensado en cómo éstas la han convertido en la mujer que es hoy. De las situaciones que les hablo no son más que de las relaciones erótico/amorosas. Sí, así es, muchas veces somos nosotrxs mismxs los que nos discriminamos, los que nos segregamos, cuántas veces hemos perdido nuestra identidad por alguien que nos gusta, cuántas veces hemos cambiado para agradarle a esa persona, yo lo he hecho muchas veces, en realidad tantas, que sería difícil escribir todas en una simple página, por eso, relataré las más relevantes.

La primera vez que me discriminé a mí misma, me identificaba como un chico gay, iba en preparatoria y mi amiga me presentó a un chico, él era guapo y en lo primero que pensé fue -no le gustaré, es muy guapo para mí-. Después de un tiempo lo que pudo haber sido se esfumó; otra de las veces fue cuando cambié tanto para gustarle a un chico que casi negocio mi identidad para lograrlo, afortunadamente esa vez pude recapacitar a tiempo para no hacerlo, al paso del tiempo cambié, enflaqué gracias al ejercicio y también cambié mi propia definición, pasé de definirme como gay a definirme como transexual, fue un paso muy grande y complicado, sin embargo lo hice, pensé que cambiaría la forma en la que los hombres me verían y así fue, pasé de tener muchos ligues a no tener ninguno y eso me llevó a la próxima vez.

Esta vez lo hice, vendí mi identidad para agradarle a un chico, le mentí, dije que era gay, pensé que era la única manera en la que alguien se fijaría en mí y así fue, poco a poco me fui perdiendo, cada vez ocultaba otra parte de mí para que un hombre se fijara en mí. Al final yo  estaba  tan  confundida, ¿quién era yo en realidad? y ¿qué estaba haciendo? Después de un tiempo toqué fondo, afortunadamente no estaba sola, gracias a mis amigos y familia pude volver a ver la luz, pude verme en un espejo, pude aceptarme, era momento de dejar de vender mi identidad, de traicionarme a mí misma y de aceptarme tal y como soy, era momento de dejar de discriminarme y ser auténtica y lo estoy haciendo poco a poco, día a día, un paso a la vez y he de admitir que aún me da miedo el rechazo de los hombres pero esta vez sé que no venderé mi identidad por nadie, actualmente me gustan tres chicos y no lo siento como algo malo, al contrario, me doy la oportunidad a mí misma de tener algo y tengo que admitir que lo mejor de todo es que puedo ser yo misma con los tres, con mi familia, con mis amigos, con el mundo entero y por primera vez en mi vida no tengo miedo de vivir tal y como soy.

 

RECORDEMOS EL GLOSARIO BÁSICO sobre terminología relativa a grupos e identidades LGBTI+

IDENTIDAD DE GÉNERO. Es «la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que podría involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea libremente escogida) y otras expresiones de género incluyendo la vestimenta, el modo de hablar y los modales».

About ASILEGAL

Check Also

10. Después de mi primera relación sexual, ¿el cuerpo me cambia?

100 preguntas sobre sexualidad adolescente

Deja un comentario