domingo , agosto 19 2018
Home / Humanismo y legalidad / Cuba y su comunidad LGBT

Cuba y su comunidad LGBT

Por: Lizbeth Leonor Suárez Sánchez (lizbeth@humanismo.mx)

Cartel en La Habana

Recientemente fue anunciado que la Constitución de Cuba tendrá una reforma en la que se incorporarán derechos de la comunidad LGBT[1], entre los que se encuentran el matrimonio entre personas del mismo sexo; una gran noticia para nuestros hermanos cubanos, quiénes por muchos años han vivido al margen de los avances de las luchas de los derechos humanos.

Pero ¿cómo llegaron a ese punto? ¿cuáles son los principales problemas que vive la comunidad LGBT en Cuba? Aquí te lo explicamos.

Como es bien conocido, durante muchos años los habitantes de la isla, han vivido diversas restricciones a los derechos políticos, de asociación, de libertad de expresión, entre muchos más, como una manera del régimen de limitar sistemáticamente sus derechos humanos.

Por un lado, Cuba, se ha enfrentado a un escenario de aislamiento internacional, desde el 31 de enero de 1962, fue excluido por la Organización de los Estados Americanos (OEA) del sistema interamericano, lo que significó mantenerse a distancia ante esta Organización; sin embargo, dicha exclusión se dio por finalizada el 3 de junio de 2009. Aunque la exclusión no impide que la Comisión Interamericana cumpla su cometido de realizar la protección y monitoreo de los derechos humanos, porque sí bien se excluyó al gobierno de Cuba, no al Estado.

Luego del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos en el 2014, se comenzó a tener mayor interacción entre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el país, dado que comenzaron a realizarse visitas de Relatoras Especiales de la Naciones Unidas, para documentar la situación de los derechos humanos en ese país.

Por otra parte, la comunidad LGBTI en Cuba tiene una historia de represión desde antes de 1959, aunque se comenzó a institucionalizar en 1962 con la “Noche de las tres P” (las tres P, haciendo referencia a prostitutas, proxenetas y “pájaros” como eran llamados los homosexuales de manera despectiva), implementada por los hermanos Castro, realizando redadas policiales contra homosexuales y lesbianas. Posteriormente, el propio Fidel Castro establecería su postura estableciendo un régimen oficialmente homofóbico:

“Nunca hemos creído que un homosexual pueda personificar las condiciones y requisitos de conducta que nos permita considerarlo un verdadero revolucionario, un verdadero comunista. Una desviación de esa naturaleza choca con el concepto que tenemos de lo que debe ser un militante comunista (…) Pero sobre todo, no creo que nadie tenga una respuesta definitiva sobre la causa de la homosexualidad. Creo que debemos considerar cuidadosamente este problema. Pero seré sincero y diré que los homosexuales no deben ser permitidos en cargos donde puedan influenciar a los jóvenes”[2]

Aunque su postura fue moderándose con el paso del tiempo, para el 2010, en el marco de la celebración de la tercera Jornada Cubana por el Día Mundial contra la Homofobia, llegando a admitir cierta responsabilidad: “Sí, fueron momentos de una gran injusticia, ¡una gran injusticia!, la haya hecho quien sea. Si la hicimos nosotros, nosotros… Estoy tratando de delimitar mi responsabilidad en todo eso porque, desde luego, personalmente, yo no tengo ese tipo de prejuicios”.

No obstante la persecución ejercida por el gobierno de los Castro, la sociedad civil en Cuba se ha fortalecido y obteniendo pequeños avances; por un lado el Estado cubano en 1972 crea el Grupo Nacional de Trabajo de Educación Sexual (GNTES) que posteriormente se transforma en el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) en 1990, ente dedicado a la educación y la investigación sobre la sexualidad humana, pero que desde su creación ha buscado incidir en la defensa de los derechos de las personas LGBTI en Cuba, realizando capacitaciones a los funcionarios sobre los derechos LGBTI; actualmente el CENESEX se encuentra a cargo de Mariela Castro Espín, hija de Raúl Castro.

Asimismo, el CENESEX ha contribuido en algunos logros como son la cirugía de reasignación de sexo gratuita para aquellos ciudadanos cubanos que se encuentren cualificados para ello; sin embargo, existen reportes de organizaciones de la sociedad civil cubana que denuncian que este proceso resulta complicado porque no existe legislación que respalde el cambio de identidad, resultando asuntos que se atienden en los juzgados.

Otra de las políticas públicas que se ha incorporado en materia de educación, es incluir en las escuelas el Programa Nacional de Educación Sexual en todos los niveles de enseñanza, ofreciendo un enfoque de género y temas relacionados a la diversidad sexual, incluso como parte de la conmemoración del Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y la Bifobia en el 2017, la CENESEX promovió el tema “Por escuelas sin homofobia ni transfobia”[3], buscando que la educación incida en forjar una sociedad más inclusiva.

En la actualidad, la comunidad LGBT se ha consolidado cada vez más como una sociedad civil independiente, ya que en un principio se creaban organizaciones que eran lideradas bajo el amparo del propio Estado cubano o incluso aquellas organizaciones que fueron creadas de manera independiente eran desarticuladas, como el caso de la Asociación Cubana de Gays y Lesbianas, creada en 1994 y eliminada en 1997. Aún existen reportes emitidos por la propia sociedad civil independiente[4], que dejan muestra de la persiste represión desde el Estado; sin embargo, es posible encontrar colectivos como el Observatorio Cubano de los Derechos LGBT (mejor conocido como OBCUD LGBT) o la Plataforma Cubana LGBT (PLAC LGBT), quienes buscan incorporar centros de información LGBT con la finalidad de divulgar más información acerca de la diversidad sexual y desmontar estereotipos.

Como es posible apreciar, en Cuba se tienen dos versiones de los hechos, la oficial y la independiente; sí uno considera la oficial, es posible observar avances sustanciales en la implementación de los derechos LGBTI, pero al revisar las voces de la sociedad civil independiente, se encuentran aún muchos retrasos e incluso sanciones para aquellos que se atreven a exponer la situación real.

La situación cubana, deja de ser un asunto interno cuando existen violaciones a los derechos humanos, más tomando en cuenta que Cuba es signatario de los Principios de Yogykarta. Existe mucho por hacer tomando en cuenta que la sociedad civil no se siente representada por el CENESEX, aunque reconocen su labor, también saben que es necesario construir más espacios de diálogo, autonomía e independencia del régimen cubano.

 

 

Para más información y comentarios relacionados con este artículo o para conocer las acciones y el trabajo que realizamos en Humanismo & Legalidad en favor de la población LGBTTTI, les invitamos a comunicarse al correo  contacto@humanismo.mx, o visitar nuestras redes sociales.

 

[1] https://www.elnuevodiario.com.ni/especiales/467815-constitucion-cuba-abrira-camino-derechos-lgbt/

[2] Disponible en: http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/mapa-de-la-homofobia-10736

[3] http://www.unesco.org/new/es/media-services/single-view/news/fighting_homophobia_and_transphobia_in_cuban_schools/

[4] CIDH, Informe Anual 2015, Capítulo IV: Cuba. Disponible en: Informe Anual 2015- Capítulo IV.B Cuba – Organization of American …

 

About Humanismo y Legalidad

Check Also

EL MUXE OCULTO

Por: Benjamín García Aguirre (contacto@humanismo.mx)

Deja un comentario