Home / Baja California / B de besos, V de visibles

B de besos, V de visibles

Letras para el colectivo… letras con orgullo

“Dos chicos besándose” es la novela de  David Levithan, en la que nos cuenta las historias entrecruzadas de varios de sus personajes.

Nos presenta a Harry y Craig una pareja de chicos gay de 17 años, esta es la pareja por la que este libro tiene ese título. Ellos buscan romper el record del beso más largo, pero sobre todo dar visibilidad… que no tiene nada de malo que dos chicos se besen.

Ryan y Avery quienes se conocen en un baile de graduación.

Conforme avanza la historia descubrimos que Avery es un chico Trans y se siente atraído por Ryan. Avery entonces busca la manera de contarle esto a Ryan, sin estar seguro de cuál será la reacción de este, pero Avery cuenta con el empuje y valor necesario para compartir esta intimidad con él.

Cooper, quien vive el rechazo de su familia al enterarse de su atracción homosexual. Aunque cada uno de los personajes y/o parejas reflejan distintas luchas, Cooper nos refleja la lucha contra el rechazo social que pudiéramos o hemos vivido, y las consecuencias a las que esto pudiera llevarnos.

A simple vista, “Dos chicos besándose” parece no diferenciarse de las ya comunes novelas juveniles. Sin embargo, parte de su encanto y/o atractivo proviene de los narradores de estas historias.

Estos narradores son aquellos que lucharon por nuestros derechos como comunidad LGBTI+, para visibilizarnos. Sus diálogos son conmovedores, mostrando un lado paternal estricto cuando lo amerita, pero enternecedor a lo largo de la novela.

Ellos se presentan como:

“Somos sus tíos en la sombra, los ángeles de sus padrinos, el mejor amigo de sus  madres o abuelas en la universidad, el autor de ese libro que encontraron en la biblioteca, en la sección de literatura gay.”

Este coro de voces es la representación de la generación que perdió la batalla contra el Sida.

Ellos en momentos se encuentran desconcertados por los cambios que hay de su generación a las más recientes, tal como lo mencionan con Harry y Craig:

“Es mucho más probable que un chico se sienta agradecido de tener una botella de Dr Pepper Light que de estar vivo y saludable, de poder ir a los quince años a casa de su novio sin tener la menor duda de que es lo correcto.”

Este es un ejemplo de los diálogos que muestra este coro, donde nos invitan precisamente a revisar las facilidades que pudiéramos estar disfrutando ahora y que son producto del esfuerzo, sudor, e incluso sangre de generaciones anteriores a la nuestra.

Igualmente hacen una observación con Avery:

“En nuestra época, habría quedado atrapado en un cuerpo infranqueable, en medio de un mundo complicado.”

Esa es una de las riquezas de este libro, además de permitirnos encariñarnos con los protagonista, nos invita a revisar e incluso a agradecer y honrar el activismo de muchas personas detrás de nosotros.

Personas que tal vez no tuvieron la posibilidad de gozar de sus frutos, de disfrutar sin la sensación de peligro o el sentimiento de estar cometiendo una falta.

Ellos siguen estando presentes y uno de los medios por los que podemos recordarlos es a través de la música, varias canciones hoy en día podemos considerarlas himnos LGBTI+ y que en su momento fueron el estandarte de muchas causas.

“Dos chicos besándose” tiene como objetivo visibilizar a las personas gay en ambientes normalmente heteronormados, pero también visibiliza la lucha que hicieron nuestros hermanos antes que nosotros. Y aunque gocemos con derechos que talvez ellos no disfrutaron, aún queda mucho por luchar, mucho ruido por hacer.

Y como este coro menciona:

“El silencio equivale a la muerte”.

En nuestro país hay temas pendientes en equidad de género, matrimonio igualitario, adopciones homoparentales y lesbomaternales…

Callarnos ahora implicaría dar muerte al trabajo que ya se ha hecho. Como los protagonistas de este libro, demostremos que en nuestras manos está la posibilidad de hacer cambios, de crear nuestras redes de apoyo y contar con aliados.

Para que al final la gente entienda que no hay nada malo en que dos chicos, o dos chicas, se besen.

About César Espinosa

Check Also

Más de 450 parejas del mismo sexo en todo el país se han registrado en el ISSSTE

Comunicado

Deja un comentario