lunes , octubre 22 2018
Home / CdMx / Aprópiate de las calles

Aprópiate de las calles

Por: Vanessa López

No puedo dejar de cuestionar la manera en que nos han limitado nuestro andar, nuestro caminar por las calles. Solamente les falta a las autoridades darnos un manual con el título “Querido LGBT+ estas son recomendaciones para tu tránsito por las calles”, y créanme, no hablo de un manual donde se nos explique nuestros derechos por un libre tránsito, ¡No! Es un manual ¡Para lo que NO tenemos que hacer!

¿Qué diría uno de los puntos? Empecemos por lo más fácil y por un simple hecho que resulta ir, según ellos contra la moral: “Queridos gays, queridas lesbianas por favor no muestren sus afectos en la calle”, ¿resulta ridículo? yo lo leo bastante ridículo pero para las autoridades no es así, sino me creen dense una vuelta a la noticia de las dos chicas (lesbianas) detenidas en el Estado de México que caminaban por las calles de Coacalco. Pongamos ahora un ejemplo sencillo ¿creen que en la misma situación hubiesen detenido a una pareja heterosexual? Ni siquiera nos toma 5 segundos para decir “eso no sucede”.

A diario, en las calles puedo ver pasar enfrente y a lado de mi, parejas heterosexuales mostrándose afecto (besos, caricias) sin el miedo a que los detengan por daños a la moral.

A pesar de que atrás de nosotros y nosotras tenemos el derecho a la no discriminación, se nos ha negado sutilmente el derecho a transitar por las calles. Se nos ha limitado nuestro derecho a un espacio libre de violencia (sí, la simbólica cuenta). Se nos condiciona nuestro derecho a la ciudad.

No podemos dejar que mientras caminamos de un punto hacia otro, nos sigan ajustando a sus ideales. Por ejemplo, una mujer lesbiana no me puede permitirse que mientras transite por las calles junto a su novia sólo mostrar a los ojos de los demás una relación de amistad, después llegar a un punto de reunión LGBT y tener “de nuevo” una relación; no se trata de “ella es mi novia; en las calles es mi amiga, en la reunión es novia”, nos privan de lo que somos, de quienes somos y de cómo nos mostramos al mundo.

Nos agreden, nos insultan. La situación con nuestras compañeras y compañeros Trans no es menos violenta, todo lo contrario; un ejemplo tan simple como el uso de los baños pone en cuestión la violencia simbólica que viven. Imaginen salir de su casa para salir a caminar un largo trayecto, las personas “cis” no tenemos problema alguno en tomar agua durante el trayecto puesto que contamos con la seguridad de que encontraremos baños adecuados para nosotras. Para las personas Trans es más difícil, no hay baños para ellos y ellas, y aun más, si se encuentran dispuestos a ocupar un baño “binario” se topan con las violencias verbales y hasta físicas por parte de otras personas que ignoran y niegan la identidad de nuestros compañeros y nuestras compañeras. Obviamente no es el único ejemplo de agresión que han recibido, resultan tan fácil googlear y darnos cuenta de las varias noticias de ataques y provocaciones  que las personas Trans se han enfrentado en las calles.

Ya lo diría Adriana Segovia (académica de la UNAM) “se esperan espacios seguros para la diversidad sexual”.

Necesitamos que las calles sean seguras para cada uno y una que conforma el colectivo LGBT. Eso se espera de las políticas públicas de un gobierno que no se cansa de decir “que es la capital de la inclusión”. Pero mientras eso sucede…

¡Aprópiate de las calles!

Miedo, es lo que quieren. Miedo, es lo que esperan.

¡Reivindiquemos las calles, nuestras calles! Que sean las calles un espacio de lucha para exigir y tomar nuestros derechos.

Tomemos lo que es nuestro y que por años simbólicamente nos han negado. ¡Apropiémonos de las calles!

About Vanessa López Michael Alfaro Antonio Roque

Check Also

CHIAPAS: BRINDA CNDH ATENCIÓN HUMANITARIA A MIGRANTES 

Reporta falta de coordinación entre autoridades (comunicado)

Deja un comentario