lunes , diciembre 10 2018
Home / Entre mis piernas / Amor es amor

Amor es amor

“Nuestro amor le ganará el odio”, decía una pancarta sostenida por una pareja gay que acudió a la marcha que cada año se realiza en la Ciudad de México para conmemorar el Día del Orgullo LGBT, mensaje que me inspiró.

Y es que cuando de morros nos hablan de la sexualidad, si bien nos va, no nos dicen que la fornicación también puede realizarse entre personas del mismo sexo.

Recuerdo mucho la regañada que me dieron la vez que sostuve la mano de una amiga y nunca entendí por qué sostener la mano de alguien amado era escandaloso.

Tampoco entendí por qué a mi hermano le minimizaron el hecho de cogerse a una chica en la casa, justificándolo y agradeciendo a Dios de que “al fin sabemos que no es gay”.

Tampoco entiendo a las personas que tras una computadora, muestran asco y repulsión en pleno siglo XXI a los homosexuales y todavía argumentando que tienen derecho a no estar de acuerdo con “ellos”.

O sea, como si una lesbiana tuviera que pedir permiso a la sociedad para chuparse unas buenas chichis o masturbarse pensando en hacer un trío con tres mujeres.

¿Qué clase de religión hace que sus fieles se vayan al infierno por haber amado? ¿Qué clase de religión impide amar libremente, sin culpa, sin remordimiento a alguien que tiene un cuerpo tan común como el mío?

¿Por qué debemos escondernos tras un closet aparentando lo que no somos, liándonos con un montón de inhumanos que nos han dictado lo que debemos parecer?

¡Qué flojera permanecer en su status quo de relaciones comunes y ordinarias!

¡Qué aburrido estar señalando y criticando gustos y preferencias tan intranscendentales como los estereotipos del grueso común!

¿De verdad el amor le ganará al odio? Espero que sí porque la humanidad se está volviendo tan intolerante y dividida que ya no reconoce que el de a lado es un aliado.

Que los enemigos son otros, que compartimos un espacio, el mismo planeta que nos grita que ya basta.

Tal vez, si tuviéramos la oportunidad de volar o de rescatar nuestra imaginación, volveríamos a prestar atención a lo que importa: vivir y dejar vivir, amar y dejar amar.

About María Fernanda Soto Aguilar

Check Also

10. Después de mi primera relación sexual, ¿el cuerpo me cambia?

100 preguntas sobre sexualidad adolescente

Deja un comentario