domingo , agosto 19 2018
Home / Desde el deseo / Algunos dirán que Julieta y Gaby juguetean…

Algunos dirán que Julieta y Gaby juguetean…

Desde el deseo…

Julieta tiene las piernas abiertas porque sí. Se puede apreciar desde una corta distancia la fortaleza de sus pantorrillas desnudas y el ofrecimiento de una piel incitante, también porque sí.

Ella descansa sentada en la comodidad de un sillón ejecutivo giratorio que permite el acercamiento y la maniobra sin mayor esfuerzo. Su falda tiene una abertura que hace innecesario tanto movimiento y las manos que le acarician las caderas y el rostro que le escruta la entrepierna agradecen la disposición.

Julieta y sus piernas abiertas son una visión inolvidable. Los pechos no chocan entre sí porque son medianamente pequeños y están apresados en un sujetador deportivo oculto bajo la blusa negra de botones caros y ahora perdidos porque las manos siempre desean y la lengua sigue buscando mientras la habitación se llena de rumores de carne oculta y palpitantes labios humedecidos ya mil veces por otros ahora que la puerta está cerrada y todos salieron a comer.

Julieta disfruta ser el menú y ofrece sabores alcalinos y texturas viscosas a los miembros visitantes: acá una mano, allá un dedo, la lengua por supuesto sigue su trabajo y otra mano y otros dedos gozan de sus enormes nalgas dispuestas.

Jadeo, suspiro, necesidad de aire y ansiedad de carne. Julieta tiene un trabajo y lo desempeña a la perfección, pero esta, su recién descubierta necesidad, se ve apenas satisfecha y por eso exige, apremia, ofrece.

Espasmos. Manos libres. Líquido escurriendo de los labios ocultos a las miradas deseosas de quienes jamás podrán poseerle porque ella decide, como lo hizo esta mañana al llegar a su despacho. La recepcionista nueva se llama Gaby y sus labios son carnosos y su cuerpo está decididamente hecho para sus piernas.

Algunos dirán que Julieta y Gaby juguetean, pero eso es mentira. Ambas se disfrutan, se conocen, se comparten.

Soy incapaz de describir por ahora el rostro de la recepcionista. Quizá pueda decirles cómo es cuando abandone las piernas abiertas de Julieta…

About Alejandro Evaristo

Check Also

EL MUXE OCULTO

Por: Benjamín García Aguirre (contacto@humanismo.mx)

Deja un comentario