martes , noviembre 13 2018
Home / Principal / A veces me creo joven

A veces me creo joven

Mi teléfono está cargado como más de mil 300 canciones, algunas más tristes que otras porque ya sabemos que lo mío es el moco tendido y el nudo en la garganta, como diría Pimpinela (porque tengo un segundo teléfono de los gustos culpables, donde Pimpinela ocupa su buen lugarcito).

Digo que a veces me creo joven porque desde que la preparatoria me gusta ver las listas de nuevas producciones en los top de Billboard y Rolling Stone y luego escuchar al azar un par de temas de cada disco aunque en ocasiones no tenga la más mínima de la ideas de quiénes se traten, especialmente de bandas o solistas de esos a los que les llaman alternativos solo por su voz y estilo raritos.

Así, con los años descubrí a Peaches, a quien han definido como indie, punk electrónico y electroclash; francamente no entiendo cómo es que la encasillan en tan pocos ritmos. Fuck the Pain Away es tan básica y a la vez tan tremendamente sexual, que podría definir a todo The teaches of peaches, su primer álbum ya como Peaches. Sabe divertirse, hacer bailar, excitar y provocar, un lado que las cantantes pop siempre quisieron explotar, pero que no lograron hacer sino hasta que a sus manejadores les convino. Pink! Christina Aguilera y Caswell han enriquecido algunos de sus temas con Peaches como colaboradora. Ya borracho me quiero desinhibir como ella en Boys Wanna be Her o más recientemente con Rub (les estoy dando una sutil sugerencia para que vayan, escuchen y vean de lo que les hablo).

Como en efecto dominó, luego de descubrir a Peaches siguieron Le Tigre, un trío de mujeres bien plantado con propuesta fresca y guitarras dominando el ambiente de aquel This Island; de la agrupación también salió JD Samson cuyo proyecto independiente llamado MEN atrajo a una buena parte de la comunidad lésbica con Talkin About Body. Le Tigre también dio lo suficiente para The Julie Ruin, otra banda liderada por la vocalista Kathleen Hanna, quien mantiene el bit rebeldón, pero divertido en The Hit Reset. También ya con una copitas encima se me da el valemadrismo escuchándolas, quizá para sentir que los años no se me van entre la burocracia y la edición.

¿Quién no ha escuchado Paper Planes? Por allá de 2008 tuve un amorío que me recomendó escuchar a M.I.A, pero por llevarle la contraria le dije que ese nombre me sonaba bastante hippie y no le hice caso; pero como la curiosidad mató al gato, a escondidas y unos años después me dispuse a escuchar de qué se trataba, pero no el emblemático Paper, sino Bamboo Banga, tema que abría Kala. Al principio no lo digerí, a pesar de que abrió mis sentidos no la entendía; fue una de esas veces que algo te causa tal sensación que quieres encontrar un hilo que te lleve a entender por qué, aunque no te encante algo, no pararás hasta no saber desde la mente de quién viene tal originalidad. M.I.A se ha abierto  espacios de tal manera que fue un referente para Madonna en MDNA y hasta el medio tiempo del Super Bowl de 2012 fue a dar.

De la misma línea, también disfruto -vaya que sí lo difruto- que entre tanto drama en mi playlist de pronto salga algo de Santigold para imaginarme en colores estrambóticos para que en un OXXO me vean igual que a ella en Chasing Shadows y luego caminar entre adornos navideños, o mantenerme sobre un caballo que, estoico, sirve de escenografía en medio de dos bailarinas como en el video de L.E.S Artistes, trabajo que resulta algo visualmente ambiguo, puesto que la violencia que se muestra se disimula bien con el cambio de elementos, evitando una mayor polémica entre las mentes puritanas y con dedo inquisidor (sigo dando pequeñas pistas para que juzguen por ustedes mismos).

Hay que avisarle a todos mis padecimientos terminados en “itis” que hay una parte de mí que me hacen los mandados cuando a veces, las menos tal vez, me gusta sentirme joven.

About César Martínez Roldán

Check Also

Presentan la segunda temporada de la serie juvenil “Yo soy yo” contra las etiquetas y la discriminación

El jueves 22 a las 20:00 horas por Canal Once (comunicado)

Deja un comentario