lunes , diciembre 10 2018
Home / Entre mis piernas / A FAVOR DE LA INFIDELIDAD

A FAVOR DE LA INFIDELIDAD

 

Nada, nada, es mejor en la sexualidad que ser infiel, ni siquiera los tríos con el consentimiento de tu pareja, es más ni una orgía es tan excitante como engañar a tu persona, ni siquiera hacerlo sin condón… y si eres de aquellas personas que defiende la aburrida monotonía de solo fornicar con una persona te recomiendo que no sigas leyendo.

Vale, merecen un premio quienes entregan su corazón a su alma gemela, pero la neta esta mujer se encanta (más no se enamora) con muchas personas a la vez.

Distintos biólogos y estudiosos en esto de las relaciones sostienen que ser infiel es natural en los seres humanos, como dice la catedrática Paloma Moreno: “si consideramos que el ser humano es un animal más, observamos que hay muy poca monogamia en la naturaleza, apenas unas cuantas especies de pájaros y poco más, lo que implica que aquellos que quieran defender la monogamia como ‘lo natural’, lo van a tener difícil”.

Desde luego, en la infidelidad también hay niveles, no es lo mismo un encuentro sexual solo de una noche a de plano sostener toda una relación cuasimatrimonio con otra persona.

Este intento de escritora solo defiende los encuentros sexuales vacíos (sin involucrar sentimientos) y te diré el porqué:

La infidelidad nunca es el problema. Antes de odiar a un tercero, piensa qué hicieron mal tú y tu pareja para que alguno o ambos recurrieran a otra cama, si la relación es fuerte, no habrá cabida para nadie más.

Experimentar. Si eres de lo que dicen que ser infiel es incorrecto sin haberlo hecho no tienes derecho a hablar. Miles de factores influyen para tomar esa decisión, en ocasiones la moral infla los problemas más de lo que realmente son.

A veces no hay falta de amor. Sucede que alguien más te atrae mucho y una viene a este mundo a gozar y con la pena, siempre piensa en ti primero, pero ¡cuidado! No es justo para tu amado que no sepa la verdad, si hay amor real, hay comunicación de verdad, así que deberás confesarlo.

Nadie te pertenece. Podrás amarlo o amarla mucho, desearlo, pero ningún corazón ni cuerpo es tuyo, no puedes obligar a que tu persona piense igual. Una relación puede acabar en cualquier momento.

Una aventura es más bonita. Existimos personas que sabemos diferenciar un encuentro sexual del amor y no consideramos ni el pensamiento, ni el coqueteo y algunas acciones como infidelidad. El secreto es saber exactamente lo que quieres.

Aceptar la infidelidad. No me refiero a que aceptes que tu pareja es infiel, si no que tú mismo te lo cuestiones, hay personas que saben que la monotonía no es lo suyo y lo aceptan sin remordimientos. Lo grave es cuando alguien así contrae matrimonio o incluso tiene hijos, eso involucra lastimar a más personas además del autoengaño.

Arrepentimiento. Si fuiste infiel y no lo gozaste ¡felicidades, puedes rescatar tu relación! Si lo hiciste mejor seguirse divirtiendo sin el compromiso de un noviazgo.

Recuerden que esta vida es una fiesta y debemos disfrutarla, eso sí, conscientes de que siempre habrá consecuencias que asumir.

About María Fernanda Soto Aguilar

Check Also

10. Después de mi primera relación sexual, ¿el cuerpo me cambia?

100 preguntas sobre sexualidad adolescente

Deja un comentario